Lunes, 6 de febrero de 2023 Iniciar Sesión Suscríbase

“La necesidad de una empresa española de misiles es un hecho”

Fernando Mato, Director General de SMS (SMS)
Fernando Mato, Director General de SMS (SMS)

Entrevistamos a Fernando Mato, Director General de SMS (Sistemas de Misiles de España), el grupo empresarial español que se postula como aglutinador de las capacidades de fabricación y sostenimiento de sistemas de misiles en España.

Muchas iniciativas hubo tiempo atrás pero no hubo éxito. ¿Habrá por fin con SMS en España una empresa nacional de misiles?

Con ese único objetivo trabajamos todos los que, de una forma u otra, estamos implicados en esta iniciativa. Como indicas, ha habido otros intentos, pero pensamos que con enfoques más oportunistas o menos abiertos o integradores de lo que planteamos desde SMS.

En cualquier caso, la necesidad de una empresa española de misiles es un hecho, puesto que es un área de capacidad crítica, transversal a las plataformas y sistemas de armas, en las que nuestro país tiene grandes áreas de oportunidad para mejorar nuestra autonomía y soberanía.

El respaldo a SMS por parte de los miembros de la industria nacional de defensa, en especial aquellos con intereses y capacidades en el campo de los misiles y sistemas de misiles, demuestra nuestro firme compromiso con los retos comunes del sector, que reclaman mecanismos de cooperación industrial nacional estables, con el fin de tener mayores posibilidades de éxito, tanto en programas nacionales como en aquellos de cooperación internacional, a uno y otro lado del Atlántico.

Al hablar de “sistemas de misiles” pensamos solo en el efector, pero otras partes forman el conjunto como integración, ILS, lanzadores… ¿es esa la verdadera aportación de SMS?

Desde SMS ponemos el foco de manera especial en la palabra “Sistemas”, precisamente por lo que indicas. Un sistema de misiles es mucho más que el misil/efector (sensores, lanzadores, mando y control, comunicaciones…), y es precisamente el control de todos esos elementos y su integración los que proporcionan soberanía y autonomía, a pesar de que el misil en sí provenga de un país socio o aliado.

Por ejemplo, podemos pensar en desarrollos nacionales, y/o en cooperación, de nuevas aplicaciones para misiles que ya están en dotación, como el uso de un misil aire-aire en aplicaciones antiaéreas, o ampliar las capacidades de misiles antibuque a artillería de costa o lanzamiento submarino.

En España tenemos todas esas capacidades tecnológicas e industriales, que desde SMS ponemos a disposición tanto de nuestro Ministerio de Defensa como de los fabricantes internacionales de misiles, para dotar a nuestras Fuerzas Armadas de las capacidades y sistemas que requieren.

Más allá de las fases de desarrollo y obtención, este control de los sistemas y su integración permitirán un adecuado apoyo logístico de forma local durante los largos ciclo de vida de los sistemas, lo que constituye otro de los pilares de nuestra propuesta de valor.

Es obvio que cuanto mayor capacidad de apoyo logístico tengamos nacionalmente, mayor rendimiento y operatividad tendremos de los sistemas, pero me gustaría resaltar que es crítico que esa capacidad de apoyo logístico, se planifique y gestione desde las fases más tempranas de la definición de las necesidades y análisis de las alternativas de obtención.

SMS se presenta como integrador, abierto a colaborar con diferentes fabricantes de misiles. ¿Es esto una ventaja o un hándicap? ¿Hay posibilidad de colaborar con varios en distintos programas?

Desde nuestro punto de vista, esta aproximación no sólo es una ventaja, sino que es una condición necesaria para el éxito de nuestra estrategia y que realmente SMS se convierta en la industria nacional tractora del segmento.

Por un lado, hay sistemas de distintos orígenes y fabricantes ya en dotación en nuestras Fuerzas Armadas que tienen que seguir operativos y recibir mejoras y actualizaciones en las que SMS puede tener un papel relevante. Asimismo, dichos sistemas utilizan misiles para los que, como he explicado anteriormente, podemos pensar en nuevos usos o aplicaciones.

Por otro lado, hay oportunidades de interés común para fabricantes internacionales y SMS, que caso a caso, cristalizan en acuerdos específicos y propuestas o proyectos comunes.

Desde SMS estamos muy satisfechos de las relaciones que mantenemos con los distintos fabricantes internaciones, y, en nuestra corta vida, ya tenemos acuerdos e iniciativas conjuntas con la mayoría de ellos, que esperamos seguir ampliando, según vayamos encontrando oportunidades de colaboración de interés mutuo.

¿Qué empresas forman actualmente SMS? ¿Hay planes de ampliación o colaboración puntual con otras en programas concretos?

A día de hoy, SMS es una sociedad independiente, participada a nivel accionarial por Escribano Mechanical and Engineering, GMV y Sener Aeroespacial.

Desde SMS, hemos hecho públicos acuerdos de colaboración estratégicos con Instalaza y el INTA, que aportan a SMS y sus accionistas capacidades complementarias, en esa clara vocación de consolidar capacidades ya existentes en la Base Industrial y Tecnológica de la Defensa en España (BITD) y no reinventar la rueda.

También estamos en conversaciones con otras empresas del sector que pueden aportar capacidades a SMS de forma global, a través de acuerdos estratégicos, como los que ya se han hecho públicos, o colaboraciones puntuales y específicas para proyectos concretos. Esperamos poder anunciar acuerdos adicionales en breve.

En resumen, en SMS cabemos todos, y queremos que todo el que tenga capacidades y quiera colaborar en esta área esté “a bordo” de una forma u otra. Como solemos decir: “Juntos somos más fuertes”.

¿Qué soluciones está ofreciendo actualmente SMS al Ministerio de Defensa?

Tenemos muchas ideas y propuestas relacionadas con el aumento de capacidades nacionales en sistemas de misiles, que estamos promoviendo a través de los cauces adecuados en función del tipo de proyecto al que se refieren.

Puedo clasificar las propuestas en dos áreas.

En primer lugar, están las propuestas asociadas a modernizaciones de sistemas en dotación o nuevas capacidades que usan misiles ya disponibles en el mercado internacional. A través de esas propuestas, como he indicado anteriormente, desde SMS buscamos tener un papel en aquellas cuestiones que redunden en el ciclo de vida, como son las integraciones, apoyo logístico o extensión de capacidades operativas a través de nuevos usos para los misiles y sistemas adquiridos.

En segundo lugar, están las soluciones más cercanas al I+D y desarrollo de nuevos sistemas que dan respuesta a necesidades no cubiertas o productos de nicho con posibilidades de exportación. A su vez estas propuestas se pueden articular como programas completamente nacionales o a través de los distintos mecanismos de cooperación internacional en vigor. Por ejemplo, hemos planteado propuestas de soluciones nacionales para sistemas navales, antiaéreos o de tecnología básica dual en el área de la propulsión, y por otro lado tenemos HYDEF como ejemplo de programa de cooperación internacional, a través del EDF.

Sistema Armas Español Táctico Antiaéreo (SMS)

Recientemente el Consejo de Ministros ha aprobado varias compras de misiles y armas precisas. ¿Participará SMS en alguno de ellos?

Es una gran noticia que, tras varios años complicados, se acometan compras de misiles y otras armas guiadas con las que dotar nuestras plataformas y sistemas de armas. España tiene que aprovechar el momento, y nos consta que lo está haciendo, para reflexionar sobre qué capacidades (operativas, logísticas, industriales…) tienen que quedar en el país, como resultado de dichas adquisiciones, y por tanto racionalizar la adquisición y convertir el gasto en inversión. El resultado de esas reflexiones ha de integrarse en los procesos de obtención.

En este escenario, estamos seguros de que SMS tendrá un papel relevante en dichas adquisiciones, en estrecha cooperación con nuestros socios internacionales. Ya hemos demostrado con creces que somos excelentes proveedores de subsistemas, y de hecho los socios de SMS forman parte de la cadena de suministro global de los fabricantes internacionales, incluso en misiles que España no tiene en dotación.

Pero ahora toca subir un escalón, e, insisto, la participación industrial nacional en programas de obtención ha de redundar en la soberanía y capacidad logística sobre de los sistemas.

Sener tiene gran experiencia en actuadores, Escribano en sensores electroópticos y GMV en mando y control. ¿Tendrá SMS un conocimiento completo del misil y sus elementos como para abordar desarrollos propios en el futuro?

Los tres accionistas de SMS poseen grandes capacidades complementarias en el área de sistemas de misiles. Las que citas son quizá las más conocidas, pero no las únicas. A modo de ejemplo Sener es referente en guerra electrónica y comunicaciones, Escribano en kits de guiado de munición e integración de armas en sus torres, y GMV en modelado y simulación. Las tres compañías también son referentes en distintas áreas de navegación y posicionamiento, por lo que la capacidad de Guiado, Navegación y Control (GNC) es completa dentro de SMS.

Como he intentado destacar a lo largo de nuestra conversación, el objetivo de SMS es, por tanto, el de tener un conocimiento completo de los sistemas, y, en aquellos casos en los que los misiles sean propios o desarrollados en cooperación internacional, obviamente del misil. En HYDEF, precisamente, España lidera la cadena funcional de GNC completa del misil, lo que es un claro ejemplo de este conocimiento completo.

El actual conflicto de Ucrania está destacando el papel de misiles y armas guiadas y la importancia de poder fabricar estos ingenios y disponer de reservas suficientes. ¿Qué feedback está extrayendo SMS de este conflicto contado casi en tiempo real?

Desafortunadamente, es en los momentos de conflictos armados, cuándo se pueden extraer conclusiones o analizar las consecuencias de determinadas decisiones pasadas.

En primer lugar, desde un punto de vista general, en este conflicto se ha visto que las plataformas más avanzadas de poco sirven si no son capaces de proyectar efectos como los misiles o armamento guiado o defenderse de ellos. A modo de ejemplo, estamos viendo el resurgir de las defensas antiaéreas de corto, medio y largo alcance, relegadas durante mucho tiempo por una supuesta superioridad aérea en los teatros de operaciones, o la inutilización de complejas plataformas terrestres por armas sencillas anticarro o drones suicidas.

En segundo lugar, desde un punto de vista más concreto y aplicable a nuestro país, se hace patente que, en un escenario geoestratégico global complejo y delicado, y más en uno de conflicto como el actual, es completamente necesario tener capacidad propia para dotarse de armamento y mantener los sistemas de armas.

En momentos como el que vivimos ahora, es complicado reponer stocks fuera de nuestras fronteras o depender de terceros para determinadas actuaciones de mantenimiento o modernización. Eso por no hablar de potenciales limitaciones al uso o cesión de determinado material de guerra que podrían llegar a aparecer en casos similares al actual.

Sener, uno de los miembros de SMS se adjudicó recientemente la coordinación del programa HYDEF de la Comisión Europea para el desarrollo de un interceptor contra misiles hipersónicos. ¿Qué puede contarnos de este importante programa? ¿Qué empresas participarán en él?

Creo que todos debemos felicitarnos por el éxito colectivo de HYDEF, y como ya he indicado en alguna ocasión, espero que sirva para quitarnos los complejos relativos a las capacidades nacionales en el área de los sistemas de misiles y nuestras posibilidades en el escenario internacional.

Tras la publicación de la convocatoria del EDF 2021, SMS, con el decidido apoyo de la DGAM, impulsó y lideró la creación de un consorcio internacional para competir en el “topic Endo-atmospheric interceptor”, en el que la industria nacional, unida, ocupase el lugar que le corresponde a un país como España. Para ello, además de la participación de SMS, sus socios (EM&E, GMV, Sener) y sus colaboradores estratégicos (Instalaza y el INTA), SMS coordinó la incorporación al consorcio de otras empresas nacionales como Navantia y Skylife.

A nivel internacional, dicho consorcio se consolidó con empresas de la talla de Diehl (Alemania), Nammo (Noruega), Sonaca (Bélgica), Ruag Space (Suiza), LK Eng (República Checa) y los institutos polacos ITWL y Lotnicwa.

Con respecto al rol de coordinador que mencionas, SMS y sus empresas socias, analizaron y acordaron el mejor esquema industrial que nos permitiese presentar la propuesta más sólida y con mayores garantías al comité evaluador, a la vez que se garantizase que el papel de coordinación del consorcio quedara en manos españolas, como estaba pactado con el resto de socios que lo conforman. Dicho esquema, en cualquier caso, podrá ajustarse en función de las necesidades del proyecto y el resultado del proceso de negociación y firma del “grant-agreement” y “consortium agreement” en curso.

Hablemos de la plataforma donde se integran los misiles. ¿Hay colaboración entre SMS y fabricantes de aeronaves, vehículos terrestres o buques?

Por supuesto. Los plataformistas son una parte fundamental del ecosistema de los sistemas de misiles. Afortunadamente en España contamos con grandes plataformistas en el ámbito terrestre, naval y aéreo, pero también con otros actores de nicho, especialmente en el caso de las plataformas no tripuladas. Al igual que con el resto de empresas del sector, en determinados casos buscamos acuerdos más estratégicos, mientras que en otros casos, las colaboraciones serán más puntuales y ligadas a proyectos concretos.

A menudo olvidada, hay historia de misiles españoles con ejemplos como el aire-aire Banderilla del INTA, los anticarro Aries, Toledo o MACAN e incluso la bomba de guiado láser SBGL de Sener. ¿Por qué no triunfaron entonces y qué lecciones se pueden extraer de esas experiencias?

Aunque no puedo opinar de programas pasados de los que no conozco todos los detalles o circunstancias, me alegra que se mencionen y recuerden ejemplos de iniciativas nacionales de misiles, que demuestran tanto la necesidad de disponer de soluciones propias como de las capacidades que atesoramos en la BTID.

De lo que sí puedo opinar es de las lecciones aprendidas, que desde mi punto de vista son dos:

La primera es que, como país, no nos podemos permitir la fragmentación de los esfuerzos inversores y de desarrollo de este tipo de capacidades, y a este respecto la industria tenemos nuestra parte de culpa, puesto que no ha habido realmente un especialista con capacidad tractora.

La segunda, e igual de importante, la puedo sintetizar en una de las frases que resumen la estrategia de SMS: “Construir sobre lo construido”. Son estas experiencias, y otras pasadas y presentes, las que nos hacen estar seguros de que ya tenemos gran parte de las capacidades necesarias, y que desde SMS debemos hacer el esfuerzo de ponerlas en valor con el fin de que sean de utilidad para el usuario final. (José Mª Navarro García)


 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.