¿Desea recibir notificaciones de www.defensa.com?
X
Sábado, 15 de junio de 2024 Iniciar Sesión Suscríbase

¿Para cuándo un nuevo mortero de 120 mm. en el Ejército de Tierra?

NEMO sobre 6x6 de Patria abriendo fuego (Patria)

El conflicto en Ucrania está proporcionando valiosas enseñanzas, alguna de las cuales sin embargo no han constituido una sorpresa, dado que el avance de las nuevas tecnologías es algo que los ejércitos occidentales siguen atentamente, pero también sirve de recordatorio de ciertas verdades, casi olvidadas en parte debido a la prevalencia en los últimos 20 años de conflictos asimétricos como han sido Irak, Afganistán o Mali, en los que tanto España, como los países de nuestro entorno han estado envueltos y que han implicado adaptarse a situaciones no previstas.

Como enseñanzas parece claro que el uso masivo de los drones, y la importancia de la guerra electrónica son las más importantes, mientras que el conflicto nos ha recordado que la artillería sigue jugando un papel importantísimo en la guerra convencional. Los miles de disparos de artillería diarios, la escasez de municiones y hasta la necesidad de tubos de repuesto para piezas de 155 mm. son muestras palpables de esto, pero a su lado, el conflicto nos recuerda que los morteros también son importantes en el campo de batalla actual.

Morteros en la guerra de Ucrania

En este caso ambos bandos emplean estos sistemas, por parte de Rusia esto incluye el mortero autopropulsado 2S23 Nona-SVK de 120 mm. sobre vehículo de cadenas con alcance de hasta 10 km., que se trata de un sistema en torre con retrocarga, pero también a los sistemas de 240 mm como el 2S4 Tyulpan, también autopropulsado sobre barcaza de cadenas.

La mayor diferencia de ambos bandos es la agilidad de empleo de los ucranianos, utilizando la táctica de “dispara y corre” evitando el fuego de contrabatería, mientras que los rusos suelen usar posiciones fijas definidas con mucha anterioridad, lo que les hace vulnerables a ataques con drones, más en el caso del 2S4 con una cadencia de tiro de un disparo por minuto. De ambos modelos se han dado casos de destrucción y captura por parte de las fuerzas ucranianas.

Hay hasta tres aspectos fundamentales a tener en cuenta en el empleo de los morteros hoy en día, el primero es la necesaria integración en los sistemas de mando y control, de forma que el fuego se realice de forma precisa y coordinada. La actual velocidad en los movimientos hace que la situación sea cambiante y la única forma de asegurar esta precisión es mediante sistemas que contando con la información cartográfica y de posición propia permitan fijar los objetivos para cada pieza de forma inequívoca, y acorde con cada situación.

En el caso ucraniano emplean dos sistemas, el Delta, que integra tanto datos de imágenes satélite, como de sensores terrestres, y que permite la coordinación, planeamiento e intercambio de información, estando bastante bien protegido frente a las ciber amenazas El otro sistema empleado es el Kropyva, que automatiza la coordinación de fuegos, pudiendo instalarse en tablets e incluso teléfonos móviles con un interfaz usuario muy amigable, que permite transmisión de información en tiempo real entre las unidades, y medios de ISR, y la realización de todos los cálculos balísticos.

El adecuado funcionamiento de los sistemas de mando y control es lo que permite a todos los morteros disponibles en una agrupación, hacer converger sus fuegos contra objetivos clave de forma totalmente coordinada.

Granada con guiado GPS Stylet la edición de 2019 de FEINDEF (autor)

El segundo es la propia velocidad del sistema, tanto para la entrada en batería como para efectuar una rápida salida de posición, evitando los riesgos del fuego de contrabatería, hoy por hoy más amenazadores, ya no sólo por la precisión de los radares de contrabatería, sino por la observación que puede realizar el enemigo con distintos medios, como precisamente los drones.

Esta velocidad hace inviable en ciertos entornos mantener morteros que requieran el desembarco del sistema y su asentamiento en tierra, la única opción son los morteros realmente embarcados, que permiten efectuar el fuego desde el propio vehículo, y con tiempos de actuación rápidos.

Finalmente está el aspecto de las municiones, dadas sus características el alcance es un parámetro de difícil mejora en el fuego de los morteros, pero hay dos factores que son mejorables: la precisión y la letalidad, y es aquí donde los morteros de 120 mm. presentan las mayores ventajas de cara a proyectos futuros.

Municiones avanzadas de 120 mm.

Uno de los productos más destacados es la munición Stylet de Elbit Systems que dispone de un sistema de guiado multimodo GNSS/INS que otorga al proyectil errores circulares (CEP) inferiores a 10 metros, con alcances de hasta 9,5 km., mientras que para alcances de hasta 16 km. la misma empresa ofrece el proyectil Rapier.

Como último desarrollo de la misma empresa está el Iron Sting con alcances de hasta 12 km. que dispone tanto del sistema GNSS/INS como de un láser semi activo, que da valores CEP de hasta 1 metro. El proyectil dispone de una cabeza de guerra que permite seleccionar entre tres tipos de modos de accionamiento, uno de los cuales le da la capacidad de penetrar hasta 20 cm. de hormigón reforzado.

La tecnología de guiado semiactivo láser, aunque es reciente en el caso de morteros, tiene la gran ventaja gracias a su precisión de permitir un uso eficaz en combate urbano, reduciendo los daños colaterales y ofreciendo una precisión para atacar objetivos puntuales como ventanas o vehículos, aunque requiere que el blanco este iluminado por un láser, ya sea desde el aire o mediante un designador terrestre.

Por su lado General Dynamics Ordnance & Tactical Systems (GD-OTS) ha proporcionado también capacidad de guiado a proyectiles de 81 mm., con errores circulares (CEP) de 5 metros, trabajando también en el aspecto de fragmentación, que llevan los radios letales hasta 55 metros frente a los 30 metros de la mayoría de municiones de 81 mm.

Para hacernos una idea de cómo los ejércitos van a potenciar el aspecto de municiones basta decir que la previsión es que las ventas de totales en el mundo de municiones de mortero llegarán a 87 mil millones en 2024 y a 111 mil millones en 2029.

La maqueta de la torre torre mostrada en Reino Unido (autor)

Morteros en España

La situación en nuestro país es que hay una escasez de piezas embarcadas, la mayoría provienen de la transformación de M-113, a los que se les integró el mortero de la nacional ECIA L-65/120 en la década de los 80, en la ya desaparecida Peugeot- Talbot. Los 16 BMR-PM de 81 mm., provienen de la transformación de BMR-TOW a versión portamortero, en ejecución por SDLE, a lo que se unen las versiones de 81 mm. montadas sobre vehículos ligeros, y que en uno de sus modelos prestó importantes servicios en Afganistán .   

En el lado del mando y control, afortunadamente nuestro Ejército cuenta con un sistema de notables características, el TALOS, desarrollado en España atendiendo a las necesidades de nuestra artillería, sistema que es evolucionable para permitir su integración en distintos sistemas y distintos tipos de municiones.

Pero no contamos con un sistema realmente moderno para nuestras unidades mecanizadas/acorazadas que sea embarcado, integrado con el Mando y Control (C2), y sobre un vehículo equivalente al de las unidades a las que apoya, como sí disponen otros ejércitos, entre los distintos sistemas destaca indudablemente el NEMO de Patria con capacidades como el MRSI (Multiple Rounds Simultaneous Impact), y la posibilidad de tiro directo y fuego en movimiento.

En España su integración se ha propuesto incluso sobre BMR, en un acuerdo entre Patria, GMV y SDLE. Otros modelos son el Crossbow de Elbit Systems, sistema que acaba de exportarse a un usuario europeo, y que cuenta con cierta similitud en capacidades respecto al NEMO; otra opción, en este caso que incluso ha sido empleado en el conflicto en Ucrania, es el polaco M120 RAK, montado sobre una torre con giro 360º y alcances de hasta 12 km., dotado de un elementos de posicionamiento y puntería asociados a un sistema de mando y control, y que también puede hacer fuego directo:

Su plataforma habitual es el Rosoomak 8x8 (versión polaca del Patria 8x8), pero se ha integrado también en la versión polaca del MT-LB, conocido como Opal, y se ha probado sobre un chasis de Marder. Versiones con menores capacidades en cuanto a automatización de la carga y no instalados en torres son el de 2R2M de Thales.

De retrocara y además de tubo rayado, que tiene un alcance de hasta 17 km. usando municiones de guiado laser, se encuentra en servicio en distintos Ejércitos (en el caso italiano sobre el Freccia 8x8) y que permite su integración en vehículos incluso 6x6, y el alemán Ragnarok, de Rheinmetall, que incorpora una moderna dirección de tiro, y de carga manual.

El panorama para el futuro en España, es que la primera fase del Dragon 8x8 no contempla la versión Portamortero, y el Vehículo de Apoyo a Cadenas (VAC) aunque si lo contempla no tiene aún claro un horizonte temporal, lo que resulta preocupante y requiere la toma de decisiones para su solución. Estas pasan por una posible actualización de los M-113 en versión portamortero, mediante la sustitución completa del sistema de armas, y buscando una solución al menos provisional en los BMR. Por lo menos contamos con la satisfacción referida a la artillería lanzacohetes, en el cual el sistema SILAM de Elbit Systems viene a cubrir con creces el vacío que la retirada de los Teruel dejó en nuestra artillería. (Fernando Aguirre)

 

 

 

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.