¿Desea recibir notificaciones de www.defensa.com?
X
Sábado, 15 de junio de 2024 Iniciar Sesión Suscríbase

Planes de Paz para Ucrania: China, Musk, Minsk, Dayton ¿posibilidades imposibles?

GUERRA DE UCRANIA, OTRO FOCO

Soldados rusos desplegados en el Dombás.

En el momento de escribir estas líneas, el presidente español, Pedro Sánchez, se encuentra visitando a su par chino Xi-Jinping. Entre los asuntos que, oficial u oficiosamente, sin duda han de tratarse están la guerra de Ucrania y el plan de paz chino. Según parece Estados Unidos y Europa han enviado subrepticias señales que otorgan a la visita cero valor en el plano de una posible mediación.

No obstante, la coyuntura parece propicia para hablar y, en nuestro caso, escribir sobre paz; sobre todo teniendo en cuenta que desde que comenzó la guerra poco o nada se ha hablado de su posible solución.

Abordaremos el tema repasando de forma muy breve algunos planes que son o fueron pensados para iniciar el camino a la paz en Ucrania a los cuales añadiremos uno que sirvió para negociar el fin de la guerra en otro escenario de diferentes pero parecidas características: Bosnia y Herzegovina. Efectuamos nuestra exposición presentado los planes en orden cronológico inverso: China (2023), Musk (2022), Minsk (2014) y Dayton (1995).

2023: China (el plan del presunto “ninguneo”)

El plan de paz patrocinado por Pekín, cuyo texto completo puede consultarse en la web del Ministerio de Asuntos Exteriores chino: “Posición de China sobre la Solución Política de la Crisis de Ucrania”, fue presentado el 24 de febrero de 2023, primer aniversario de la invasión rusa. El documento consta de doce puntos:

1.Respetar la soberanía de todos los países.

2.Abandonar la mentalidad de Guerra Fría.

3.Cese de hostilidades.

4.Reanudación de las conversaciones de paz.

5.Resolver la crisis humanitaria.

6.Protección de civiles y prisioneros de guerra.

7.Mantener seguras las centrales nucleares.

8.Evitar la proliferación nuclear.

9.Facilitar las exportaciones de cereales.

10.Detener las sanciones unilaterales.

11.Mantener estables las cadenas industriales y de suministro.

12.Promoción de la reconstrucción.

El plan es notablemente generalista, intencionadamente impreciso y políticamente muy correcto, lo que constituye su principal virtud y defecto. Virtud porque no contempla aspectos concretos que, de partida, pudieran provocar polémica, recelo u oposición. Defecto porque que, en realidad, no plantea ninguna medida concreta. Se trata de un plan tan aséptico que se antoja estéril. El texto establece un marco formalmente “impoluto” con el que, en principio, parece difícil estar en desacuerdo. Sin embargo, el plan no ha generado las anheladas adhesiones (muy en particular la de Estados Unidos) lo que ha provocado un mayor acercamiento entre China (que ha podido sentirse “ninguneada”) y Rusia (que sin duda celebra este presunto “ninguneo”).

Escenificación del acercamiento Pekín-Moscú.

2022: MUSK (el plan del tweet)

El muy particular y exótico magnate estadounidense Elon Musk publicó un inesperado e inusual “tweet” presentando un singular y escueto plan de paz de cuatro puntos al que ya hicimos referencia en un anterior artículo: Un año de Guerra en Ucrania, causas, operaciones: posverdad o posmentira”. Reiteramos ahora lo dicho hace unas semanas:

«Esta propuesta fue presentada vía twitter en los siguientes términos:

 

  1. Elecciones en las zonas anexionadas bajo la supervisión de Naciones Unidas. Rusia abandona los territorios si esa es la voluntad popular.
  2. Crimea formalmente es parte de Rusia, como lo ha sido desde 1783 (hasta el error de Khrushchev).
  3. El suministro de agua a Crimea queda garantizado.
  4. Ucrania permanece neutral.

Aunque puedan hacerse las oportunas objeciones, el Plan de Paz de Elon Musk ha de considerarse meritorio. En primer lugar por la propia iniciativa – el famoso empresario ha sido el primero en presentar una propuesta sin complejos – y en segundo porque el plan aborda – al menos en titulares – las causas que han provocado la guerra».

2014: Minsk (papel mojado)

De nuevo nos apoyamos en un anterior y, en este caso, nada reciente trabajo: “El conflicto de Ucrania: Guerra Mundial o Guerra Fría”. Este artículo fue publicado en abril de 2015, en las primeras fases del conflicto, y en él, entre otros asuntos se trataban los acuerdos de Minsk que contemplaban un plan que, al igual que el chino, consta de doce puntos:

1.Aplicar el inmediato alto el fuego con carácter bilateral.

2.Garantizar la supervisión y verificación del alto el fuego por la OSCE.

3.Descentralización del poder, incluyendo la aprobación de una ley ucraniana sobre "arreglos provisionales de gobernación local en algunas zonas de los Óblasts (regiones) de Donetsk y Lugansk (“ley sobre el estatuto especial").

4.Asegurar la monitorización permanente de la frontera Ruso-Ucraniana y su verificación por la OSCE, a través de la creación de zonas de seguridad en las regiones fronterizas entre Ucrania y la Federación Rusa.

5.Liberación inmediata de todos los secuestrados y de todas las personas detenidas ilegalmente.

6.Elaboración de una ley de amnistía para las personas que han tomado parte en los sucesos acaecidos en los Óblasts de Donetsk y Lugansk, excepto en los casos de delitos que sean considerados graves.

7.Continuación de un diálogo nacional integrador.

8.Adopción de medidas para mejorar la situación humanitaria en el la región de Dombass, en el este de Ucrania.

9. Garantizar la realización anticipada de elecciones locales, en conformidad con la ley ucraniana (acordada en este protocolo) sobre "los arreglos provisionales de gobierno local en algunas áreas de los Óblasts de Donetsk y de Lugansk" ("ley sobre el estatuto especial").

10.Retirada de los grupos armados ilegales, equipo militar, así como de los combatientes y de los mercenarios de Ucrania.

11.Aprobación del programa de recuperación económica y reconstrucción de la región de Dombás, en el este de Ucrania.

12.Garantizar la seguridad personal de los participantes en las negociaciones.

Pronto pudo comprobarse que los Acuerdos de Minsk eran papel mojado, celebrados en el seno del llamado cuarteto de Normandía (Alemania, Francia, Rusia y Ucrania), sin la participación ni el plácet de Estados Unidos, nacieron muertos y tuvieron poco o ningún recorrido.

 

1995: Dayton (la solución imperfecta)

El oficialmente denominado “Acuerdo Marco General Para la Paz en Bosnia y Herzegovina” fue el fruto de las negociaciones que tuvieron lugar entre el uno y el veintiuno de noviembre de 1995, en la base aérea Wright-Patterson, en la ciudad estadounidense de Dayton (de ahí que también sean conocidos como Acuerdos de Dayton).  

Por su interés resulta obligado hacer mención al artículo III donde se establece la singular división interna de Bosnia y Herzegovina en dos entidades: (1) la Federación de Bosnia y Herzegovina (FBiH) y (2) la República Srpska (RS). A su vez, la FBiH adoptó un sistema de división territorial cantonal (10 cantones independientes donde conviven las comunidades croata y bosniaca).

Este plan – aunque con imperfecciones y riesgos - ha de ponerse en valor por dos razones principales, primeramente se consiguió el anhelado alto el fuego y en segundo lugar se consiguió mantener la integridad territorial de Bosnia y Herzegovina.  El sistema es complejo y , en cierto modo, artificioso pero resolvió un conflicto donde se enfrentaban, como en Ucrania, pueblos eslavos hermanos y enemigos.  Pero ¿por qué triunfó este plan? probablemente, entre otros factores, porque estuvo auspiciado por Estados Unidos.

Conclusión: El cóctel de la paz

Un metafórico cóctel que mezclase ingredientes de todos estos planes podría abrir el camino a un proceso de paz en Ucrania. No obstante, existen dos condiciones sine qua non: la primera que exista voluntad negociadora, pues de momento parece que hay más interés en echar leña al fuego que en alcanzar un alto el fuego, y la segunda que en las negociaciones participen sincera y constructivamente todas las partes implicadas; es decir países beligerantes y sus respectivos patrocinadores.

      

  


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.