Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

El Ejército del Aire español ampliará su lucha contra el terrorismo islámico en África

España cerrará su destacamento aéreo en Gabón, pero reforzará el de Senegal, cuya misión principal es apoyar las acciones antiterroristas en el Sahel, con una aeronave adicional. A principios de 2013, el Ejército del Aire, bajo las órdenes del EMAD (Estado Mayor de la Defensa), puso en marcha el destacamento «Marfil» basado en el aeropuerto “Léopold Sédar Senghor” de la capital senegalesa, Dakar. La principal misión durante estos ya casi 7 años ha sido ofrecer transporte aéreo al contingente español desplegado en Mali y a la operación “Serval”, después “Barkhane”, que llevan a cabo las FAS (Fuerzas Armadas) francesas contra el terrorismo en el Sahel.

Actualmente el Ejército del Aire opera con un contingente de unos 50 efectivos, la mayoría del Ala 31, y un Lockheed C-130H/KC-130H Hercules. A este esfuerzo se sumaba en mayo de 2014, la puesta en marcha del destacamento “Mamba”, que opera desde Libreville (Gabón) actualmente con un Airbus Defence and Space (DS) C-295, con el que se apoya también a Francia en la operación “Sangaris” que desarrolla en la RCA (República Centroafricana).

El Ministerio de Defensa de España tiene decidido suprimir el destacamento “Mamba”, para centrarse en la operación de apoyo a la operación “Barkhane”, como ha solicitado en varias ocasiones el Gobierno de Paris. La labor del  Ejército del Aire en el escenario se resumía el pasado mes de noviembre, en más 700 misiones de vuelo en las que se han completado 7.300 horas de vuelo y se han transportado 5.000 toneladas de carga.

Según fuentes castrenses, el destacamento “Marfil” pasaría a operar con dos aviones de transporte, el cambio también implica el cambio de aeronave por la baja este mismo año de los citados Hercules, con lo que se retiraría el que opera actualmente en el escenario.  Así, el destacamento “Marfil”, contaría con un C295 fijo, más una segundo transporte, que sería u otro de este mismo modelo, o uno de los nuevos Airbus DS A400M, lo que además implicaría aumentar los efectivos en unos 25 efectivos. El cambio, que se efectuaría en la primera parte del 2020, en todo caso seguirá exigiendo un alto esfuerzo a las unidades de transporte en esta misión internacional.

En concreto el Ala 35, que opera los citados C295, deberá de aportar uno de éstos o incluso dos a la misión, además esta Unidad, basada en Getafe (Madrid), mantiene también otro destacamento permanente en Gando (Gran Canaria), con una flota de una docena de C295, ya que perdió la disponibilidad por muy largo tiempo o quizás definitivamente de una de sus unidades tras el accidente del pasado mes de abril.  Respecto al Ala 31, tras la programada baja de sus Hercules, a primeros de 2020 tendrá siete A400M, a los que se sumará otro más ese mismo año, por lo que aportar un aparato al destacamento supondrá un gran esfuerzo. Dakar está mucho más cerca de Gando que Bangui, cara a asegurar la cadena de apoyo logístico, además también a partir del próximo año se podría desplegar uno de los nuevos RPAS (Remotely Piloted Aircraft Systems) MQ-9B  Predator II en el Aeródromo Militar de Lanzarote para operar sobre en el Sahel, lo que reforzará mucho la capacidad de la sección de inteligencia de la misión.

En todo caso estamos ante un inteligente movimiento de concentración de esfuerzos en la estrategia española de “Frontera avanzada” y apoyar a un socio estratégico de primer orden como es Francia. Además se reforzará la presencia en un país clave para España como es Senegal. (Julio Maíz Sanz)

Fotografía: Las tres citadas aeronaves del Ejército del Aire en la plataforma de Dakar, en primer plano, un C-130, un C295 y al fondo un A400M. (foto: Ejército del Aire)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.