Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Los F-35B ya están a bordo del portaaviones británico HMS “Queen Elizabeth”

El programa de la Real Marina de Reino Unido para dotarse de portaaviones convencionales desde los que operar los Lockheed Martin F-35B se hacía efectivo el pasado 25 de septiembre, con las primeras operaciones de dos de estos super cazas en la gran cubierta de vuelo del navío. Los dos primeros F-35B Joint Strike Fighter que han tomado en el HMS “Queen Elizabeth” (R08), aunque pertenecen al Cuerpo de los Marines de los Estados Unidos, estaban pilotado por dos pilotos británicos, un comandante de la Real Marina o Royal Navy Nathan Gray y el líder del escuadrón de la RAF (Royal Air Force), Andy Edgell.

El comandante Gray se convirtió además en el primer piloto en despegar del portaaviones usando la rampa de despegue o ski jump sita en la proa del navío. Estas operaciones de vuelo marcan el inicio de una serie de más de 500 despegues y aterrizajes, que se efectuarán desde el macro buque de la Royal Navy durante las próximas 11 semanas, por los F-35B de la ITF (Integrated Test Force) basados en la Naval Air Station Patuxent River (Maryland).  Las pruebas se realizarán en distintas condiciones climáticas y marítimas frente a la Costa Este de los Estados Unidos y, una vez finalizadas, se espera que el portaaviones visite Nueva York.

El comandante del HMS “Queen Elizabeth”, el capitán Jerry Kyd, declaró: "Estoy muy emocionado de estar aquí en el HMS Queen Elizabeth viendo el regreso de la aviación de ala fija naval, y más habiendo sido el capitán del portaaviones desde el que se lanzó el último cazabombardero BAE Harrier en el curso de una operación aeronaval, hace casi ocho años. La vuelta al servicio de los grandes portaaviones capaces de operar a nivel mundial, como estamos demostrando aquí en este despliegue, es un gran paso adelante para la defensa del Reino Unido y nuestra capacidad para igualar el ritmo creciente de nuestros adversarios. Esta primear toma en cubierta de estos impresionantes aviones de combate stealth (fantasma) muestran cómo el Reino Unido continuará siendo líder mundial en el mar para las generaciones venideras".

HMS “Queen Elizabeth” partió, con una dotación de 1.400 miembros de la Royal Navy y los Royal Marines, desde su puerto base de Portsmouth (sur de Inglaterra) el pasado mes de agosto, cruzando el Atlántico para llevar a cabo pruebas de vuelo y entrenamiento con la marina de Estados Unidos o US Navy. El despliegue también brinda una oportunidad para que el Estado Mayor del Grupo de Ataque del Portaaviones británico, UK Carrier Strike Group, se entrene en dirigir las operaciones de un Task Group, que en esta ocasión además del portaaviones incluye a la fragata británica del tipo 23 HMS “Monmouth” (F 235) y un destructor norteamericano clase US “Arleigh Burke”, el USS “Lassen” (DDG 82).                                                                      

Los dos nuevos portaaviones de la Royal Navy, el HMS “Queen Elizabeth” y el HMS “Prince of Wales”, proyectarán el poder militar británico en todo el mundo durante el próximo medio siglo. Mientras los trabajos de construcción del HMS “Prince of Wales”, el segundo portaaviones de la clase, encaran su fase final en el astillero escoces de Rosyth. El HMS “Queen Elizabeth” está previsto que pueda realizar operaciones globales a partir de 2021. Mientras tanto, el Reino Unido ha recibido 16 de los 138 aviones F-35B previstos como parte de su flota de conjunta por parte de la Royal Navy y la RAF.  (Julio Maíz Sanz)

Fotografías:

·El HMS “Queen Elizabeth” con un F-35B en su cubierta, mientras un segundo se dispone a aterrizar. Foto: Royal Navy.

·Los F-35B ya están a bordo del HMS “Queen Elizabeth”, aunque todavía no son aparatos británicos sino de su aliado estadounidense. Foto: Royal Navy.Primer despegue de Un F-35B utilizando la ski jump del HMS “Queen Elizabeth”. Foto: Royal Navy.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.