¿Desea recibir notificaciones de www.defensa.com?
X
Sábado, 25 de mayo de 2024 Iniciar Sesión Suscríbase

Mercenarios de Wagner versus chechenos de Ajmat, Bajmut versus Marinka

UCRANIA, OTRO FOCO

Los chechenos son temidos en el campo de batalla por su fama de fieros y despiadados combatientes.
Los chechenos son temidos en el campo de batalla por su fama de fieros y despiadados combatientes.

No hace ni una semana que el muy singular Yevgueni  Prigozhin retiró del frente a los mercenarios de la Wagner, cuando otra no menos exótica figura, el checheno Ramzán Kadirov, entra en escena. Analizamos en clave comparativa los parecidos y diferencias entre estos líderes, las fuerzas bajo su mando y sus objetivos.

Prigozhin VS Kadirov

Comenzaremos por lo que diferencia a estos inefables personajes. Prigozhin, alias “el cocinero de Putin” es un rico oligarca ruso dueño de un conglomerado empresarial que realiza las más variopintas actividades, entre otras compañías podemos citar la “Internet Research Agency”, la “Concord Management and Consulting”, la “Concord Catering” y, la hoy por hoy más famosa, la archiconocida Private Military Company Wagner”.

Kadirov, “el chacal de Chechenia”, es un líder político que en la actualidad ostenta la jefatura de la república, es hijo de Ajmat Kadirov, que fue presidente de Chechenia entre octubre de 2003 y mayo de 2004 (falleció víctima de un atentado con una mina explosiva). En febrero de 2007, casi tres años después del asesinato de Ajmat, Ramzán Kadirov accedió al mismo cargo que tuvo su difunto padre. Por citar alguna otra diferencia, señalar que Prigozhin es cristiano ortodoxo, Kadirov suní ultraortodoxo, el primero tiene dos hijos, el segundo doce.

En lo que concierne a las similitudes, ambos son amigos y protegidos de Putin (aunque hay quien afirma que tal relación no es del todo sincera y registra peligrosos altibajos). Los dos – cada uno en su estilo – son extremadamente extravagantes, fantásticos y fantasiosos, con insaciable afán de protagonismo y delirante sed de grandeza. En lo que respecta a su postura ante la guerra, son abiertamente belicosos y beligerantes y rivalizan en el empeño de alcanzar honores y gloria en lucha sin cuartel contra sus enemigos, ora étnicos, ora religiosos, ora políticos…

 

Ramzán Kadirov, el polémico y belicoso presidente checheno durante una arenga a sus fuerzas.

Wagner versus Ajmat

La Wagner es una compañía militar privada que encuadra tropas mercenarias que, como tales, combaten por un sueldo al que, en ocasiones, pueden unirse otros incentivos (a modo de ejemplo recordar como Moscú autorizó la recluta de presidiarios a los que se les ofrecía la suspensión de la condena a cambio de alistarse). A pesar de su polémica motivación y cuestionable actuación, los wagnerianos suelen ser combatientes con instrucción y experiencia, por lo que su rendimiento en combate es notable.

La Ajmat es una unidad de élite que lleva el nombre del asesinado padre del actual líder checheno. Se trata de una fuerza especial fuertemente adoctrinada que depende directamente de Kadirov y que actúa como una especie de guardia pretoriana al servicio del presidente. Son soldados intensamente fanatizados en un doble frente: político (juramento de fidelidad a Chechenia y su líder) y religioso (muyahidines convencidos de que la muerte en guerra santa constituye pasaporte directo al paraíso). Esta dupla motivación les convierte en extraordinarios, terribles y temibles combatientes.

 

Un combatiente checheno armado con un AK19 avanza en vanguardia de un grupo de camaradas durante la batalla de Mariupol.

Bajmut versus Marinka

Los hombres de la Wagner se encontraban en la zona Bajmut desde el comienzo de la invasión. En los últimos meses, los wagnerianos han ido avanzando lenta pero inexorablemente - calle a calle, edificio a edificio - con tal tesón y perseverancia que el pasado mes de abril, decidimos arriesgar un pronóstico con un artículo de premonitorio y fatídico titular: “Mercenarios rusos de Wagner frente a Tropas de Defensa Territorial: en Bajmut la suerte está echada[1]. Y así fue, aproximadamente un mes después la ciudad caía en manos de Wagner; el 20 de mayo, Prigozhin hizo público un video anunciando la toma total de la ciudad y dando la misión por cumplida.

En la misma medida en que la importancia de la caída de Bajmut se minimiza en Ucrania, se magnifica en Rusia. A los ojos de los rusos, Prigozhin es héroe y artífice de una importantísima victoria que - aún a costa de grandes pérdidas - ha supuesto un duro golpe para la moral ucraniana y un bálsamo para la rusa.

El propio líder de la Wagner reconoció el enorme coste de la batalla: "Durante el período de la operación especial, 50.000 personas fueron reclutadas entre los prisioneros. El 20% de ellas [10.000] murieron. El mismo número [10.000] de combatientes Wagner a tiempo completo también murieron"; aunque también afirmó que las bajas ucranianas fueron aún mayores, según sus declaraciones, unos 50.000 muertos y aproximadamente otros tantos heridos.

Los chechenos de Kadirov, también estuvieron presentes en Ucrania desde el principio de la incursión de las fuerzas rusas. Sin embargo, aunque participaron en operaciones importantes como la batalla de Mariupol, lo cierto es que, hasta la fecha, han pasado por el conflicto sin grandes penas ni glorias.

 

Al objeto de aliviar la presión sobre Donetsk, los esfuerzos rusos se dirigen a la conquista de Marinka y Avdivka

 

Ahora el éxito y fama de los de la Wagner parece haber exaltado los ánimos de estos belicosos hombres ávidos de guerra y fama. Kadirov, que probablemente quiera emular y superar a Prigozhin, a través de su canal de Telegram ha hecho el siguiente anuncio: "Sin esperar la ofensiva de Ucrania y la OTAN, la unidades de 'Ajmat” pasan al ataque. Nos aburrimos de esperar. Los satánicos recibirán su merecido castigo […] las unidades chechenas deben empezar a actuar para liberar una serie de localidades".

Teniendo en cuenta el mensaje, podría ser que la primera localidad de la lista fuese la Marinka, a la que probablemente esperé un destino muy parecido al de Bajmut. Se trata de una pequeña población que, situada a unos 15 kilómetros al suroeste de Donetsk, permanece en poder de las tropas de Kiev.

Se da la circunstancia de que al noreste y más o menos a la misma distancia hay otro enclave ucraniano, Avdivka. Ambas localidades se han convertido en auténticos fortines, desde donde la artillería ucraniana tiene alcance suficiente para hostigar la capital de la autoproclamada República Popular de Donetsk e impedir el uso de su aeropuerto. Unidades del Iº Cuerpo de Ejército llevan meses atacando Avdivka y, aunque con grandes dificultades, parece que poco a poco están completando el cerco.

En esta situación, es más que probable que los chechenos de Ajmat hayan recibido la misión de conquistar Marinka donde, hasta la fecha, los avances de la Vª Brigada de Infantería Mecanizada son mucho más modestos.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.