Lunes, 6 de febrero de 2023 Iniciar Sesión Suscríbase

Presentado el super bombardero B-21 Raider, el primer avión de combate de 6ª generación del mundo

El nuevo B-21 presentado en Palmdale (California). (foto Northrop Grumman)

Tras años de desarrollo, se acaba de presentar el que será el futuro bombardero estratégico de los Estados Unidos, el Northrop Grumman B-21 Raider, que es además el primer avión de combate de 6ª generación del mundo.

El B-21 Raider, desarrollado y construido por  Northrop Grumman, ha sido presentado el 2 de diciembre en un hangar de las instalaciones de la compañía en Palmdale (California). Estamos además ante la primera aeronave de 6ª generación, con la que de nuevo los Estados Unidos reafirma su posición de líder global en el campo de la aviación militar. Según la empresa no es sólo el próximo bombardero estratégico furtivo o stealh de los Estados Unidos: es el avión más avanzado jamás construido.

Cuando se empiecen a entregar en 2030 a la Fuerza Aérea de los Estados Unidos o United States Air Force (USAF), se unirá a la tríada (aviones, misiles intercontinentales y submarinos) estratégica de respuesta con armamento nuclear, conformándose como un  elemento disuasorio visible y flexible, apoyando los objetivos de seguridad nacional y de sus aliados y socios.

El nuevo Raider proporciona a la USAF un gran alcance, alta capacidad de supervivencia y flexibilidad en las difíciles misiones de superar las defensas aéreas más complejas para realizar ataques de precisión en cualquier parte del mundo.

«En una muestra tangible de la determinación de la nación para hacer frente a las amenazas a la seguridad, la USAF presentó públicamente el B-21 Raider, el primer bombardero de ataque de largo alcance de una nueva generación y diseñado específicamente para ser la columna vertebral multifuncional de la flota de bombarderos modernizada» indicaron fuentes de la USAF.

El B-21 Raider se beneficia de más de tres décadas de desarrollo de la tecnología de ataque mediante sistemas stealth, además cuenta con capacidades de acceso a la red avanzadas y una arquitectura de sistemas abiertos, estando optimizado para operar en entornos de amenazas del más alto nivel.  Northrop Grumman está avanzando continuamente en la tecnología, empleando nuevas técnicas de fabricación y materiales para garantizar que el B-21 superará los sistemas anti acceso y de negación de área a los que se tendrá que enfrentar.

Constituirá la espina dorsal del futuro del poder aéreo estratégico de la USAF, dado que proporcionará una nueva era de capacidad y flexibilidad mediante la integración avanzada de datos, sensores y armas. Capaz de transportar cargas útiles tanto convencionales como nucleares, será uno de los aviones más eficaces del mundo, dada su capacidad de utilizar una amplia combinación de municiones “inteligentes” de ataque directo y de tipo merodeador.

La presentación del B-21, largamente esperada, es uno de los grandes hitos en la aviación de los últimos años. (foto Northrop Grumman)

Tecnología de última generación

Northrop Grumman utiliza para su desarrollo un software de última generación, técnicas avanzadas de fabricación y herramientas de ingeniería digital para ayudar a mitigar el riesgo de producción en el programa y permitir su más ágil mantenimiento. Actualmente seis B-21 Raider se encuentran en varias etapas de montaje final y pruebas en la citada planta de Palmdale.

En el curso del desarrollo Northrop Grumman y la USAF han probado con éxito la migración de los datos incorporados y recogidos por parte de la aeronave al entorno de nube, con plena seguridad. Esta demostración incluyó el desarrollo, el despliegue y la prueba de los datos del B-21, además del desarrollo de gemelo digital, tecnologías que servirán tanto para apoyar las operaciones y como el complejo mantenimiento.

Para hacer frente a la evolución del entorno de amenazas, el B-21 ha sido diseñado desde el primer día para poder realizarse una rápida actualización. A diferencia de los aviones de generaciones anteriores, el nuevo bombardero estratégico no será objeto de actualizaciones en bloque, dado que podrá incorporar las nuevas tecnologías, capacidades e integrar nuevas armas sin problemas a través de ágiles actualizaciones de software y de la flexibilidad del hardware. Esto garantizará que el B-21 Raider pueda enfrentarse continuamente a la evolución de las amenazas durante las próximas décadas.                                                                                                                                             

Desde la adjudicación del contrato en 2015, Northrop Grumman ha reunido un equipo nacional para diseñar, probar y construir el avión de ataque más avanzado del mundo. El equipo del B-21 implica a más de 8.000 técnicos de la empresa, socios de la industria y de la USAF. En total trabajan para el programa más de 400 proveedores asentados en 40 de los Estados que componen el país de estructura federal. 

Finalmente reseñar que el apelativo de Raider hace honor a la incursión protagonizada en 1942 por el teniente coronel James “Jimmy” Doolittle, al frente de 16 bombarderos B-25, tripulados por 80 aviadores contra Japón. Esa misión cambió el curso de la Segunda Guerra Mundial en el Pacífico, y además entró en la leyenda de los Estados Unidos, siendo varias veces relatada por Hollywood, a lo largo de estos 80 años.

 

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.