Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

El Sahel, punto clave en la reestructuración de las misiones exteriores de las Fuerzas Armadas españolas

Potenciar la presencia de las Fuerzas Armadas en el cada vez más problemático Mali y una importante reducción de los efectivos en Irak son los dos puntos clave de la reestructuración programada por el Ministerio de Defensa para los despliegues en misiones exteriores.

Este plan no significa, en cualquier caso, abandonar los compromisos de España en la operación Inherente Resolve, que lucha contra el terrorismo islámico en Irak. La reestructuración estaría en línea con la actual política de seguridad del Gobierno que quiere dar la máxima prioridad a la actuación en el Sahel, la extensa y convulsa región al sur del Sahara, donde se gesta buena parte de los problemas exteriores que luego se trasladan a España.

Así, al terrorismo islámico, se suma el tráfico de drogas y de seres humanos que presionan las fronteras de Ceuta y Melilla y se trasladan en embarcaciones a Canarias y al sureste de la Península.  Ante estos retos, el Ministerio de Defensa responderá con el refuerzo de la presencia de las Fuerzas Armadas (FAS) en la región, principalmente en favor del dispositivo de la UE, European Union Training Mission in Mali (EUTM Mali), al que se aportarán unos 300 efectivos adicionales, para reforzar lo que se define como Presencia Avanzada.

Además, ya se han incrementado los elementos aéreos en el escenario con un avión de transporte adicional C295 del Ejército del Aire en el destacamento Marfil,  que opera desde Dakar (Senegal). Así mismo, el Estado Mayor de la Defensa (EMAD) habría puesto a disposición del EUTM Malí uno de los aviones de transporte Airbus 400M, del Ala 31 del Ejército del Aire, en caso de ser requerido, como ya se previó a principios de año.

Se estaría estudiando enviar a Malí dos modernos NH90 de la Aviación de Ejército/FAMET (Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra), que podrían asegurar las misiones de Evacuación Sanitaria (EVASAN) en el cada vez más hostil ambiente del Sahel. En varias ocasiones, desde hace varios años, Francia, que lidera la operación Barkhane que lucha directamente contra el yihadismo junto a los países del G5 (Burkina Faso, Chad, Malí, Mauritania y Níger),  ha solicitado a España reforzar la capacidad de helitransporte en esta región, más teniendo en cuenta la gran inter-operatividad de las FAMET con sus  colegas del ALAT.                                                                                               

En 2021 la responsabilidad de dirección del EUTM-Malí estará encomendada al Eurocuerpo, que pondrá al mando de la misión al general de Brigada Fernando Gracia, militar del Ejército de Tierra (ET) actualmente destinado a esa estructura de defensa de la UE.

Este mayor esfuerzo en el Sahel, que entra dentro de la lógica de combatir el yihadismo en esta zona de África cuya entrada, Mauritania, está a una hora de avión de Canarias, corre parejo a una disminución del que se viene aplicando en Irak. La aportación española a la operación Inherent Resolve, que liderada por Estados Unidos lucha contra el terrorismo islámico en Irak y Siria desde 2014, será reducida, dado que la buena marcha de la guerra, que en Irak ha pasado a ser asimétrica, ya no precisa de la masiva formación de las unidades del ejército iraquí. Así, está previsto el final de la presencia española en la base de instrucción de Besmayah, que de hecho con el Covid-19 se redujo mucho.  Próximamente los militares españoles transferirán las instalaciones de la base “Gran Capitán” al Ejército de Tierra iraquí.

No obstante, seguirá la importante presencia española en otros destacamentos en el país árabe. Así, en las instalaciones aeronáuticas del US Army de Camp Taji, aunque se retirarán los tres helicópteros Boeing CH-47D Chinook de las FAMET, que deben someterse a su actualización en Estados Unidos, las FAMET mantendrán su trabajo de transporte de tropas y material en Irak integrados en una unidad superior del US Army, con sus tres AS532 Cougar, que podrían ser reforzados por otros tantos NH90, como ya se planificó a primeros de año. Además, se mantendrá la presencia de las fuerzas especiales españolas y en la misión de la OTAN en Bagdad. La  presencia española bajará de los 500 efectivos presentes a primeros de  este año a unos 200.   (Julio Maíz Sanz)

Foto: Entrenamiento de fuerzas locales por la EUTM-Mali. (foto EUTM-Mali).


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.