¿Desea recibir notificaciones de www.defensa.com?
X
Sábado, 25 de mayo de 2024 Iniciar Sesión Suscríbase

Espantada en Bajmut: Razones para irse y para quedarse. Tocata y fuga de Wagner

GUERRA DE UCRANIA, OTRO FOCO

La controvertida PMC Wagner se ha convertido en actor principal de la batalla de Bajmut tanto a nivel bélico como mediático.

La batalla de Bajmut bien podría calificarse como trágico episodio de un doble sin fin, tanto por carecer de claro objetivo como de aparente término. El caso es que está haciendo correr tan caudalosos ríos de tinta en la prensa como de sangre en las calles. El enésimo capítulo de esta interminable historia se escribía hace unos días con un inesperado giro argumental. Uno de los protagonistas estelares, Yevgeny Prigozhin, dueño y señor de la PMC Wagner, anunció la retirada de sus mercenarios.

El teniente general Pitarch, en el diario ABC (edición del 10 de mayo) reflexionaba sobre la situación en los siguientes términos: «En el marco del pulso permanente que mantienen el patrón del grupo Wagner Prigozhin, y el ministro de Defensa ruso, Shoigu, la amenaza del primero de retirar sus milicias  del frente de Bajmut si el segundo no les suministraba armas y municiones antes del día nueve, no ha sido implementada. Incluso se hablaba de una sustitución de mercenarios “wagneristas” por los chechenos de Kadirov [..] Semejante sustitución (chechenos por “wagneristas”), aunque se produjera de manera acordada, sería una acción tan complicada como peligrosa, porque cambiar de caballo o de jinete en plena carrera no es de recibo».

Un binomio de wagnerianos cazacarros apostados con un misil antitanque 9M113 Konkurs. 

Tocata y fuga de Wagner

El líder de la PMC Wagner, Prighozin, es sin duda un personaje criticable desde las más diversas perspectivas, pero también es cierto que no dirige las operaciones desde la distancia y mantiene un continuo contacto con sus unidades. Probablemente no se le verá en las trincheras de primera línea pero la realidad es que no deja de moverse por su zona de acción conociendo de primera mano el devenir y porvenir las operaciones. Por ello pudo comprobar personalmente la baja calidad de las fuerzas que habían sido enviadas a proteger los flancos mientras los suyos asumían el esfuerzo principal tratando de finiquitar la conquista de Bajmut.

En uno de estos recorridos tuvo la oportunidad de comprobar que las fuerzas que habían sido enviadas a proteger las alas no eran las más adecuadas. Por una parte, las unidades regulares rusas no eran, ni mucho menos, de elite y estaban mal organizadas y peor pertrechadas; pero además – según declaraciones del propio Prighozin – se encontró con grupos de mercenarios en aún peor estado operativo: sin instrucción, sin experiencia y sin equipo de combate.

Este último hecho pudo haber sido el verdadero detonante de su conato de espantada. A lo que parece, Prighozin quiere tener la fama y el monopolio, o al menos la posición dominante, en el sector de las PMC rusas. Sin embargo, a raíz de la notoriedad alcanzada por la Wagner en Bajmut, le han salido competidores, entre otras la “Redut” (detrás de la cual se encuentra el entramado del gigante gasístico Gazprom) o la recién constituida Bokarev (financiada por el oligarca ruso Andrey Bokarev).

La 3ª Brigada de Asalto, heredera de la Brigada Azov, ha obtenido un significativo avance el sector de Kleshcheevka

El caso es que en algunos sectores de los flancos habían tomado posiciones elementos de estas organizaciones. El líder de la Wagner pudo comprobarlo in situ quejándose airadamente de su bajo rendimiento y argumentado además que la proliferación de PMC,s desembocaría en el colapso del sistema de recluta pues cada vez resultaba más difícil encontrar individuos dispuestos a enrolarse.   

En estas circunstancias, veamos cuales eran las razones que Prigozhin tenía para retirar a sus huestes (como persistentemente venía amenazando) y cuales para no hacerlo (como finalmente ha sucedido).

Razones para irse: Se pueden identificar dos razones principales, una antigua y otra reciente. Desde hace meses el dueño de la PMC Wagner venía quejándose de de la indiligencia del ministerio de Defensa ruso cuyo apoyo logístico llegaba tarde y mal (muy en particular en lo relativo al abastecimiento de munición), además, desde hace semanas venía advirtiendo de la acumulación de tropas ucranianas en los flancos y de la precariedad con qué estos estaban guarnecidos (tropas inexpertas, regulares y mercenarias, que, como finalmente se ha demostrado, ofrecían pocas garantías).

Razones para quedarse: También son dos las razones que aconsejaban quedarse. En primer lugar Bajmut está prácticamente tomada y sería ridículo que después de tanto esfuerzo llegase ahora Kadirov – o cualquier otro – y se anotase el tanto, la segunda razón se explica por simple reductio ab absurdum ¿Qué hacer ahora con los alrededor de cincuenta mil wagnerianos que operan en la zona?

La reacción de Ucrania

El caso es que, aprovechando el momento de tensión y confusión, el mismo 10 de mayo (fecha fijada para la retirada de Wagner) - Kiev daba orden de lanzar un potente ataque simultáneo sobre el suroeste y noreste de Bajmut con el objetivo de amenazar los flancos de los wagnerianos que tratan de liquidar los últimos focos de resistencia en el interior de la urbe. Nada más y nada menos que el propio Prigozhin se encargaba de anunciar los éxitos ucranianos.

En el flanco suroeste, en el sector de Kleshcheevka, las tropas de Kiev habían conseguido romper unos dos kilómetros de frente y penetrar unos quinientos metros;  la 3ª Brigada de Asalto (la heredera de la Brigada Azov)  había hecho huir en desorden a varias unidades de la 72 Brigada Mecanizada rusa. En el flanco noreste, se lograron avances de unos 600 metros, en dos ejes, al noreste y al sureste de Bogdanovka, logrando aliviar la presión en la carretera O0506, última vía de abastecimiento y refuerzo  que conduce a Bajmut desde la vecina Cahsov-Yar.

La sorpresa y el éxito inicial son incuestionables, aunque nuevamente el líder de la Wagner ha anunciado que sus “muchachos” han ido a taponar las brechas a la vez que siguen avanzando en la ciudad. La realidad es que los combates siguen desarrollándose con gran intensidad, habrá que esperar unos días para valorar el desenlace y alcance de las operaciones en curso.

Mapa de situación en el frente de Bajmut (actualizado el 12 de mayo de 2023)  

Bajmut, tenga o no una gran importancia estratégica, se ha convertido en un irrenunciable icono para ambos bandos y, sin duda, va camino de convertirse en una batalla que podría determinar el curso de la guerra. Moscú había dejado que los mercenarios de la Wagner llevasen el peso de los combates y, lenta y metódicamente, estaban a punto de hacerse con la ciudad. Ahora Kiev, que venía perdiendo terreno a pesar de la resistencia de la guarnición (últimamente  reforzada con Fuerzas de Defensa Territorial), parece haber echado toda la carne en el asador enviando a ese frente a sus mejores unidades, entre ellas la temible Brigada Azov, ahora reconstituida y renombrada como 3ª Brigada Independiente de Asalto (emblemática y controvertida unidad a la que, en breve, prometemos dedicar un artículo).

Las idas y venidas de la batalla han certificado lo que, a la postre, no constituye sino una palmaria evidencia. Las tropas de refresco enviadas a la ciudad – regulares o mercenarias, rusas o ucranianas – suelen encuadrar a personal con poca experiencia y, las más de las veces, aún menos convicción. Los novatos tienen pocas oportunidades frente a unidades – ucranianas o rusas, mercenarias o regulares – cuyos supervivientes, con meses de durísimos combates a sus espaldas, son, precisamente por seguir vivos, los más curtidos, avezados y feroces guerreros.

 

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.