Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Real Armada de Marruecos y submarino Scorpene: la opción con más posibilidades y aún sin confirmar

La incorporación de submarinos a la Real Armada de Marruecos se baraja desde 2012, entonces se habló de la oferta de submarinos rusos Amur 1650,  sin que se concretara nada a la fecha. Ahora, tras 8 años de oscuridad en la materia, surge con fuerza en distintos foros la opción del francés Scorpène, que se ha convertido de pronto en la  nueva estrella en escena, pese a la ausencia de trámites oficiales de Marruecos para adquirirlo, lo cual no descarta que, efectivamente, de alguno ser, sería el modelo mejor posicionado para formar parte de la flota de la Real Armada de Marruecos, que carece de una arma submarina.

Contrariamente a las noticias publicadas en distintos medios, Marruecos en ningún momento ha tenido intención de comprar submarinos de Grecia o Portugal, solo trató en su momento de encontrar socios confiables para ganar la experiencia necesaria en el empleo de un arma nueva, compleja y muy importante como como son los submarinos. Esto se ha logrado enviando oficiales al extranjero y utilizando la experiencia italiana, griega e incluso portuguesa para adquirir experiencia en operaciones submarinas.

Pero antes de llegar al submarino francés y después de que Marruecos ignorara la oferta rusa, hubo varias provenientes de empresas europeas, en particular de Alemania, donde TKMS ofreció un submarino tipo A. 214. Pero con la exacerbación de las diferencias políticas entre Marruecos y Alemania, especialmente en lo referente a la región del Sahara, que Alemania pudiera suministrar un sistema quedaría descartado, lo que ha convertido la opción del submarino francés Scorpène como la más viable y quizás la única para que la Real Armada marroquí adquiera un submarino en los próximos años.

Según declaraciones el pasado año del presidente de Naval Group, Pierre Éric Pommellet, están a la espera de un gran acuerdo con Marruecos, que incluye los dos buques OPV en asociación con Kership y un número desconocido de submarinos Scorpene, así como también intentar la adquisición del astillero para el mantenimiento y fabricación de buques militares y civiles de Casablanca.

El Scorpène  es un submarino eléctrico diésel convencional, puede realizar tareas como guerra antisuperficie, guerra antisubmarina, recolección de inteligencia, colocación de minas y vigilancia de zonas económicas. Está en operación en Armadas como las de Chile,  Malasia o la Armada de Brasil, también Indonesia planea adquirirlo.  En cada país tiene diferentes especificaciones diseñadas de acuerdo a sus necesidades.

El Scorpene tiene seis tubos de lanzamiento de torpedos de 533 mm que pueden disparar un torpedo pesado o un misil antibuque Exocet SM.39. Está equipado con un sistema de gestión de combate multifuncional, SUBTICS, para gestionar datos tácticos y de mando, sistemas de control de armas y un conjunto integrado de sensores acústicos. Puede moverse a altas velocidades, por encima de los 20 nudos, 37 km/h en inmersión, y 12 nudos, 22 km/h en superficie, con un alcance máximo 12.000 km a 37 km/h en inmersión y 1020 km a 9,3 km./h en superficie, y profundidad máxima de prueba superior a 350 metros. (Mohammed Halimi)

Fotografía: Submarino Scorpène.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.