Domingo, 29 de enero de 2023 Iniciar Sesión Suscríbase

La Armada rusa arma con torpedos nucleares Poseidon al submarino Belgorod

El sistema de pruebas del Poseidon (Ministerio de Defensa de Rusia)

La agencia oficial rusa de noticias, Tass, ha publicado dos inquietantes notas en el marco del conflicto de Ucrania acerca del principal arma del submarino de la Armada Rusa Belgorod, el Poseidon, un ingenio de propulsión nuclear que combina características de torpedo y vehículo autónomo no tripulado.

La nota más reciente de Tass fechada el pasado día 16 anunciaba la fabricación del primer lote de “drones con armamento nuclear Poseidon” para el submarino “Belgorod”, al que se refieren con el apelativo de submarino de “propósito especial” o proyecto 09852. Tass se hacía eco de fuentes militares y de la industria de defensa rusas sin precisar más detalles. Las preocupantes características de este submarino fueron analizadas en julio del año pasado.

Este primer lote estará pronto listo para la entrega al submarino rezaba la nota en la que se afirmaba que ya se han llevado pruebas de los diferentes sistemas que componen el Poseidon, incluyendo su planta de propulsión nuclear.

Escasamente una semana antes, el 10 de enero, otra nota de Tass informaba de que el “Belgorod” había completado una serie de pruebas para comprobar la capacidad de lanzamiento del Poseidon a distintas profundidades, empleando para ello una maqueta a escala real del torpedo, citando de nuevo fuentes del Ministerio de Defensa ruso. El submarino está realizando desde junio del año pasado pruebas en el Mar de Barents según la misma fuente.

El UUV Status-6 o Poseidon (Ministerio de Defensa de Rusia)

El UUV nuclear Poseidon

El principal argumento del “Belgorod” es el sistema Status-6, ahora denominado Poseidon (código OTAN Kanyon), un ingenio que combina características de torpedo y de submarino no tripulado (Unmanned Underwater Vehicle o UUV). Y es que cada uno de esos UUV Poseidon tiene un tamaño de 20 metros de largo, está propulsado por un reactor nuclear y carga a su vez una cabeza nuclear de 100 megatones, aunque también puede portar cargas convencionales.

Publicitado como un arma de ataque a costa, diseñado para dejar fuera de combate ciudades occidentales y negar el uso de las instalaciones militares y económicas, provocando “tsunamis nucleares”, también puede ser empleado como un torpedo contra portaviones y sus grupos de combate.

Es por sí mismo un submarino con capacidad para navegar a 1.000 metros de profundidad y con un alcance en teoría ilimitado gracias a su propulsión nuclear. El “Belgorod” puede portar nada menos que seis de estos ingenios, no es de extrañar que semejante combinación haya sido catalogada como “arma del juicio final” (doomsday) en Occidente.

La famosa filtración de los medios rusos (captura BBC)

El Poseidon, fue desvelado en noviembre de 2015, denominado entonces “sistema oceánico multipropósito Status-6” durante una ceremonia televisiva en la que se pudo ver un informe sobre el torpedo y el submarino, rápidamente recogida por los medios occidentales.

Entre la descripción del Status-6 se afirmaba que “está diseñado para destruir importantes instalaciones económicas del enemigo en áreas costeras y causar daños devastadores creando áreas contaminadas con radiactividad, dejándolas inutilizables para usos militares o económicos durante mucho tiempo”. Muy tranquilizador.

El Poseidon es una de las seis armas estratégica que el presidente Vladimir Putin anunció el 1 de marzo de 2018. Sería por tanto una suerte de arma nuclear disuasoria, más discreta si cabe que los misiles balísticos intercontinentales y que aseguraría una capacidad de segunda respuesta en caso de guerra nuclear, dada la imposibilidad de detectarlo a tiempo.

El submarino Belgorod

Desde que en 2015 los medios de comunicación rusos cometieran un pequeño “desliz” publicando información sobre el submarino “Belgorod” y sus torpedos nucleares “Poseidon”, poco se había vuelto a hablar de él, hasta julio del año pasado, cuando el submarino fue entregado a la Armada Rusa.

El astillero Sevmash publicó una pequeña nota en la que se hacía eco de la entrega del submarino “Belrgorod” al que se refirió como una herramienta de investigación de aguas profundas, apto para misiones de rescate, con una pequeña mención a su capacidad para portar los sistemas nucleares Poseidon. La agencia rusa TASS se hizo eco del evento y a partir de ahí los medios occidentales volvieron a ponerlo en titulares.

El submarino “Belgorod”, también denominado Proyecto 09852 o K-329 es el mayor submarino construido en los últimos 30 años, con 184 metros de eslora y 30.000 toneladas de desplazamiento, es un buque único destinado a realizar múltiples tareas especializadas.

Algunas de las imágenes del Belgorod (H.I. Sutton para Navalnews)

Fue puesto a flote el 23 de abril de 2019 y durante el acto de entrega y recepción de su bandera de combate, el comandante en jefe de la Marina Rusa, Nikolay Yevmenov se refirió a las misiones “científicas” que podría desempeñar el submarino

El “Belgorod” es un submarino de propulsión nuclear, de la clase Oscar II modificado, diseñado para actuar como plataforma de operación o buque nodriza para diferentes tipos de submarinos tripulados y no tripulados y desplegar equipos de interceptación de los sistemas de comunicaciones submarinas occidentales y para desplegar y sostener el sistema de escucha y localización submarina ruso Harmony.

El submarino “Belgorod” respondería directamente del presidente ruso Vladimir Putin, no estando técnicamente incluido en la estructura de mando de la Marina rusa. Concretamente depende del Directorio Principal de Investigación del Mar Profundo (Glavnoye Upravleniye Glubokovodnykh Issledovaniy o GUGI según su acrónimo en ruso). (José Mª Navarro García)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.