Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Los F-35 vigilan el espacio aéreo de Montenegro

En el marco de la seguridad cooperativa de la OTAN, las fuerzas aéreas de Italia y Grecia acaban de iniciar  patrullas aéreas sobre Montenegro.

Eurofighter y los nuevos Lockheed Martin F-35A italianos, y los F-16C y Mirage 2000 griegos encargados de la misión seguirán teniendo su base en sus países de origen y cubrirán el espacio aéreo del relativamente cercano  Montenegro, turnándose según las necesidades y disponibilidades concretas.                                                                                                                                                     

Tras unirse a la OTAN en junio del pasado año, la República de Montenegro, cuya fuerza aérea apenas cuenta con unos pocos aviones apagafuegos, un transporte VIP Learjet 45 y algunos helicópteros, solicitó la ayuda de sus nuevos aliados para proteger su espacio aéreo. Para coordinar mejor la misión se ha integrado su único centro de vigilancia aérea o ASRC (Air Surveillance & Reporting Center) sito en Golubovci, heredado de la antigua Yugoslavia,  al centro integrado de defensa aérea de la NATO para el sur de Europa, el CAOC-TJ (Combined Air Operations Centre-Torrejon), instalado en la Base Aérea Torrejón (Madrid), una instalación del Ejército del Aire español.

El país balcánico contribuye a la seguridad compartida de la OTAN aportando sus tropas a la misión de entrenamiento de la Alianza Atlántica en Afganistán denominada “Resolute Support”, además de dar apoyo financiero a las fuerzas de seguridad afganas. En contrapartida, siguiendo la política de vigilancia aérea de la OTAN o NATO Air policing diseñada para asegurar el espacio aéreo de todos sus miembros, aunque no tengan aparatos de combate en sus fuerzas aéreas, los dos citados países de la Alianza  están asegurando ya los cielos de Montenegro.

Según la normativa de la OTAN, las fuerzas aéreas aliadas deben tener al menos dos aviones de combate que estén listos para su despegue en un plazo muy corto, lo que internacionalmente se denomina como misiones QRA (Quick Reaction Alert). Así, los aliados que no tienen su propia fuerza aérea (hasta la fecha eran: Albania, Luxemburgo, Islandia, Eslovenia, y los tres países bálticos)  pueden ser protegidos por otros que sí cuentan con aparatos de combate.

Las fuerzas aéreas de España, Portugal y Francia forman parte actualmente de la BAP (Baltic Air Policing) que protege el espacio aéreo de los tres aliados bálticos: Lituania, Letonia y Estonia. Además, se utilizan también  aviones del AMI (Aeronautica Militare Italiana)  para ayudar a proteger el espacio aéreo esloveno y la RAF (Royal Air Force) británica tiene desplegados algunos de sus Eurofighter Thypoon en  apoyo de las patrullas aéreas sobre Rumania. La Fuerza Aérea de Rumania, aunque si tiene cazabombarderos, al tratarse todavía mayoritariamente de los antiguos MiG-21, aunque modernizados a la versión LanceR C por Elbit Systems   no son rivales para los modernos aviones rusos, una situación que se está solucionando con la incorporación de los F-16. (Julio Maíz Sanz)

Fotografía: Uno de los nuevos F-35A del AMI (Aeronatica Militare Italiana).Foto: AMI


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.