Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Primer ataque aéreo de los F-35A de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos

El 30 de abril, dos Lockheed Martin F-35A Lightning II de la USAF (United States Air Force)  realizaban un ataque aéreo a posiciones de los terroristas islámicos del Daesh en las proximidades de la localidad iraquí de Wadi Ashai. La operación se ha realizado en apoyo de la fuerzas de tarea combinada conjunta o CJTF (Combined Joint Task Force), que opera bajo las órdenes de la operación internacional Inherent Resolve que combate el yihadismo en Irak y Siria.

Según una nota de prensa de dicha operación, los F-35A llevaron a cabo el ataque aéreo utilizando armamento inteligente, en concreto con las bombas de tipo JDAM (Joint Direct Attack Munition), con las que atacaron una red de túneles en las montañas de Hamrin, donde el Daesh escondía un arsenal de armas.

Se trata de la primera misión de ataque de los F-35A, ya que en la anunciada por parte de Israel no se mencionó el tipo de acción que hicieron sus Adir, por lo que lo normal es que se limitará a apoyar un ataque con sus sensores. Los aparatos de la versión STOVL (Short Take-Off Vertical Landing) F-35B del Cuerpo de Marines o USMC (United States Marine Corps) ya realizaron el pasado año misiones de ataque o strike en dicho escenario de Oriente Medio.

Los F-35A que han protagonizado el ataque fueron recientemente desplegados en el escenario desde la Base Aérea de Hill (Utah) como informó en exclusiva defensa.com, donde el 15 de abril se integraban en el Componente Combinado de las Fuerzas Aéreas CFAC (Combined Forces Air Component) del Mando Central de Estados Unidos CENTCOM (Central Command).

Según las imágenes facilitadas, tomadas desde uno de los vetustos cisternas Boeing  KC-135 Stratotanker que los repostó en el aire, los F-35 llevaban las JDAM en las bodegas interiores, que permiten mantener su capacidad Stealth. Sí bien dicha capacidad la perdían en parte, dado que llevaban pilones sub-alares en los que estaban fijados misiles AIM-9X Sidewinder para asegurar la autodefensa aérea durante la operación. Así mismo, en las imágenes se ve que el F-35A porta también reflectores de radar, unos pequeños semicilindros montados en el fuselaje cerca de los estabilizadores verticales que hacen conscientemente al avión visible al radar, lo que podría responder a los “acuerdos” militares aeronáuticos en la zona, donde operan también otras fuerzas aéreas como la de Rusia.  (Julio Maíz Sanz).

Foto: El F-35A que participó en el ataque siendo repostado. (foto: USAF).


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.