¿Desea recibir notificaciones de www.defensa.com?
X
Viernes, 12 de julio de 2024 Iniciar Sesión Suscríbase

S-100 “Poseidón”, el submarino de propulsión nuclear sustituto del S-80 Plus de la Armada española

La evolución de los S-80 Plus debería abordarse antes de que acabe esta década, S-100 podrían ser una realidad dentro de dos. Foto: Octavio Díez Cámara
La evolución de los S-80 Plus debería abordarse antes de que acabe esta década, S-100 podrían ser una realidad dentro de dos. Foto: Octavio Díez Cámara
La Armada tiene abiertas distintas líneas de trabajo en cuanto a los programas de renovación de navíos que podrá obtener en las próximas décadas dentro de un proceso necesario y que apostará por conseguir tecnologías novedosas bien distintas de las actuales que podrían incluir un submarino de propulsión nuclear.

En esa línea de trabajo podría encontrarse, como analiza José Manuel Sanjurjo Jul en un reciente artículo publicado en la Revista General de Marina que puede considerarse como órgano oficial de difusión propio de la Armada española, un futuro submarino de ataque con propulsión nuclear. Por su rango, de Vicealmirante de la Armada ya retirado, y como Vicepresidente de la Real Academia de Ingeniería de España, sus comentarios pueden ser bastante relevantes sobre lo que podría acontecer; además, en la primera década de este siglo fue Director de Construcciones Navales Militares, por lo que tiene en su haber una perspectiva bien distinta de la de la mayoría.

Aborda la hipótesis sobre un posible futuro submarino de propulsión nuclear, un SNA (Submarino Nuclear de Ataque) que brindaría a la Armada una inusitada capacidad para, por su autonomía casi infinita que podría abarcar toda su vida útil, el mejor control de los mares en general y de los intereses de España en particular. Bajo el título de ¿Podría España tener submarinos de propulsión nuclear? esboza, con buen criterio personal y técnico, desde las implicaciones geoestratégicas hasta las económicas e industriales que tal decisión, que podríamos definir como tipo S-100, podría conllevar.

El futuro submarino nuclear de ataque español requeriría de un tecnólogo exterior que apoyase su construcción en España. (Octavio Díez Cámara)

Submarino nuclear de ataque

El “Poseidón”, nombre ficticio que da a una hipotética clase de submarinos de propulsión nuclear de la Armada, sería una nave de ataque bien distinta de las convencionales que le precederían en su evolución. Se supone que su llegada podría acontecer después de los submarinos del tipo S-90 que la Armada estaría ya concibiendo como evolución de los actuales S-80 Plus, y podría servir para dar lugar a los del tipo S-100 que comenzarían a construirse dentro de dos décadas para estar listos de dentro de treinta años.

Podría, según analiza en su análisis detallado, considerarse la incorporación de seis submarinos de propulsión nuclear para la Armada, número que permitiría tener en todo momento tres o cuatro operativos y que daría cobertura a la gran inversión económica, de nuevas tecnologías y hasta de instalaciones necesarias para su ubicación. Define, y es especialmente claro en ese sentido, que se requeriría, en lo que hemos estimado como tipo S-100, de una aportación tecnológica de un tercer país para obtener elementos tan característicos de un submarino nuclear de ataque como puede ser un reactor nuclear que no requiriese de recarga de combustible durante la vida útil o un acero de características específicas como para soportar inmersiones que podrían llevarlo a cotas de 600 metros o incluso a más profundidad.

Atribuye a los futuros e hipotéticos S-100 “Poseidón” de la Armada un desplazamiento de entre 6.000 y 10.000 toneladas, lo que sigue la pauta ya aposentada en marinas que los poseen y en otras, como la australiana o la brasileña, que ya trabajan en su obtención. Un hándicap que habría que soslayar es el inherente a los tripulantes, pues se necesitarían, afirma el ex vicealmirante, unos 1.000 efectivos directamente relacionados con su manejo y operación, número al que cabría añadir el de técnicos de empresas y de la Armada asociados a su mantenimiento.

Hoy, que la Armada tenga un submarino de propulsión nuclear de ataque -una voluntad ya manifestada en planes de hace bastantes décadas- parece casi una utopía, aunque, dados los acontecimientos históricos ya vividos en el espectro militar, hay determinados cambios se suceden con más rapidez de la inicialmente planteada.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.