Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Defensa comenzará en semanas un nuevo programa de adquisición del 8x8 para el Ejército de Tierra

Tras despedir el pasado año con la decisión de la Dirección General de Armamento y Material (DGAM) de declarar desierto el contrato de producción del Vehículo de Combate de Ruedas (VCR) 8x8 “Dragón”, se contempla ya la puesta en marcha un nuevo contrato negociado y abierto a aquellas empresas del sector que cumplan con los requisitos establecidos en el Pliego de Prescripciones Técnicas (PPT) que se elaborará a tal efecto.

Según nos confirma el Ministerio de Defensa, “se está estudiando las posibles alternativas que permitan cumplir con los requisitos operativos fijados por el Ejército de Tierra para este vehículo, cumpliendo los plazos de entrega y un plan Industrial que asegure y preserve las capacidades industriales y tecnológicas nacionales fomentadas con este programa. Todo ello, dentro de los límites del techo de presupuestario aprobado a mediados de 2019 por el Consejo de Ministros, es decir, los 2083 millones de euros para la adquisición de los primeros 348 vehículos.

En este momento se están analizando las alternativas, por lo que ahora mismo no hay un plazo estimado aunque el programa sigue siendo prioritario para el Ministerio, como recordó recientemente la ministra de Defensa Margarita Robles, por lo que se espera que en las próximas semanas pueda comenzar un nuevo proceso de adquisición que permita dar respuesta a las necesidades del Ejército de Tierra lo antes posible.

Implicaciones

Aunque surgen muchas dudas todavía en lo referente a la naturaleza del nuevo contrato, según afirma el Ministerio, se pondrá en marcha un contrato “abierto” es decir, que deberán poder participar las empresas que en su momento estuvieron interesadas en participar en el programa y que incluso llegaron a organizar estructuras empresariales en nuestro país. Pero también abierto a las empresas que cumplan los requerimientos técnicos establecidos por el Ejército de Tierra y que se preserven las capacidades industriales desarrolladas en torno al programa.

Son los casos por ejemplo del consorcio germano-holandés Artec que fabrica el Boxer, de la francesa Nexter con el VBCI, de la finlandesa Patria con el AMV o de Iveco con el Freccia. Desde entonces los modelos presentados han evolucionado, han sido adquiridos en otros países y adaptados a diferentes requerimientos y las estructuras empresariales planteadas, en algunos casos con fabricación en España, tendrían que ser revisadas. En este caso tampoco podría descartarse por ahora que otros nuevos contendientes presentaran al menos sus candidaturas, vistos los desarrollos recientes por ejemplo de compañías turcas o asiáticas.

Ante este panorama cobra sentido la visita a la OCCAR (Organisation Conjointe de Coopération en matière d'Armement u Organización para la Cooperación Conjunta de Armamento) que está previsto realice una delegación de la DGAM a finales de mes. Recordemos que entre los programas europeos que gestiona la OCCAR están el 8x8 Boxer ya citado, estructura en la que se encuadran las ventas a Alemania, Holanda, Lituania y Reino Unido.

Se mantienen sin embargo las dudas en lo referente a los programas tecnológicos, que recordemos tenían por objetivo reducir los riesgos en la fase de fabricación, fabricando cinco demostradores tecnológicos que combinan los programas tecnológicos, desde el sistema de misión, los de armas, el grupo Motopropulsor y otros tantos para los que se destinaron más de 90 millones de euros. Estos demostradores serán entregados antes de que acabe mayo y serán evaluados por la Brigada de la Legión. Sin embargo surge la duda de si estos demostradores y su evaluación servirán para el futuro programa si no se elige la misma plataforma (Piraña V de GDELS-SBS) ni los sistemas que se han integrado o si cada uno de los nuevos candidatos está dispuesto a integrar sistemas exógenos como motores, transmisiones, sistemas de armas o de misión, que no son los de origen, una de las casusas como hemos analizado del devenir del programa VCR en España.

Sí seguirían siendo útiles y se habrían amortizado total o patriciamente los 90 millones si se mantiene la plataforma y los principales equipos analizados e integrados, si bien no es descartable que los nuevos requisitos técnicos recogidos en el PPT afecten a otros sistemas o equipos que podrían considerarse no críticos y a los que se podría renunciar para abaratar el coste unitario de cada vehículo. Baste recordar que los insuficientes presupuestos disponibles en comparación con los requisitos técnicos fueron la principal causa argumentada por GDELS-SBS tras la decisión de dejar desierto el contrato de producción. (José Mª Navarro García)

Fotografía: Podrían contemplarse nuevas opciones para el VCR (GDELS-SBS)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.