Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El Ejército británico perderá un tercio de sus carros de combate Challenger 2

El Ejército de Tierra británico verá su flota de carros de combate Challenger 2 de los actuales 227 carros a 148 según ha publicado recientemente el diario británico The Times. Esta significativa reducción del número de carros de combate se explicaría por los costes derivados del programa de modernización y sostenimiento al que van a ser sometidos los vehículos.

Según las fuentes citadas por The Times, un tercio de los carros actuales no serán modernizados y serán empleados como donantes de piezas y repuestos para los carros que continúen en servicio. Se contempla la posibilidad de que algunos de estos donantes puedan ser reparados y devueltos al servicio activo si fuera necesario en caso de emergencia.

Esta situación haría retroceder al Ejército británico en el “ranking” de países con más carros de combate al puesto número 56, con peores cifras que países como Camboya, Serbia o Birmania, como ilustra The Times. Estos datos quedan muy lejos de los 800 carros de combate que llegó a tener Reino Unido antes del final de la Guerra Fría en 1991.

Según consta en la web del Ejército Británico, el Challenger 2 está basado en el modelo anterior Challenger 1 que sirvió en operaciones en el Golfo Pérsico o en Los Balcanes. Sin embargo solo conserva un 5 % de componentes con el modelo previo, disponiendo de 150 modificaciones mayores incluyendo una torre totalmente nueva dotada de un cañón L30 de 120 mm. y un blindaje Chobhan de segunda generación.

El programa de extensión de vida de los Challenger 2

La Revisión Estratégica de la Defensa y la Seguridad (SDSR) que publicó el Reino Unido en 2015 anunciaba la puesta en marcha de un programa de modernización de estos carros de combate para mantenerlos en servicio en el Ejército Británico al menos hasta 2035, carros que recibirán la nueva denominación Challenger 2 Mark 2. Esta medida era el resultado de un análisis previo en el que se determinó que la adquisición de un nuevo carro de combate era una opción demasiado cara.

El programa Life Extension Project (LEP) acumula retraso ya que se anunció la puesta en marcha en 2013 pero fue en 2016 cuando se confirmó la modernización de parte de los 227 carros con que cuenta el Ejército Británico. La elección del proveedor está prevista para este año 2019. Entre los sistemas a reemplazar están los que han sufrido mayor obsolescencia como los sistemas de visión, el sistema de dirección de tiro y otros sistemas electrónicos de la torre. Con los nuevos equipos se pretende entre otras cosas mejorar la puntería del sistema de dirección de tiro aunque se han contemplado muchas otras mejoras que llegan incluso a la posibilidad de incorporar sistemas de protección activa de tipo soft-kill.

Para este programa se han postulado diferentes empresas británicas como analizamos el año pasado. (José Mª Navarro García)

Fotografía: Un carro británico Challenger 2 (BAE Systems)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.