Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

El cuarto portaaviones de la Armada china podría ser de propulsión nuclear

Es probable que el próximo portaaviones de China, que sería el cuarto, esté propulsado con un reactor nuclear, según fuentes cercanas a la Armada del Ejército Popular de Liberación (EPL) de China.  La expansión naval militar China es continua, en su afán de acercarse a los parámetros de la marina de los Estados Unidos o US Navy, es ya la segunda más poderosa del planeta. Un proceso que se ha desarrollado además en un tiempo record, ya que en muy pocos años ha pasado de ser una fuerza se defensa de su amplia Zona Económica Exclusiva (ZEE) a tener una auténtica flota de alta mar o aguas azules.

Uno de sus principales objetivos es dotarse de un portaaviones de propulsión nuclear, que seguirá al evolucionado del tipo 003.  Ahora sabemos que, tras un retraso de dos años por problemas técnicos, los trabajos de construcción del buque se han reanudado a principios de este año, según informó el medio chino South China Morning citando una fuente militar.  “Los constructores navales y los ingenieros de propulsión de buques están deseosos de lograr un avance significativo con la construcción del cuarto portaaviones (…) Será un salto tecnológico para la industria naval… pero la construcción puede llevar más tiempo que la de su buque hermano debido a los diferentes sistemas de propulsión”.

China ya tiene dos portaaviones operativos y  el tercero,  que se espera sea botado este año, son  todos de propulsión convencional. Una segunda fuente asegura que la Comisión Militar Central China estudia una propuesta del consorcio naval  China State Shipbuilding Corporation (CSSC) para utilizar energía nuclear en el cuarto portaaviones, aunque no confirmó si se había tomado una decisión, sí manifestó que sería una “decisión muy audaz y llena de desafíos”.  El CSSC afirmó en febrero de 2018 que había comenzado a desarrollar un portaaviones de propulsión nuclear, que ayudaría a la Armada del  EPL “realizar su transformación estratégica y su capacidad de preparación para el combate en aguas profundas y océanos abiertos cara al 2025”.

En 2019, China General Nuclear Power Group licitó un contrato para construir un buque de propulsión nuclear de 30.000 toneladas, que describió como una “plataforma experimental”. La primera fuente dijo que la “plataforma experimental” pretendía ser una forma de probar los reactores nucleares y demás tecnologías complementarias que más tarde se instalarían en los portaaviones.

Las noticias publicados acerca de los progresos de la Armada china el año pasado mostraban también que había comprado una serie de informes tecnológicos sobre cómo desarrollar y construir un sistema de propulsión nuclear. Esta decisión, aunque muy costoso, ahorrará parcialmente los graves riesgos tecnológicos que implican un desafió de desarrollo naval de esta características, que hasta la fecha solo han logrado las industrias navales de Estados Unidos y Francia. Aunque en ese sentido la Armada del Ejército Popular de Liberación cuenta con una importante experiencia en este campo, ya que se ha dotado y opera con más de una docena de submarinos de propulsión nuclear, entre ellos los de Tipo 091, el Tipo 093 y el Tipo 095.             

No se sabe qué desplazamiento tendrá este cuarto portaaviones chino, pero el tercero tiene un desplazamiento de unas 85.000 toneladas, por lo que se supone que el tonelaje será superior. Lu Li-Shih, antiguo instructor de la Academia Naval de Taiwán, dijo que si el EPL decidía utilizar la energía nuclear para su cuarto portaaviones, era posible que el CSSC reconvirtiese en el futuro las turbinas de vapor que propulsan los otros citados portaaviones con reactores nucleares. (Julio Maíz Sanz).

Fotografía: Uno de los actuales portaaviones chinos, el cuarto será posiblemente nuclear (foto Armada del Ejército Popular de Liberación).


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.