Domingo, 29 de mayo de 2022 Iniciar Sesión Suscríbase

Israel podría dar el OK a que sus armas en Europa se envíen a Ucrania tras las declaraciones de Lavrov sobre Hitler y los judíos

Desde que Rusia comenzó la invasión de Ucrania el pasado 24 de marzo con el objetivo de “desnazificar” el país, Israel ha mantenido un perfil discreto sobre esta guerra, algo que podría cambiar ahora.

Cuando gran número de países occidentales enviaban armas anticarro a Ucrania, muchos se preguntaban por qué no llegaban los misiles Spike israelíes, empleados por muchos países de la zona.

Ello se debía principalmente a que Rusia no se estaba oponiendo a que las Fuerzas Armadas de Israel ataquen a las fuerzas de Hezzbollah que se encuentran en Siria, donde Rusia tiene desplegadas tropas desde 2015 (la primera vez que Rusia desplegaba tropas en el exterior desde la caída de la URSS) apoyando al presiente Bashar al-Assad.

Sin embargo en las últimas semanas el Gobierno israelí elevó el tono condenando las muertes de civiles en Ucrania a manos rusas, lo que a su vez hizo que Rusia condenara más enérgicamente las acciones israelíes en la región o su política frente a Palestina. Seguía sin haber noticias sobre envíos de Spike a Ucrania aunque a primeros de  marzo Alemania y Holanda anunciaran el envío de lanzacohetes Panzerfaust 3, fabricados por la compañía alemana Dynamit Nobel, integrada desde 2004 en Rafael, el fabricante del Spike.

Alemania explicó que el desarrollo de estos lanzacohetes había sido financiado mucho antes de que se vendiera la compañía, dando además el OK a Holanda para su operación. Según las informaciones publicadas Alemania habría enviado 1.000 de estos lanzacohetes y Holanda 50 lanzadores y 400 cohetes.

Misil Spike LR2 (Rafael)

Sin embargo todo este delicado equilibrio se vino al traste cuando el pasado domingo el canal de televisión italiano Rete4 concedió una entrevista al ministro de Asuntos Exteriores ruso Serguéi Lavrov que se convirtió en un mitin en el que terminó vertiendo barbaridades sobre el Holocausto y sobre los judíos, lo que desató las protestas israelíes.

Entre otras lindezas Lavrov vino a decir que el objetivo de “desnazificar” Ucrania era compatible con el hecho de que el presidente Volodimir Zenelski fuera judío, afirmando que “Adolf Hitler tenía también sangre judía” o que “los antisemitas más entusiastas son judíos”.

La respuesta diplomática israelí no se hizo esperar, aseverando el ministro de Asuntos Exteriores de Israel Yair Lapid que las declaraciones eran “escandalosas, inaceptables y un terrible error histórico” y convocando al embajador ruso para una “aclaración”. Lapid exigió a Lavrov que se disculpara con Israel y el pueblo judío afirmando que “queremos mantener buenas relaciones (con Rusia) pero se ha cruzado una línea roja”.

Más tarde el propio primer ministro israelí Naftali Bennet se unió a las críticas afirmando que “el objetivo de tales mentiras es acusar a los propios judíos de los crímenes más terribles e la historia, que fueron perpetrados contra ellos y así absolver de la responsabilidad a los enemigos de Israel”.

Casualmente, o no, la ministra de Asuntos Exteriores Estonia Eva-Maria Liimets se encontraba de visita en Israel donde se reunió con su homólogo y con el presidente Bennet. En una entrevista del pasado 2 de mayo del diario Jerusalem Post afirmaba, entre otras cosas que “Jerusalén no ha bloqueado a Tallin el suministro de armas israelí es a Ucrania, en contra de lo publicado”

Recordemos que como otros países de la región del Báltico próxima a Ucrania y Rusia, Estonia es usuaria de los misiles anticarro Spike de los que compró 500 misiles además de otros sistemas de armas como el misil antibuque Blue Spear. Además de Estonia, Lituania, Letonia, Alemania y Dinamarca emplean diferentes versiones del Spike sobre varias plataformas. También emplean el Spike (en versiones SR, LR, LR2, ER o ER2) Croacia, República Checa, Hungría, Italia, Holanda, Polonia, Rumanía, Eslovaquia, Eslovenia además de España, Reino Unido o Bélgica, por citar solo los usuarios europeos.

Quizá estemos próximos a ver en el teatro de operaciones ucraniano como los vehículos blindados rusos son dejados fuera de combate por nuevos sistemas de armas que se suman a los ya entregados por gran número de países europeos y de la OTAN. (José Mª Navarro García)

Fotografía portada: El ministro de Asuntos Exteriores ruso Serguéi Lavrov (Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia)

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.