¿Desea recibir notificaciones de www.defensa.com?
X
Jueves, 23 de mayo de 2024 Iniciar Sesión Suscríbase

Cómo los UAV armados marroquíes cambiaron las reglas del juego en el Sáhara

Desde la firma del acuerdo de alto el fuego para poner fin al conflicto armado entre el Frente Polisario y Marruecos en septiembre de 1991, el Polisario ha controlado aproximadamente el 25% de la zona desértica, 6 áreas principales con muros reforzados por observatorios de seguridad.

Periódicamente, desde hace más de 25 años, el Polisario despliega con orgullo sus desfiles e incluso sus maniobras militares en las que llama "áreas liberadas". Pero todo cambió en 2020,  el 21 de octubre de ese año los partidarios del Polisario cerraron el paso fronterizo de Guerguerat, el principal corredor económico entre Marruecos y Mauritania. Naciones Unidas llamó a las partes afectadas a la moderación y a desactivar la tensión.

Pero tras varias semanas de cierre continuo del paso terrestre, el Ejército marroquí intervenía por la fuerza y ponía fin a la situación el 13 de noviembre de 2020. Emitía entonces un comunicado en el que señalaba que las zonas de amortiguamiento son territorio marroquí y cualquier trasgresión no autorizada de sus fronteras sería objeto de respuesta.

Un día después, el 14 de noviembre, el Polisario anunciaba el fin del acuerdo de alto el fuego con Marruecos y, en pocas semanas, anunció el lanzamiento de decenas de ataques armados contra puestos militares. El Polisario publicó 722 informes militares sobre el bombardeo de bases militares marroquíes y puntos de observación de seguridad a lo largo del muro y el asesinato de cientos de soldados marroquíes y miles de heridos, más del 99% de los cuales no se han verificado, lo único seguro es que, al menos, el 80% de las áreas liberadas, según la descripción del Polisario, se han perdido en los últimos dos años.

Los UAV armados jugaron el papel más importante en el cambio de las reglas del viejo conflicto entre las dos partes, claramente fueron una inesperada y desagradable sorpresa para el Polisario. La Fuerza Aérea de Marruecos empezó a utilizar drones Wing Loong 1, que obtuvo a mediados de 2020 de Emiratos Árabes Unidos, que mantiene estrechas relaciones con Rabat.

Los primeros meses de 2021 se utilizaron UAV armados de forma clandestina,  el primer uso de estos sistemas en combate se registró el 7 de abril de 2021, cuando el comandante de la Gendarmería del Polisario fue asesinado junto a varios miembros que lo acompañaban durante su intento de llevar a cabo una operación ofensiva contra el muro marroquí en la región de Tifariti.

Tras ello, Marruecos comenzó a utilizar UAVs armados en varias operaciones que se saldaron con el asesinato de decenas de miembros del Polisario que intentaban acercarse al muro marroquí o introducir armas en la zona de amortiguamiento, como lanzacohetes o morteros.

Sin embargo, el uso real y excesivo de estos medios aéreos no tripulados comenzó con la llegada al país del primer lote de Bayraktar TB2, con los que se comenzó a realizar operaciones de bombardeo más precisas y periódicas, además de operaciones de inteligencia, vigilancia y reconocimiento (ISR), lo que se intensificó en la región tras el bombardeo de camiones argelinos en noviembre de 2021,  que provocó la muerte de tres ciudadanos argelinos dentro de la zona de amortiguamiento, cerca de Bir Lahlou.

Los ataques contra mineros de oro de Mauritania han planteado repetidamente varias preguntas sobre el uso ético de drones armados por parte de las Fuerzas Armadas marroquís y la estrategia para lidiar con objetivos civiles, que probablemente ingresen a la zona de amortiguamiento.

Marruecos está desplegando UAV armados en varias bases dentro de las regiones desérticas,  se han desplegado así  los Wing Loong 1 en la Cuarta Base Aérea, cerca de la ciudad de El Aaiún, la más grande del Sahara. Lo hicieron en los últimas tres meses de 2020, tras el inicio de la tensión con el Polisario  ante el cierre del puesto fronterizo de Guerguerat. Durante el mismo período, los mismos aviones chinos no tripulados también se desplegaron en la base militar cerca de la ciudad de Esmara, próxima al muro de seguridad en el desierto. Con la llegada de los drones Wing Loong 2, a mediados de 2022, se desplegaron en la base de El Aaiún, en tanto los drones Bayraktar TB2 se trasladaron a la base de Esmara en el mismo período, a mediados del año pasado.

La base de El Aaiún, que está más alejada de la zona de conflicto, se ha convertido en un centro base para dos Wing Loong .Tiene capacidad de SATCOM, lo que la hace apta para realizar misiones fuera de los 300 km de alcance, en tanto base de Samara cuenta actualmente con Bayraktar TB2 y drones Wing Loong 1,  que pueden retirarse este año después de recibir lotes adicionales de la versión más avanzada Wing Loong 2.

Los UAVs son operados en Marruecos por un escuadrón especial dentro de la Fuerza Aérea Marroquí, llamado SACR, acrónimo de Sistema de Reconocimiento y Control Aéreo, (en francés Système Aéroporté de Contrôle et Reconnaissance). El escuadrón opera  actualmente 5 tipos diferentes de UAV: HERON 1, Hermes-900 y Wing Loong1, Bayraktar TB2 y Wing Loong 2.

La Segunda Base Aérea, en Meknes, y la Sexta, en Ben Geurir, en el centro de Marruecos,  alberga drones Bayraktar TB2, además de  en las principales bases aéreas y las de apoyo táctico y logístico en el desierto: la Cuarta Base, cerca de la ciudad de El Aaiún,  la base militar del aeropuerto de Esmara  y la base militar del aeropuerto de Dajla , que alberga drones HERON 1.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.