¿Desea recibir notificaciones de www.defensa.com?
X
Domingo, 16 de junio de 2024 Iniciar Sesión Suscríbase

Brigada Azov, la unidad emblemática del nacionalismo ucraniano reconvertida en 3ª Brigada Independiente de Asalto: ángeles o demonios

GUERRA DE UCRANIA, OTRO FOCO

Imagen empleada para la captación de personal para la 3ª Brigada Independiente de Asalto.

Los combatientes de la Brigada Azov en el bando ucraniano, por su notoriedad tanto en el campo de batalla como en los medios, bien podrían compararse con los de la Wagner en el lado ruso; ángeles para unos y demonios para otros, según se mire y según quién lo cuente. Últimamente, la PMC Wagner lleva ocupando muchas cabeceras por lo que – aprovechando su aparición en el frente de Bajmut – dedicaremos unas líneas a recordar las luces y sombras de la, hoy renombrada, 3ª Brigada Independiente de  Asalto.

El frente de Bajmut

El pasado diez de mayo las fuerzas ucranianas, que venían defendiendo y cediendo terreno en Bajmut, pasaron a la ofensiva. El ataque se lanzó sobre ambas alas de despliegue ruso con el objetivo de amenazar las operaciones de los combatientes de la PMC Wagner que, lenta pero inexorablemente – calle a calle, metro a metro – van haciéndose con lo que queda de ciudad.

En el flanco noreste, se logró recuperar terreno en el sector de Bogdanovka, alejando a las fuerzas rusas de la carretera O0506, ruta de abastecimiento entre  Cahsov-Yar y Bajmut. Sin embargo los avances más relevantes se produjeron en el flanco suroeste, en el sector de Kleshcheevka, donde las fuerzas ucranianas consiguieron romper el frente ruso en varios kilómetros, unidades de la 72ª Brigada Mecanizada se retiraron en desorden, por su parte la 4ª Brigada Motorizada opuso una mayor resistencia aunque también cedió terreno y sufrió importantes pérdidas (incluyendo a su comandante en jefe, el coronel Makarov). ¿Quién había llevado el esfuerzo principal del exitoso ataque en el flanco suroeste? Pues nada más y nada menos que la antigua y reconstituida Brigada Azov, ahora rebautizada como 3ª Brigada Independiente de Asalto ¿Ángeles o demonios?

Ángeles

La Azov era prácticamente una desconocida en Occidente hasta el comienzo de la invasión rusa en febrero de 2022. No obstante, la unidad era extremadamente popular en Ucrania, muy en particular en los ámbitos más radicales. Cuando, en mayo de 2014, el conflicto estalló en Dombás, un grupo de paramilitares ultranacionalistas constituyeron el entonces denominado Batallón Azov. En su etapa inicial, su logró más notable fue la participación en la toma de la ciudad separatista de Mariupol donde inmediatamente instaló su sede y – tras integrarse en la guardia nacional – fue creciendo, primero a Regimiento y luego a Brigada. Pero cuando realmente dio su gran salto a la fama fue a partir de la invasión rusa de febrero de 2022, cuando la unidad se hizo conocida a nivel mundial por su tenaz defensa de Mariupol donde, tras atrincherarse en la acería Azovstal prolongó su resistencia hasta el 20 de mayo de 2022.

La Azov – Batallón, Regimiento o Brigada - ha sido siempre la unidad más  emblemática y heroica para el nacionalismo ucraniano tanto a nivel simbólico como operativo. A nivel simbólico la Azov representaba la épica y obligada lucha contra la opresión rusa. A nivel operativo, la unidad se ha mostrado altamente resolutiva en el campo de batalla pues sus miembros son convencidos y aguerridos combatiente. Por eso esta unidad ha sido reconstituida como 3ª Brigada Independiente de Asalto, con más personal y renovado equipo es considerada – por su capacidad de combate – una de las más sólidas y preparadas unidades dentro de la élite de las fuerzas armadas de Ucrania.

Un carrista de la 3ª Brigada de Asalto sobre su T-74 durante un descanso en el frente de Dombás.

Demonios

La población rusófila y, muy en particular la del Dombás, cuenta las hazañas de la Azov de forma radicalmente distinta. Cuando sus efectivos entraron en Mariupol en junio 2014 no fueron bien recibidos por una población que era mayoritariamente de origen ruso y que  – como ya hemos indicado – se había declarado contraria al gobierno de Kiev.

Además, la Azov se instaló en Mariupol y entre 2014 y 2022 funcionó como una especie de fuerza parapolicial que ejerció un férreo control y – al menos según los rusos – terrible represión. Lo cierto es que en aquella época incluso los medios e instituciones occidentales cuestionaron los expeditivos procedimientos de una fuerza cuyos miembros lucían con desenfado símbolos de clara inspiración nazi (asunto sobre el que volveremos más adelante).

Finalmente y en relación la actuación de la Azov en 2022, la versión rusa también es muy distinta. Los medios rusos no glosaron gesta alguna y sus informaciones relataban que la Brigada Azov, acosada por las fuerzas enviadas por Moscú, se había refugiado en el complejo siderúrgico de Azovstal llevando consigo varios cientos de civiles que eran retenidos a modo de escudos humanos. Finalmente la rendición tampoco se interpretó como el fin de una heroica resistencia sino como la anhelada humillación y liquidación de una odiada fuerza paramilitar de ideología nazi. 

Efectivamente, en el bando ruso, la Azov es vista y presentada como la creación de un grupo de fanáticos nostálgicos de la afiliación ucraniana al Tercer Reich; recordemos que, en la Segunda Guerra Mundial, durante la operación Barbarroja, Ucrania – al menos la parte más occidental - recibió de buen grado y prestó su apoyo a las fuerzas alemanas.

En este marco, una las razones que el Kremlin viene usando reiteradamente para justificar la denominada “operación especial miilitar” es la “desnazificación” de Ucrania. La Azov, que ha protagonizado episodios muy controvertidos, ha servido en bandeja algunos de los argumentos que con frecuencia y, en ocasiones fundamento, vienen siendo empleados por la propaganda rusa bajo el mantra del filo-nazismo ucraniano.

La  3ª Brigada Independiente de Asalto

Kiev no ha querido – ni probablemente podido – renunciar al efecto moral y la capacidad resolutiva de una unidad como la Azov, polo de atracción de fervientes y combativos guerreros. Sin embargo, el manifiesto y procaz empleo de simbología y estética nazi, resultaba incompatible para un Zelenski que se prodiga como aclamado baluarte de las democracias occidentales. En ese contexto, debió gestarse el destino de la Brigada Azov que debería desaparecer y resurgir para ser convertirse en la renombrada 3ª Brigada Independiente de Asalto.

Este proceso de ave fénix es especialmente significativo en lo que se refiere a la perentoria necesidad de hacer olvidar cualquier vinculación con el nazismo. Por considerarlo interesante e ilustrativo, nos referiremos a la curiosa pero elocuente evolución de los símbolos empleados por la desaparecida Azov y renacida 3º Brigada. 

Evolución de los emblemas empleados por la Brigada Azov / 3ª Brigada Independiente de Asalto.

El Batallón Azov, desde su propio nacimiento fue tachado de neo-nazi por su explicita simbología. Esta cuestión era difícil de obviar pues su original distintivo tenía una clara inspiración nazi (figura 1.a). Al fondo puede verse el Schwarze Sonne [sol negro], símbolo reservado a las altas jerarquías de las SS. En primer plano el Wolfsangel [trampa para lobos] (distintivo empleado por algunas Divisiones SS: la 2ª “Das Reich”, la 4ª “Polizei” o la 34ª “Landstorm Nederland”).

El Wolfsangel es un anagrama compuesto por la superposición de dos grafemas del alfabeto rúnico - “isaz” y “haglaz” – que encierra un críptico y rotundo mensaje: muerte y destrucción (en la mitología nórdica estas runas representaban respectivamente el hielo que simboliza la muerte y el granizo que simboliza la destrucción). Durante el año 2022, cuando el conflicto de Ucrania captó la atención mundial, Kiev se vio obligada a retirar la simbología nazi, cosa que hizo parcialmente, el Schwarze Sonne fue eliminado del emblema pero el Wolfsangel se mantuvo con una capa de ligero maquillaje: se dejó una versión ligeramente inclinada pero demasiado reconocible (figura 1.b). Como la identificación seguía siendo evidente y las críticas seguían produciéndose, a principios de 2023, se adoptó una decisión más drástica.

Por una pare, se rompía con el pasado retirando el nombre de Azov (la unidad pasaba a denominarse 3ª Brigada Independiente de Asalto) y por otra se eliminaban (o al menos se disimulaban lo suficiente) los símbolos que se habían venido empleando (figura 1.c). No obstante, la batalla de los símbolos parece pérdida pues si bien los emblemas oficiales se han dulcificado, comienzan a aparecer versiones no oficiales mucho más explícitas.

Para concluir debemos señalar una cuestión operativa de cierta importancia.

La 3ª Brigada de Asalto llevaba tiempo preparándose para una intervención decisiva que habría de ser el primer y contundente golpe de la hiper-anunciada ofensiva. El empleo de esta unidad de alta élite en el frente de Bajmut es un hecho muy significativo pues o bien significa que la ofensiva ha comenzado y lo ha hecho en ese sector, o bien que la situación no está para ofensivas y que – ante la inminente caída de la ciudad – se estaría intentando conservar lo que aún se tiene.

Emblema no oficial de la 3ª Brigada Independiente de Asalto

 PD: Prigozhin (PMC Wagner) acaba de anunciar la total conquista de Bajmut, parece que la 3ª Brigada no pudo llegar a tiempo, tal como anunciamos en un anterior artículo: https://www.defensa.com/opinion/mercenarios-rusos-wagner-frente-tropas-defensa-territorial-esta

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.