Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Finalizan las pruebas de los F-35 a bordo del HMS “Queen Elizabeth”

El nuevo portaaviones de la Real Marina británica, HMS “Queen Elizabeth”, ha completado una serie de intensivas pruebas con los aviones stealth de 5ª generación  F-35B, realizadas durante dos meses en la costa este de los Estados Unidos. Después de completar su despliegue, denominado Westlant 18, en los Estados Unidos a finales del pasado mes de noviembre, el futuro buque insignia de la Royal Navy volvió a su puerto base de Portsmouth (Reino Unido), pleno del Canal de La Mancha.

Durante dos meses a bordo de este gran navío de 65.000 toneladas, dos cazabombarderos Lockheed Martin F-35B Lightning II propiedad de los Marines de los Estados Unidos han realizado un completo programa de pruebas. Los test desde la cubierta, realizado por pilotos británicos y norteamericanos, han tenido como objetivo crear el 'manual del operaciones' que permitirá a los futuros pilotos del F-35 actuar desde la cubierta del portaaviones en las operaciones de primera línea.

Durante los dos meses de evaluaciones cuatro pilotos de pruebas han volados los dos F-35B, la variante de despegue en corto y aterrizaje vertical más conocida por sus siglas en inglés STOVL (Short Take-Off and Vertical Landing), con los que han realizado un total de 202 despegues y 187 aterrizajes verticales. Además, el avión también realizó 15 aterrizajes 'rodantes' o SRVL (Shipborne Rolling Vertical Landings), una técnica británica para permitir que un avión de combate regrese al portaaviones con una carga útil más pesada.

Además, los dos aviones “indetectables” al radar o stealth Lightning II lanzaron con éxito 54 bombas de ensayos al Atlántico.

Los científicos de la Fuerza de Prueba Integrada o ITF (Integrated Test Force) de la US Navy, que tienen su sede en la Estación Aérea Naval de Patuxent River (Maryland) también registraron grandes cantidades de datos del portaaviones y de esta aeronave de 5ª generación.

Los datos ayudarán a determinar los límites, incluyendo las condiciones climatológicas y de humedad, que determina la posición de rotación del navío cara al lanzamiento, así como el peso máximo de la aeronave para determinar cuándo los F-35B pueden despegar y aterrizar de manera segura en el HMS “Queen Elizabeth” y en el futuro en el otro navío de la clase, el HMS “Prince of Wales”.

Esta ronda de pruebas es determinantes para preparar al HMS “Queen Elizabeth” para la próxima serie de pruebas operativas programadas para el próximo año. Durante este nuevo crucero de pruebas y cualificaciones, el navío llevará a cabo ejercicios ya con los cazas F-35B de propiedad del Reino Unido manejados tanto por pilotos navales de la Royal Navy; como los del 617 Squadron de la RAF (Royal Air Force), que tiene sede en la base aérea de RAF-Marham.

"Este ha sido uno de los ensayos de vuelo en el mar más completos jamás realizados", comentó el líder de escuadrón de la RAF, que es pilotos de pruebas asignado actualmente a la ITF, Andy Edgell, además añadió: "Estoy muy orgulloso de haber ejecutado profesionalmente todos los aspectos de esta prueba y ofrecer al Reino Unido una capacidad que deberá ser aprovechada en los próximos años". (Julio Maíz Sanz)

Fotografía: F-35B aterrizando en el HMS “Queen Elizabeth”. (foto: Royal Navy).


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.