Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Grecia negocia la entrada en el programa F-35

Grecia quiere entrar en el programa del avión de combate F-35 Joint Strike Fighter de Lockheed Martin y adquirir un escuadrón de aviones, aproximadamente 20 aparatos, con los que mejorar su defensa aérea, sobre todo frente a su vecino Turquía. La Fuerza Aérea GRiega consideraba el aparato desde hace años para reemplazar sus F-16 más veteranos y los F-4 Phantom que aún opera, pero los acontecimientos se han precipitado en los últimos días.

La semana pasada el ministro griego de Defensa Nikos Panagiotopoulos afirmaba durante una entrevista que “Grecia quiere comprar el F-35 estadounidense para intentar conseguir la superioridad aérea frente a nuestro vecino Turquía”. Para Panagiotopoulos, esta adquisición sería el complemento ideal a la modernización de los F-16 griegos a la versión Viper que ya está en marcha y que se completará previsiblemente entre 2023 y 2024. Recientemente también se ha confirmado la modernización de los Mirage 2000 de fabricación francesa.

Más recientemente el primer ministro griego Kyriakos Mitsotakis realizó una visita oficial a los Estados Unidos entre el 5 y el 8 de enero acompañado de su ministro de Defensa y del ministro de Asuntos Exteriores Nikos Dendias. Precisamente durante la rueda de prensa del día 7 posterior a la reunión con el presidente estadounidense Donald Trump, los periodistas preguntaron por la posible venta del F-35 a Grecia.

Trump no especificó nada al respecto aunque no desmintió la venta y afirmó que se iniciarían conversaciones de todo tipo, sin embargo el primer ministro griego reconoció de forma clara que “Grecia está interesada, señor presidente, en participar en el programa F-35”. “Como usted sabe estamos modernizando nuestros F-16 y este programa se completará en 2023 o 2024. Por eso estamos muy interesados en participar en el programa F-35 a partir de entonces. Estoy seguro que Estados Unidos tomará en cuenta el hecho de que estamos saliendo de una crisis económica en lo que se refiere a estructurar el programa de la mejor forma posible para mi país”.

Resulta curioso que el adversario contra el que se pretende desplegar es Turquía, país que está también en el programa F-35 desde los comienzos y cuyos pilotos están ya formándose en Estados Unidos pero con el que se abrió una crisis el año pasado después de que decidiera adquirir el sistema de defensa aérea S-400 de fabricación rusa.

Estados Unidos y la OTAN consideran que la adquisición de este sistema y emplear el F-35 son incompatibles puesto que permitirían a Rusia conocer los detalles referentes a la firma radar y la furtividad del avión de Lockheed Martin. De ahí que incluso se paralizara la formación de los pilotos y se contemple la salida de Turquía del programa. Turquía y Grecia han incrementado la tensión en las últimas fechas por disputas territoriales tradicionales, derechos de explotación de hidrocarburos en el Egeo. Sin embargo Estados Unidos está trabajando para rebajar estas tensiones dado el importante papel de Turquía en la OTAN. (José Mª Navarro García)

Fotografía: Un F-35A, la versión de aterrizaje y despegue convencional del JSF (Lockheed Martin)

El presidente estadounidense Donald Trump y el primer ministro griego Kyriakos Mitsotakis (embajada de Grecia en Estados Unidos)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.