Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

La U.S. Navy ya ha dado de baja los dos primeros LCS con menos de 13 años de servicio

Este pasado 29 de septiembre tenía lugar la ceremonia de baja del primero de los buques de combate de litoral (Litoral Combat Ship o LCS) de la clase Freedom, el LCS-1 “Freedom” en la base naval de San Diego, California. Se llevó a cabo una ceremonia tan discreta, bajo la excusa de la situación COVID-19, como la que tuvo lugar en el mismo sitio el pasado 29 de julio cuando se desactivó el LCS-2 “Independence”, el primero de los LCS que dan nombre a esta clase.

El año pasado analizamos los planes de la Marina estadounidense de dar de baja los primeros buques de esta clase aun cuando acumulan muy pocos años de servicio. En el caso de los dos buques citados, el LCS-1 “Freedom” entró en servicio el 18 de septiembre de 2008 y el LCS-2 “Independence”  hizo lo propio el 16 de enero de 2010. La Marina estadounidense anuncio entonces su intención de deshacerse de los cuatro primeros LCS y apostar por buques más capaces, con mayor disponibilidad y con mayor letalidad y capacidad de supervivencia.

En un escueto comunicado la Navy afirma que la baja de estos buques “respalda las iniciativas de reforma de procesos comerciales de todo el departamento para reasignar tiempo, recursos y mano de obra en apoyo de una mayor letalidad. El LCS sigue siendo un combatiente de superficie rápido, ágil y en red, diseñado para operar en entornos cercanos a la costa, al tiempo que es capaz de realizar tareas en mar abierto y vencer las amenazas costeras del siglo XXI.

La Marina considera que estos cuatro buques han sido medios de prueba y capacitación que han permitido desarrollar los conceptos operativos en el resto de buques de este tipo. Con esta medida se pretenden ahorrar millones de dólares que podrán ser empleados en la construcción de buques en el futuro, en el marco del plan de conseguir una flota de 355 buques en 2030, incluyendo buques tripulados y no tripulados.

Los buques en cuestión que pasarán al retiro son el USS “Freedom” (el primero de la clase homónima, con diseño monocasco construidos por Lockheed Martin), el USS “Independence” (que da nombre a la clase homónima de trimaranes construida por General Dynamics), el USS “Fort Worth” y el USS “Coronado”, segundos de las respectivas clases precisamente. Estos buques entraron en servicio en fechas recientes, concretamente 2008, 2010, 2012 y 2014.

Un programa siempre cuestionado 

El programa LCS siempre ha sido cuestionado tanto dentro como fuera de la Navy puesto que el objetivo era desarrollar una serie de barcos de bajo coste y de gran versatilidad. Sin embargo está claro que este tipo de buques no ha funcionado como estaba previsto. Su característica principal es que estaban diseñados en torno a un concepto modular que permitía operarlo en misiones antisubmarino, de ataque a superficie u otras como apoyo a operaciones especiales, pero los principales módulos no han funcionado y el sistema de propulsión se ha demostrado poco fiable.

Los LCS se basaban en el empleo de “paquetes de misión” que permitirían adaptar cada buque a una misión recibiendo una serie de sistemas y equipos de apoyo, como sistemas de ataque a superficie, lucha contra minas o guerra antisubmarina. Sin embargo este concepto no funcionó, al punto de que el “Freedom” solo se desplegó en misión una vez y solo los módulos de ataque en superficie permanecen instalados porque los otros no están aún operativos. Realmente los primeros dos buques del programa LCS han sido empleados en tareas de formación y entrenamiento de tripulaciones y sistemas, beneficiándose unidades posteriores de los fallos detectados y mejoras posteriores.

Se trata de buques en los que se han reportado diferentes problemas desde que entraron en servicio, desde fallos en el sistema de propulsión pasando por un ineficiente sistema de combate o la incapacidad manifiesta de defenderse de ataques de entidad al no disponer de misiles antiaéreos.

Actualmente hay en servicio 21 de estos buques entre los dos tipos diferentes que conviven, buques sobre los que también se ha cuestionado su capacidad para sobrevivir a entornos de alta complejidad por la carencia de sistemas de defensa o la ineficacia de sus protecciones o medios de control de daños. De hecho se han ganado el jocoso sobrenombre de Little Scrappy Ship (que vendría a traducirse como “pequeño barco descuidado”.

De ahí que en 2017 surgiera el programa de nuevas fragatas FFG(X) de la Navy con las que se pretendía paliar las carencias de estos buques, aunque oficialmente no los sustituyen. En 2015 Lockheed Martin vendió a Arabia Saudí cuatro fragatas basadas en su clase Freedom pero sensiblemente modificados, dotadas con medios más apropiados. Precisamente la propuesta de esta compañía para el programa FFG(X) se basa en una evolución de su diseño LCS sensiblemente modificada según analizamos en 2018 denominada “Freedom Frigate”. (José Mª Navarro García)

Fotografía: El LCS-1, dado ya de baja (US Navy)

El LCS-1 durante la ceremonia de baja en San Diego. Será posteriormente remolcado a las Instalaciones de Mantenimiento de Buques Inactivos de Bremerton (U.S. Navy)

El LCS-2 durante la ceremonia de baja el pasado mes de julio (US Navy)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.