Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Canadá elige el Airbus DS C295W para sus misiones de búsqueda y rescate

Como avanzamos el pasado miércoles, el gobierno de Canadá anunció finalmente la elección del biturbohélice Airbus Defense and Space (DS) C295W para su programa de búsqueda y rescate con aeronaves de ala fija FWSAR (Fixed-Wing Search and Rescue Program), mediante el cual la Royal Canadian Air Force (RCAF) comprará 16 aviones adaptados para SAR, que incorporarán importantes componentes de la nación americana (cerca del 20 por ciento de ese modelo ya lo es), como motores de Pratt & Whitney Canada.

El contrato también incluirá el mantenimiento en condiciones operativas durante todo el ciclo de vida útil, que será suministrado allí por una empresa conjunta, AirPro, constituida por Airbus DS y PAL Aerospace. Los pilotos recibirán entrenamiento en un nuevo centro desarrollado por CAE y los sistemas electro-ópticos para las misiones FWSAR serán suministrados por L3 Wescam. Las entregas comenzarán tres años después de la adjudicación del contrato.

Una vez en servicio, se sumarán a los 5 birreactores Airbus CC-150 (A310 MRTT) utilizados para misiones de reabastecimiento en vuelo, transporte y traslado de pasajeros VIP (1 de ellos, cuyas modificaciones para este fin costaron la exagerada cifra de 56 millones de dólares, por lo que le apodan como el Tah Mahal volante), que en 1995 remplazaron a los veteranos Boeing CC-137 (707) de transporte y antes habían operado para la quebrada compañía aérea Wardair y después por Canadian Airlines. Dos de ellos fueron transformados para reabastecimiento en vuelo (CC-150T) en 1997, sustituyendo a los últimos KC-137, estando todos asignados al 437º Escuadrón en la Base Aérea de Tenton (Ontario). Una vez cerrado el contrato, 185 aviones C295 habrán sido encargados por 25 países distintos.

 

Foto: Así serán los C295 canadienses.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.