Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

De Asia al Sahel: los despliegues internacionales de las tropas españolas cambian de eje

El Ministerio de Defensa retirará el grueso de sus efectivos desplegados en Irak y Afganistán, una acción estratégica en la política exterior que tendría como objetivo final reforzar la presencia española en el Sahel , territorio que tiene la consideración de frontera avanzada de la Unión Europea, ocupando España la primera línea.

Aunque oficialmente España no finalizará su presencia en esos dos países asiáticos, sí retirará el grueso de sus fuerzas en ambos. Así, a finales de julio, aprovechando el programado relevo, la presencia española en base “Gran Capitán”, en Besmayah, Irak, quedará muy disminuida en una misión que se centraba en el entrenamiento de las fuerzas iraquíes. Ya a mediados de marzo, el Ministerio de Defensa ordenó el repliegue de unos 350 efectivos de los 530 efectivos allí desplegados.         

La medida se enmarcaba en la línea de lo acordado con otros países de la Coalición Internacional que sostienen la operación Inherent Resolve contra los terroristas islámicos del Daesh, que pusieron en marcha un importante recorte de tropas ante la paralizaran del adiestramientos al ejército iraquí debido a la pandemia del Covid-19.

En Irak permanecerá la Task Force “Toro”,  formada por 80 militares de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra (FAMET) que operan tres helicópteros Boeing CH-47D Chinook y otros tantos Airbus Helicopters AS532 Cougar basadas en Camp-Taji, que incluso se potenciará con nuevo material, como los NH90.

Tampoco se retirarán las fuerzas especiales,  que además operan un UAV  Orbiter, para formar y apoyar en sus operaciones a sus homólogos iraquíes, labor que se realiza en sendos acuartelamientos de Bagdad y Al Taqaddum. Para el próximo año, también volverá el grueso de los efectivos en Afganistán, unos 70 efectivos militares, formadas principalmente por personal del Mando de Operaciones Especiales (MOE). Ello estaría en línea con la salida de los 13.000  efectivos de Estados Unidos, en el marco de la retirada pactada en febrero entre la Administración Trump y los talibanes en Doha (Catar).

Aunque algunas fuentes aseguran que las fuerzas españolas se trasladarán a otros puntos de mayor interés para la OTAN, todo indica que España optará para reforzar su presencia en los escenarios internacionales alineados con su política de Presencia Avanzada que nos apuntaba el teniente general Carlos Palacios Zaforteza. Este militar asumirá, en la reorganización de las fuerzas del Ejército de Tierra (ET), el mando de todas las que están basadas en la parte del territorio nacional en suelo africano o frente a sus costas  (Canarias, Ceuta, Melilla, y los peñones y archipiélagos sitos en el norte del Continente).

El epicentro de la Presencia Avanzada es el Sahel, donde las Fuerzas Armadas españolas tienen actualmente despliegues permanente en Senegal y Malí. En estos momento, tal y como adelantó defensa.com el Ejército del Aire ha concentrado el grueso de sus efectivos y material aéreo en dicha instalación tras cerrar el destacamento de Libreville (Gabón). En Malí, donde España tiene tropas (del ET y de Infantería de Marina) integrado en la denominada European Training Mission Mali (EUTM-Mali) es donde se incrementaría la fuerza desplegada, ya no sólo por las continuas peticiones de Francia, un aliado fundamental de España, sino para  reforzar la seguridad en un territorio cada vez más azotado por el terrorismo islámico, la inmigración ilegal y los tráficos ilícitos. (Julio Maíz Sanz).

Fotografía: Fuerzas españolas supervisan el entrenamiento de sus colegas en Besmayah. (foto EMAD).


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.