Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Las claves del segmento tierra y las instalaciones españolas en el programa Predator B del Ejército del Aire

Un innovador sistema de comunicaciones de GMV y un nuevo hangar de mantenimiento son algunas de las  claves made in Spain para la próxima puesta en servicio del sistema de altas prestaciones norteamericano MQ-9 en España, que será básico para la defensa durante muchos años. Tanto la Oficina del Programa de UAS/RPAS ( Unmanned Aerial Vehicle/Remotely Piloted Aircraft Systems),  que forma parte de la DGAM (Dirección General de Armamento y Material), como el Ejército del Aire están en pleno proceso de preparación cara a poner en servicio, lo antes posible, el sistema de General Atomics Aeronautical Systems Inc. (GA-ASI)  MQ-9 Predator B.

Está previsto que en la segunda parte de este año se reciban en España una estación de control y dos aeronaves de este sistema de altas prestaciones, que militarmente se designará como NR.05. (N por no tripulado,  la R por reconocimiento y 5 por el número de sistema de este tipo que se incorpora a las Fuerzas Armadas españolas) Destaca  en ese proceso la puesta en servicio del segmento de tierra del NR.05, desarrollado  por la empresa madrileña GMV para el Ministerio de Defensa, que se encarga de la captura, almacenamiento y distribución de la información en tiempo real o diferido obtenida por este sistema ISR (Intelligence, Surveillance and Reconnaissance).

Este eficaz segmento terrestre, en el que se lleva trabajando una década, surge ante una solicitud de la DGAM puesta en marcha en 2008 para desarrollar esta capacidad. En este punto el director de programas de defensa y seguridad de GMV, Ricardo Sáenz Amandi, nos comenta: “Hace más de diez años la DGAM requirió un desarrollo de I+D para dotarse de  sistemas que almacenasen  y distribuyesen los productos de inteligencia (imágenes, videos, trazas de radar y otras señales) que proporcionan los sensores del Predator, entre otros sistemas. Previamente, el Ministerio de Defensa se apuntó a participar en una iniciativa de la OTAN, denominada como programa MAJIIC (Multi-Intelligence All-source Joint Intelligence surveillance and reconnaissance Interoperability Coalition). El objetivo del MAJIIC es poder poner en común todas las capacidades ISR de los aliados, en lo que se denomina como CSD (Coalition Shared Database); así la DGAM, tras estudiar las propuestas, adjudicó el programa a GMV. Hemos desarrollado y probado las capacidades de su tecnología para integrarse en la red CSD, con otros ejercicios de la OTAN, en los que hemos integrado la tecnología en los Reaper (que es la designación más habitual de los Predator B)   italianos”.

Así mismo nos explica que “se ha probado la transmisión de datos obtenidos por los pod de reconocimiento Reccelite que usan los EF-18M del Ala 12 del Ejército del Aire y los drones PASI (Plataforma Aérea Sensorizada de Inteligencia)del ET (Ejército de Tierra).  Además, ya se ha realizado la instrucción al personal. Todo está listo para que cuando lleguen los primeros MQ-9 y su estación de control se conecte directamente (plug and play) a las aplicaciones de GMV”.

Actualmente la empresa está acabando de desplegar el segmento terrestre en la Base Aérea de Talavera (Badajoz), donde se basarán los NR.05 y estará la estación de control. Sáenz Amandi  nos desvela que se ha desplegado  también segmento tierra en la Base Aérea de Torrejón (Madrid), que es desde  donde se hará la distribución de la información a  los usuarios finales.

A través de este segmento tierra los datos ISR, que proporcionarán los Predator B, se recepcionarán en tiempo real tanto al CIFAS (Centro de Inteligencia de las Fuerzas Armadas) como a los diferentes cuarteles generales del MOPS (Mando de Operaciones) y de los dos Ejércitos y la Armada. También se podrán servir de los datos otras instituciones españolas, como los Ministerios del Interior y Fomento,  a través del CECORVIGMAR (Centro de Coordinación para la Vigilancia Marítima de Costas y Fronteras), o el SASEMAR (Sociedad de Salvamento y Seguridad Marítima) respectivamente. Países aliados de la OTAN podrán beneficiarse de los productos obtenidos a través del mencionado  programa MAJIIC, que se creó para superar las carencias de comunicación entre sistemas IDR detectadas por la Alianza durante su larga campaña de Afganistán.

Acerca del funcionamiento del segmento terrestre de GMV,  el ingeniero nos explica: “Nuestro sistema es una base de datos distribuida. Así cada centro de control o decisión que esté conectado al sistema IRS podrá ir reclamando en tiempo real los datos que puedan obtener en ese momento los Predator B que estén volando. El sistema de GMV te alerta con un warning  de los productos que cada RPAS van teniendo disponibles. Así el operador, si hay un producto que le interese, se suscribe y lo consigue  en tiempo real o de la base de datos previa, ya que los mencionados productos que obtiene  el Predator en cada misión se descargan de forma automática por parte de nuestra aplicación desde la estación terrestre y los distribuimos a todos los referidos cuarteles generales y organismos”.

Paralelamente varias empresas españolas están construyendo las instalaciones en las bases de despliegue del Predator B, que serán la referida de Talavera y el Aeródromo Auxiliar de Lanzarote (Canarias). Así también estos días las redes sociales del Ejército del Aire nos muestran cómo se ha montado un nuevo hangar de mantenimiento, que además por el tipo de estructura y revestimiento sería trasladable, en la Base Aérea de Talavera.(Julio Maíz Sanz)

Fotografías: Imagen digital del Predator B con las insignias españolas. (foto: Ejército del Aire)

·El ingeniero de GMV Ricardo Sáenz Amandi. (foto: Ariadne)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.