Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La premura del Gobierno inclina la balanza sobre el ESSM para la F-110

Finalmente la próxima fragata para la Armada española, la F-110 de Navantia, contará con el misil ESSM (Evolved Sea-Sparrow Missile) de Raytheon como elemento de defensa antiaérea de corto alcance. Sorprende no tanto la elección de este sistema de armas, que como informamos anteriormente, era el preferido de la Armada, frente al Sea Ceptor de MBDA, sino la forma en que se han precipitado los acontecimientos.

Recordemos que en Diciembre del año pasado la Dirección General de Armamento y Material (DGAM) llegó a firmar con MBDA España un contrato para el estudio de la integración y reducción de riesgos del misil CAMM / Sea Ceptor en las F-110, contrato valorado en nada menos que 9,5 millones que hacía pensar que la opción estaba ya tomada en favor de la opción europea. Sin embargo aunque el Sea Ceptor fue considerado incluso oficialmente “opción prioritaria” junto al Standard SM-2, este contrato, que se extendía hasta el 30 de junio de 2019, está ahora suspendido.

Han sido pocos los programas que se han puesto en marcha en fechas recientes por parte del Ministerio, dos de ellos, como son el incremento del techo de gasto del submarino S-80 y la fragata F-110, ambos de Navantia, han protagonizado una reciente intervención de la ministra de Defensa Margarita Robles en el Congreso de los Diputados, concretamente la sesión plenaria 145 del pasado 26 de septiembre. Durante su intervención, la ministra se refirió a ambos programas con unas sorprendentes afirmaciones que quedaron reflejadas en el diario de sesiones.

Entre las que se refieren a la fragata F-110, la ministra afirmaba que el anterior Gobierno “estaba muy perdido en las fragatas F-110 – si ponían un misil, si ponían otro misil, qué intereses empresariales había, que intereses empresariales no había”. En referencia a la elección del sistema de misiles antiaéreos ESSM o Sea Ceptor, y en alusión a la posible relación del anterior Secretario de Estado y ministro Pedro Morenés, que fue entre 2010 y 2011 presidente de MBDA España.

Sin embargo, entre 2010 y la firma del contrato de integración del CAMM, MBDA España tan solo firmó un contrato de 550.000 euros, dándose el caso de que el ministro se abstuvo de participar en el proceso de negociación, como quedó formalizado en un decreto publicado en 2015 en el Boletín Oficial del Estado. Sería el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas Cristóbal Montoro el encargado de presentar la propuesta al Consejo de Ministros.

Sin embargo, el Ministerio de Defensa ha decidido ahora cancelar el estudio de integración del Sea Ceptor y decantarse directamente por el misil estadounidense, que si bien es cierto está en servicio en las F-100, no lo es tanto porque la versión que se quiere incorporar en las F-110 es la denominada Block 2 que aún se encuentra en desarrollo, de hecho el pasado mes de julio se lanzó el primer misil. Precisamente el argumento se vuelve en contra de la ministra, puesto que el Sea Ceptor ya ha sido certificado y entregado a la Royal Navy y elegido por Brasil para sus próximas corbetas.

Por tanto no habrían sido cuestiones técnicas ni el resultado del análisis de riesgos tecnológicos del Sea Ceptor y sí las prisas del Ministerio de Defensa por firmar la orden de ejecución de las F-110 este mismo año lo que ha precipitado los acontecimientos, sugiriendo la ministra que se trataba del único factor de incertidumbre sobre el programa, que recordemos se sustenta en doce programas tecnológicos en los que participan principalmente empresas como Navantia e Indra.

Ante esta situación, cabe plantearse el contradictorio mensaje del Ministerio en este sentido, al embarcarse en un programa de reducción de riesgos que de resultar satisfactorio podría haberse materializado en la apertura de unas instalaciones fabriles de MBDA en España, como anunció en su momento la empresa, instalaciones que ya están en marcha en la ciudad madrileña de Alcalá de Henares.

Más aún cuando el Secretario de Estado de Defensa ha declarado recientemente que “el Gobierno apoyará cualquier proyecto que dé estabilidad al sector industrial para la Defensa”, y de que el fabricante del misil ahora seleccionado decidió desinvertir por completo en España acorde al Consejo de Ministros de Agosto de 2015 y no tiene presencia alguna en el país.

La propuesta basada en el CAMM

La adopción del misil CAMM se vería facilitado por la integración de este con el sistema de lanzamiento vertical (VLS) Mk-41 con el que contarán las fragatas, más aún desde que en 2013 MBDA y Lockheed Martin se aliaron para comercializar esta combinación.  Para ello se emplea el denominado sistema de lanzamiento extensible (EXLS) y la tecnología de lanzamiento vertical “suave”, combinación ya probada en 2014. Además Lockheed Martin es socio tecnológico de Indra en el desarrollo del radar antiaéreo en banda S desarrollado para las F-110, programa que ambas empresas comercializarán según anunciamos recientemente.

MBDA España, en su objetivo de convertirse en la industria de referencia de misiles para el Ministerio de Defensa anunció su intención de convertir a nuestro país en el quinto socio del conglomerado europeo junto a Francia, Reino Unido, Alemania e Italia, así lo anunció el presidente del consorcio el pasado mes de diciembre. Esta apuesta de la empresa por la soberanía nacional mejoraría el plan industrial de MBDA España, que espera que la Secretaría de Estado de Defensa se decante por su propuesta del misil Sea Ceptor como sistema de autoprotección y defensa aérea local de las futuras fragatas F-110.

El Sea Ceptor, basado en el CAMM (Common Anti-Air Modular Missile) ha sido incorporado en las fragatas Tipo 23 y Tipo 26 de la Royal Navy, mientras que las F-110 de la Armada podrían contar con este misil para el mismo cometido y para dotarse de capacidad ASMD (Anti-Ship Missile Defence). 

Ya es conocida la propuesta de MBDA en la que la adquisición de la versión de alcance extendido serviría para reemplazar a los sistemas de defensa antiaérea media en el Ejército de Tierra, en busca de la pretendida comunalidad y reducción de costes, algo que no podría materializarse ahora con la elección del ESSM. Además MBDA España habría ofrecido a Navantia la posibilidad de integrar este sistema en sus buques para el mercado de exportación. (José Mª Navarro García)

Fotografías:

·Lanzamiento de misil ESSM visto desde la banda de estribor de la fragata 'Álvaro de Bazán' durante Formidable Shield 2017 (1)

·Lanzamiento de un misil CAMM desde la HMS Westminster (MBDA)

·F-110 (Navantia)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.