Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

El Gobierno asigna 27 millones de euros para la adquisición del avión de investigación que el INTA necesita

El Consejo de Ministros del pasado 7 de diciembre autorizó al Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), adscrito al Ministerio de Defensa, la celebración de un contrato para el desarrollo de una Plataforma Aérea de Investigación (PAI), por importe de 27 millones de euros.

Según la referencia de dicho Consejo de Ministros, el proyecto de desarrollo de esta plataforma es una iniciativa del INTA seleccionada para su cofinanciación a través del Fondo Europeo de desarrollo regional (FEDER) en el marco de la convocatoria realizada por el Centro de Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), adscrito al Ministerio de Ciencia e Innovación, con la finalidad de financiar iniciativas científico-tecnológicas en el ámbito del sector público para promover la ejecución de proyectos de I+D+I para generar capacidades científico-tecnológicas que repercutan en el conjunto de la sociedad.

La PAI consiste en una aeronave convenientemente adaptada e instrumentalizada para su uso en diversas áreas científico-tecnológicas, entre otras: realización de ensayos en vuelo de equipos y sistemas aeronáuticos, investigación atmosférica, la toma de datos de teledetección, pruebas para el desarrollo, adiestramiento y formación de tripulaciones tanto de vuelo como científicas y calificación de nueva instrumentación científica.

Resucita el ave Fenyx

Se trata de un programa que analizamos el pasado mes de octubre ya que tanto la denominación, como el área de aplicación y hasta el importe de este programa coinciden prácticamente con el anterior proyecto Fenyx del que dimos cuenta por primera vez en 2018, que fue aprobado en el Consejo de Ministros en marzo de 2019 y para el que se postulaba el C295 de Airbus Defence & Space según analizamos en abril de ese año.

Ese mismo mes, en una entrevista, el Teniente General José María Salom, director general del INTA describía al programa como uno de los más importantes para el Instituto, destinado a reemplazar a dos veteranos C212 que entonces estaban ya al final de su vida útil. Adelantaba que sería un avión de mayores dimensiones y capacidad de carga.

Sin embargo finalmente la licitación quedó desierta en julio de 2019 al no cumplir con lo estipulado en los pliegos la única propuesta presentada, por Airbus Defence and Space S.A.U. La compañía licitó para el denominado lote 1 por valor de 26,5 millones de euros referente al aparato, habiendo un lote 2 destinado a las modificaciones a realizar valorado en otros 7,5 millones de euros hasta alcanzar los 34 de la licitación. Entonces se decidió no adjudicar el lote 2 ya que el 1 quedó desierto. (José Mª Navarro García)

Fotografía: Uno de los dos prototipos del C295, empleado por Airbus DS para el programa Clean Sky 2 (autor)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.