Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

El futuro bombardero B-21 Raider de la USAF avanza frente a la nueva generación de bombarderos furtivos rusos y chinos

La Fuerza Aérea de Estados Unidos (USAF, United States Air Force) mantiene fuerte su apuesta por el futuro bombardero B-21 Raider con el que busca reemplazar a sus actuales B-1 Lancer y B-2 Spirit -mantendrá en activo los B-52 Stratofortress- en un momento histórico en el que Rusia y China avanzan para que su nueva generación de bombarderos furtivos vea la luz.

La USAF tiene puestas grandes expectativas en este programa de renovación de capacidades y contará con los últimos avances tecnológicos y con una larga experiencia en operar varios tipos de plataformas caracterizadas por su tecnología stealth (fantasma). Fruto de ello no es raro que el B-21 tenga unas formas que, en términos generales y configuración, lo asemejen al B-2. Pese a su parecido, el diseño del futuro bombardero estadounidense es mucho más elaborado en distintos aspectos que buscarán minimizar la firma radar para que sea casi imposible de localizar su vuelo, apostando en beneficio de esa voluntad que el aparato se mueva generalmente a alturas medias y altas.

Northrop Grumman es la compañía que está liderando un desarrollo en el que, por lo que se acaba de saber, serán necesarios unos 80.000 millones de dólares para fabricar la cifra estimada de cien aparatos -algunos auguran que podrían llegarse a los ciento setenta-, habiendo pasado en sólo dos años el coste unitario de los 500 millones de dólares previstos a los 800. Ejemplares tan caros de adquirir y de mantener son la apuesta por el liderazgo de la USAF que pretende que puedan entrar en servicio sobre 2026-2027 para una vida útil estimada de unas tres décadas.

Entretanto, el programa avanza. Al primero de los aparatos que se está construyendo se añade desde mediados del mes de enero un segundo. Se sabe también que plataformas tipo B-2 están siendo usadas para validar algunos conceptos nuevos y que se ha reactivado el Escuadrón de Pruebas de Vuelo 420th, realizando sus pilotos su trabajo operando desde las instalaciones de la Base de Edwards en California. En alguna imagen reciente de ese lugar hemos podido identificar hasta tres células del B-2 Spirit cubiertas con el típico plástico blanco que permite mantenerlas en buen estado durante periodos de tiempo largos.

Centrándonos en el B-21, sabemos que tiene una envergadura alar menor que el B-2 y que esta se estima en unos 150 pies -45 metros-. Su capacidad de carga también es menor, ya que se cifra en unas 30.000 libras -13.600 kg-.  Otros detalles afectan a la planta propulsora formada por turbinas de Pratt & Whitney que estarán más integradas en el centro de masas del fuselaje o a la cabina donde viajarán los dos tripulantes que contarán con dos ventanas frente a las cuatro del B-2. Sobre las empresas que participan en el proyecto que lidera Northrop Grumman, que se encarga de elementos como el radar, se ha sabido que Collins Aerospace es la suministradora de los equipos de comunicaciones, GKN Aerospace y Spirit Aerosystems aportan metales y materiales compuestos, Orbital ATK tiene responsabilidades en el recubrimiento alar, Janicki Industries aporta herramientas y que BAE Systems se encarga de buena parte de la electrónica.

Se ha previsto el primer vuelo para finales del 2021 y la presentación o roll out para principios de 2022, aunque esas fechas podrían retrasarse unos pocos meses. La entrada en servicio del B-21 Raider se hará en las instalaciones de la Base Aérea de Ellsworth que ha sido designada para operar con buena parte de ellos. (Octavio Díez Cámara)

Fotografía:  Las formas del futuro bombardero Raider son más estilizadas y compactas que el Spirit al que está llamado a suceder. (Air Force Magazine)

Esta reciente infografía presenta al B-21 Raider dentro de uno de los hangares habilitados para su futura operación en la Base Aérea de Ellsworth. (USAF)

El tamaño del B-21 es inferior al del B-2, detalle que se aprecia en esta imagen en la que también se observa que la forma de sus alas también varía. (Air Force Magazine)

La furtividad del B-21 será máxima, tanto que su fabricante lo ha enseñado así en el hangar donde se fabrica, en una imagen en la que sólo se ve la sombra. (Northrop Grumman)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.