Domingo, 29 de mayo de 2022 Iniciar Sesión Suscríbase

La nueva bomba antibuque de la Fuerza Aérea estadounidense ya es una realidad

La Fuerza Aérea estadounidense ha hundido su primer buque con su nueva bomba antibuque de bajo coste.

En septiembre del año pasado analizábamos el programa QUICKSINK de la Marina estadounidense destinado a desarrollar una nueva arma antibuque de bajo coste resultado de combinar una bomba de guiado láser JDAM con un nuevo sensor.

Ahora, el Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea (Air Force Research Laboratory o AFRL) ha informado de una prueba realizada el pasado día 28 en el Golfo de México en el que se ha hundido un buque civil de transporte empleando este nuevo sistema.

El F-15E con las bombas modificadas y pod de designación de objetivos Sniper XR (USAF)

Igual que se utilizó para la prueba de concepto del año pasado, un F-15E Strike Eagle de la Fuerza Aérea lanzó una bomba GBU-31 (con 2.000 libras de peso o 910 kg.) Joint Direct Attack Munition o JDAM modificada con un nuevo sistema de guiado que hundió un buque en el marco de la Demostración Conjunta de Capacidad de Tecnología (Joint Cabatility Technology Demostration o JCTD).

El programa QUICKSINK (que podría traducirse como hundimiento rápido), es una respuesta a una necesidad urgente para disponer de un sistema de bajo coste con el que destruir objetivos navales de superficie, tanto parados como en movimiento. En comparación con otras armas antibuque como los torpedos (no siempre disponibles), el nuevo sistema resulta más apto para embarcaciones de tamaño medio y pequeño y además permite su uso desde gran número de plataformas aéreas

El núcleo de la tecnología es un arquitectura de sistema abierta (Weapon Open System Arquitecture o WOSA) desarrollada por el AFRL que permite instalar un nuevo buscador al arma, aportando modularidad al arma al poder instalar componentes de diferentes fabricantes de forma sencilla. Sin embargo no han trascendido ni las características del nuevo sensor, ni el tipo de tecnología de guiado aunque en uno de los videos incluidos la bomba se presenta con un sensor de tipo láser.

Las bombas modificadas para el ejercicio antibuque (USAF)

La GBU-31 es el resultado de convertir una bomba no guiada o “tonta” Mk-84 de 2.000 libras de peso en un arma guiada por GPS y sistema inercial dotándola de un kit desarrollado por Boeing que incluye superficies móviles en la parte posterior. Puede lanzarse desde 45.000 pies y tiene un alcance de 28 km., lo que ofrece la versatilidad de emplearla en modo stand-off lejos de las defensas aéreas

La unidad que se encargó de las pruebas fue el Escuadrón 85º de Pruebas y Evaluación, perteneciente al Ala 53ª de la base aérea de Eglin, precisamente la misma unidad que el año pasado realizó la prueba de concepto de este arma y la prueba Strike Rodeo, la posibilidad de convertir el F-15E en una suerte de súper bombardero cargándolo con cinco misiles de crucero AGM-158 Joint Air-to-Surface Standoff Missile (JASSM). (José Mª Navarro García)

Fotografía portada: El momento en el que el buque es alcanzado por la bomba durante la prueba (AFRL)

F-15E empleado con pod de navegación LANTIRN (USAF)

El buque empleado como blanco justo cuando es alcanzado por la bomba (AFRL)

Recreación artística del funcionamiento de la bomba QUICKSINK (AFRL)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.