Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Dotar a los buques de la Armada española de sistemas de defensa próxima antiaérea y antimisil

La compañía española Escribano Mechanical & Engineering ha propuesto a la Armada española dos opciones para dotar a sus buques de sistemas de defensa de punto del tipo Close-In Weapon System (CIWS) del que carecen. Recordemos que en 2019 informamos en exclusiva de los desarrollos de esta compañía en esta área, centrados en la denominada Sentinel TAO. Sin embargo ahora la empresa ofrece dos soluciones distintas para satisfacer la necesidad de defensa próxima antiaérea y antimisil.

La novedad la constituye la Sentinel 25 RGF (Rapid Gun Fire), un sistema CIWS que integra una cañón rotatorio tipo GAU-12/U de 25 mm. y 5 tubos que en el futuro integrará la nueva versión de este cañón, el GAU-22/A también de 25 mm. y 4 tubos. Este armamento dota a la estación con una alta cadencia de tiro y potencia de saturación para el abatimiento de objetivos. Lleva integrado un sistema electróptico con cámara térmica, cámara diurna y telémetro láser y puede estar integrado con un sistema tipo IRST (Infra-Red Search and Track) basado en el sistema electroóptico OTEOS pero con un mayor alcance y rapidez para la detección automática y seguimiento de misiles, desarrollo, en el que también trabaja actualmente Escribano. Este sistema, basado en la Sentinel 30 (elegida por la Armada española para modernizar los patrulleros clase Serviola) aportaría comunalidad a los montajes de la Armada.

La otra opción es conocida, basada en la citada Sentinel TAO, donde se pueden integrar además de este tipo de armamento rotatorio de 25 mm., un lanzador de dos a cuatro misiles de corto alcance para aportar rapidez de reacción y precisión. La plataforma tiene un peso de 1.200 kg. (sin incluir armas ni municiones), dispone de estabilización dual en elevación y orientación, con visión en los 360 grados y de -20 a +60 grados de elevación. El sensor OTEOS cuenta con una cámara térmica refrigerada con capacidad para detectar blancos a más de 12 km., reconocerlos a 5,7 km. e identificarlos a 3,8 km. según clasificación OTAN. La cámara diurna del tipo CCD de alta definición puede detectar objetivos a 12 km., reconocerlos a 5 km. e identificarlos a 2,5 km. El sensor cuenta también con un telémetro láser seguro para los ojos con una precisión de 1 metro a 6,4 km. y un alcance máximo de 8 km.

El sistema TAO cuenta con dos armas como son el cañón multitubo GAU-12U con cinco tubos de 25 mm. que emplea munición de 25x137 mm. que puede ser del tipo alto explosivo incendiario (HEI). Emplea accionamiento eléctrico y tiene un alcance máximo de 3,8 km., un peso de 123 kg. y una cadencia de 1.800 o 4.200 disparos por minuto, proyectiles que abandonan el cañón a 1.040 m/s. También dispone de un misil superficie-aire de corto alcance de guiado infrarrojo y guiado “fire and forget” con sistema de autoguiado directo pasivo y navegación proporcional. Tiene un alcance efectivo de 6 km. y máximo de 8 km. Cuenta con una cabeza de guerra con tres modos de detonación (impacto, proximidad y autodestrucción a los 12,5 segundos). Tiene un peso de 22 kg., un diámetro de 90 mm. y una longitud de 1.86, con una velocidad máxima de 800 m/s.

Una propuesta nacional con elevada comunalidad

Ambas soluciones ofrecen una alternativa para la Armada para poder dotar a su buques de medios defensa de punto, el primero de ellos constituiría una solución a corto plazo y muy económica para amenazas asimétricas de superficie y la segunda para dotar de defensa antimisil, solución más adecuada dado su alcance superior y precisión, pero sobre todo con una mayor velocidad de reacción.

Ambos sistemas suponen una solución “stand alone” pudiendo ser integrados o no con el sistema de combate del buque para detección y seguimiento de amenazas, sistemas ambos de fabricación nacional y con mantenimiento local para garantizar el ciclo de vida de los sistemas. Soluciones que podrían ser de interés para la Armada en aquellos buques que carecen de esta protección, entre ellos los BAM de la Armada o en el LHD Juan Carlos I, para proveer de protección cercana a este buque que suele ir escoltado y que Escribano  actualmente desarrolla también para otros clientes.

Escribano plantea un proyecto de colaboración industrial nacional junto a MBDA y Navantia para desarrollar un sistema autónomo con lanzador de cuatro misiles tipo Mistral, que estaría dotado de dirección de tiro propia para la detección y designación automática de blancos, es decir, con funcionamiento autónomo “stand alone”, además de su integración en los sistemas de combate de los buques. Recordemos por último que además de la reciente selección de la Sentinel 30, Escribano fue seleccionada en 2019 por la Armada para modernizar sus principales buques de superficie dotándolos con su RWS ligera Sentinel 2.0. Se trata de un medio  que ya ha estado desplegados a bordo de fragatas de la Armada en la misión internacional Atalanta y Sophia como analizamos el pasado mes de agosto. (José Mª Navarro García)

FotografíaUna Sentinel 2.0 sobre la fragata F-82 Victoria de la Armada española (EM&E)

Fotografía: La Sentinel 2.0 sobre la fragata F-101 Alvaro de Bazán (EM&E)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.