¿Desea recibir notificaciones de www.defensa.com?
X
Viernes, 19 de abril de 2024 Iniciar Sesión Suscríbase

Rheinmetall pone en marcha la fabricación de los cohetes del programa SILAM para el Ejército de Tierra

El PULS de Elbit Systems, propuesto para el SILAM por Escribano y Expal y expuesto en FEINDEF (autor)

Rheinmetall ha anunciado el inicio de la fabricación de cohetes y otros sistemas para un programa de lanzacohetes de un país de la OTAN. Las entregas se realizarán entre 2024 y 2027. El pedido, que ya estaba adjudicado en diciembre de 2023, representa para Rheinmetall un volumen de ventas de más de 300 millones de euros sin incluir impuestos.

Rheinmetall Expal Munitions de España es la encargada de fabricar y entregar los cohetes, que tienen un alcance máximo de 300 km. El pedido también abarca servicios adicionales y otros sistemas.

Aunque la nota de prensa de Rheinmetall no lo especifica todo hace pensar que se trata del programa SILAM del Ejército de Tierra, que Rheinmetall Expal Munitions se adjudicó el año pasado junto a Escribano Mechanical & Engineering.

Este es el primer éxito de ventas de Rheinmetall en artillería de cohetes, lo que justifica la reciente expansión estratégica de su cartera de productos. Precisamente el pasado 12 de febrero, el Canciller alemán Olaf Scholz inauguraba en Unterlüß, Baja Sajonia, una nueva fábrica que producirá explosivos, municiones de artillería y componentes de artillería de cohetes.

En sistemas de artillería, munición para tanques de ánima lisa de 120 mm, defensa aérea basada en cañones y producción de munición de calibre medio, Rheinmetall es un proveedor líder a nivel mundial. Desde su fundación hace más de 125 años, la empresa es un socio fiable en el sector de la artillería y suministra cañones sin juntas para grandes armas. En el ámbito de la munición, Rheinmetall suministra hoy en día una amplia gama de tipos de munición de distintos calibres.

Los últimos pedidos de cohetes de artillería y municiones de artillería de 155 mm subrayan la ventaja tecnológica de Rheinmetall en el desarrollo y la producción de municiones en Europa. Los contratos marco para munición de artillería ayudan a garantizar que se satisfagan de forma fiable las necesidades de las fuerzas armadas de Alemania y de otros países de la OTAN. Permiten una mejor planificación de los procesos de producción y un aprovechamiento óptimo de la capacidad existente.

El SILAM para el Ejército de Tierra

El pasado mes de diciembre la Plataforma de Contratación del Estado anunciaba la adjudicación a la Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por Escribano Mechanical & Engineering y Rheinmetall Expal Munitions del contrato del suministro del Sistema Lanzacohetes de Alta Movilidad (SILAM) para el Ejército de Tierra por 576,4 millones de euros.

El contrato de la Subdirección General de Adquisiciones de Armamento y Material (DGAM) fue adjudicado el 15 de diciembre y alcanza los 697,5 millones de euros incluyendo impuestos y contempla un plazo de ejecución que se alargará hasta diciembre de 2027.

El Ejército de Tierra carece de artillería de cohetes desde el 31 de diciembre de 2011, cuando se dio de baja el sistema nacional Teruel, capacidad que se recuperará mediante el sistema PULS del tecnólogo israelí Elbit Systems, que también proporciona este mismo lanzacohetes a Marruecos, como hemos analizado en varias ocasiones.

Desde los comienzos, este programa se planteó como de transferencia tecnológica con la participación de empresas españolas como Escribano y Expal (ahora Rheinmetal Expal Munitions tras su compra por parte del gigante alemán).

En 2022 acabó con la aprobación de los trece grandes programas del Ministerio de Defensa entre los que se incluye el citado SILAM, al que se asignaban 290 millones de euros para el período comprendido entre 2023 y 2027 (22 ya en el ejercicio 2023). Sin embargo, en el Consejo de Ministros del pasado 10 de octubre se autorizaba el contrato para el suministro del SILAM por 576,4 millones de euros (sin incluir el IVA), nada menos que 424 millones más de los previstos inicialmente.

Muchas cábalas se hicieron sobre el número de lanzadores y cada uno de los tipos de cohetes que se adquirirían hasta incluir los de “alcance más allá de los 300 km” como especificaba la referencia de ese Consejo de Ministros. Ahí se citaban vehículos lanzadores, munición, apoyo logístico inicial y demás vehículos y equipo complementario.

Tras el análisis que hicimos recientemente, llegamos a la conclusión que el programa se había separado en dos bloques, el primero, denominado “sistema de fuegos”, recibe 414,2 millones de euros y se refiere al sistema de cohetes propiamente dicho e incluye lanzadores (12), munición (680 cohetes), demostrador de lanzador, vehículos de exploración y reconocimiento terrestre (6 VERTs), vehículos de municionamiento (12), vehículos de recuperación (2), vehículos de puesto de mando (10) y la integración en el sistema de control de fuego TALOS del Ejército de Tierra.

La segunda parte se refiere a los “sistemas auxiliares” y recibe 281,5 millones de euros e incluye 4 RPAS (sistemas completos, no aeronaves individuales) y 4 radares para la adquisición de objetivos. (José Mª Navarro García)

 

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.