Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Santa Bárbara no recurrirá la resolución que dejó desierta la firma del contrato del 8x8 y mantiene el diálogo con Defensa

La compañía española General Dynamics European Land Systems - Santa Bárbara Sistemas no recurrirá la decisión de la Dirección General de Armamento y Material (DGAM) del pasado mes de diciembre según la cual el contrato de producción de los 348 Vehículos de Combate de Ruedas (VCR) “Dragón” quedaba desierto. Además mejorará su propuesta para tratar de superar las diferencias actuales con el Ministerio de Defensa, ya que este contrato es actualmente su máxima prioridad.

Santa Bárbara Sistemas apuesta por un proceso de negociación que conduzca a la mejor solución para todas las partes implicadas en el proceso, siendo plenamente consciente de que se trata de un programa urgente para el Ejército de Tierra, que lleva diez años esperando el reemplazo del Blindado Medio de Ruedas (BMR).

Por ello y ante la posibilidad ya confirmada de que se ponga en marcha un nuevo programa en el que puedan entrar nuevos oferentes, Santa Bárbara Sistemas va a seguir trabajando en la evaluación de opciones y alternativas que permitan superar las diferencias actuales con el objetivo último de mejorar la propuesta que fuera descartada.

Ante esta nueva licitación, la compañía defiende que su opción industrial plantea ventajas dada su implantación industrial en España y que se trata de un desarrollo propio (el Dragón) que no depende de tecnología procedente de otros países. Las opciones que se plantean ante la situación actual fueron analizadas en diciembre después de que se confirmara el contrato de producción del Dragón al dejar desierta la licitación.

Declaración institucional

En este marco, la Junta General del Principado de Asturias ha emitido un Declaración Institucional sobre la necesidad de producir en la Fábrica de Trubia el 8x8 del Ejército español. Reproducimos a continuación el contenido del mismo:

“En 1794 se ubicaba en Trubia la que entonces se llamó “Real Fábrica de Municiones y Armas portátiles”, emplazamiento elegido por razones estratégicas y por la cercanía de minas para su abastecimiento. Sin duda, fue uno de los primeros pasos para la industrialización de Asturias. Siguiendo la tradición de la época, llegó a ser casi autosuficiente para la comunidad de personas que trabajaban en ella, acogiendo dentro del propio recinto todas las instalaciones fabriles, así como las casas del personal militar, las de los trabajadores con sus huertas, pabellones para servicios internos, su propio taller de ladrillos refractarios para sus hornos, talleres de fragua o carpintería, y un ferrocarril que comunicaba las distintas secciones del recinto, y a su vez este con la vía del ferrocarril del Norte.

Albergó innovaciones técnicas en sus altos hornos, inicialmente para el proceso de fundición y posteriormente para la producción de aceros. Y también organizativas, con la primera escuela de aprendices de España. En su conjunto, supuso un verdadero hito en nuestra región y sin duda un motor económico desde entonces.

Como empresa pública, creada en 1960 con el nombre de Empresa Nacional Santa Bárbara, fue parte del Instituto Nacional de Industria (INI) y de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), para posteriormente, en 2001, integrarse como nueva unidad de negocio de General Dynamics Combat System Group, uno de los principales proveedores de defensa a nivel mundial y pasando a denominarse Santa Bárbara Sistemas.

Su actividad industrial y empresarial, ejecutada desde la fábrica de Trubia, ha convertido a Santa Bárbara Sistemas, en un referente mundial. Por esta razón en el año 2015 el Ministerio de Defensa firmó un contrato con esta empresa para el desarrollo de los programas tecnológicos de cinco prototipos del futuro vehículo de combate sobre ruedas 8x8, del Ejército español, lo que supuso una excelente noticia para la planta industrial asturiana.

Posteriormente, en julio de 2019 el Consejo de Ministros autorizó el desarrollo y la fabricación de este nuevo vehículo, a esta empresa, lo que suponía la construcción de 348 unidades por un importe de 2.100 millones de euros, el mantenimiento de los más de 1.100 empleados existentes, la creación de 700 nuevos puestos de trabajo (directos e indirectos) y una intensa actividad hasta 2030.

Ahora bien, en diciembre de 2019, por cuestiones técnicas, operativas y económicas la adjudicación del contrato quedó desierta. En este nuevo contexto, la empresa Santa Bárbara Sistemas ya ha anunciado que revisará su propuesta para conseguir el contrato y consolidar así sus planes de aumento de empleo y actividad de la planta asturiana. La pérdida de este contrato, de producirse, supondría una dificultad añadida en la posición competitiva internacional de la empresa, la renuncia a los anunciados planes de aumento del empleo o actividad de la planta asturiana, y un perjuicio a una industria estratégica para nuestra región por la capacidad de innovación y de creación de empleo cualificado.

Por todo ello, la Junta General del Principado de Asturias: 

Solicita al Gobierno de España que, en el marco legal existente, haga lo posible para superar las diferencias actuales de modo que, tanto por razones de seguridad nacional como de interés industrial, Santa Bárbara Sistemas sea la empresa encargada del desarrollo y fabricación del nuevo vehículo blindado sobre ruedas 8x8 del Ejército español, y que para ello, además de tener en cuenta el mantenimiento de la actividad, el crecimiento del empleo previsto y el nivel competitivo internacional de la Fábrica de Trubia, lo haga el arraigo de la empresa en Asturias, la experiencia de los trabajadores, la necesidad de evitar deslocalizaciones empresariales y el apoyo a la industria auxiliar de defensa de nuestra Comunidad Autónoma”. (José Mª Navarro García)

Fotografía: El Piraña V es la base de los demostradores (GDELS-SBS)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.