¿Desea recibir notificaciones de www.defensa.com?
X
Viernes, 19 de julio de 2024 Iniciar Sesión Suscríbase

El carro de combate Leclerc XLR, puente hasta la llegada del MGCS al Ejército de Tierra francés

Francia ha introducido ya en sus carros de combate una modernización intensa que los pone a la altura de lo que hoy requiere el combate terrestre. Foto: Octavio Díez Cámara
Francia ha introducido ya en sus carros de combate una modernización intensa que los pone a la altura de lo que hoy requiere el combate terrestre. Foto: Octavio Díez Cámara
De los 200 carros de combate Leclerc que el Ejército de Tierra francés (l’Armée de terre) tiene en activo, se van a modernizar en esta década al estándar Leclerc XLR 130 de los 160 que se habían previsto. En los primeros cinco años de la próxima década serán actualizados unos 40 ejemplares más.

L’Armee de terre, que ya habría recibido una veintena de los Leclerc actualizados (mejor adaptado a lo que se prevé en futuros enfrentamientos) durante el pasado año y los primeros meses del presente, que prestan servicio en unidades como el 501e Régiment de chars de combat de mourmelon-le-Grand, se sitúa a la cabeza de los países europeos e impulsa así las necesarias mejoras de sus carros de combate.

Leclerc XLR ha mejorado de forma sustancial su supervivencia ante diferentes tipos de amenazas. Foto: Octavio Díez Cámara

Leclerc XLR ha mejorado de forma sustancial su supervivencia ante diferentes tipos de amenazas. Foto: Octavio Díez Cámara

Sobre lo que supone el proceso, por lo que conocemos, va a durar al menos una década en completarse y podría tener a futuro algunos cambios en las actuaciones que se están realizando ahora. En el Leclerc XLR hay cambios que se observan a simple vista, pudimos verlos en el salón parisino de Eurosatory,  como la mejora de la protección con una rejilla que cubre buena parte del exterior de la barcaza en la zona trasera y gruesos módulos de blindaje en los costados de la parte delantera, y otros más técnicos que se incluyen en sus equipos y capacidades.

Estos últimos, que suponen una actualización profunda de los carros de combate de l’Armée de terre, incluyen la actualización en sus equipos de vigilancia y observación con la llegada del sistema optrónico Paseo Master de Safran Electronics, la incorporación de nuevas radios Contact para facilitar la integración con el SISC (Système d’infomation du combat), las mejoras que afectan a su sistema de dirección de tiro y a la propia conducción del vehículo de forma que sea más eficiente de noche, o aspectos como la incorporación de una torreta RCWS (Remote Control Weapon Station) manejada desde el interior de la torre por uno de los tripulantes.

Llama la atención los módulos que mejoran la protección de barcaza y torre, y el tono marrón general del Leclerc XLR. Foto: Octavio Díez Cámara

Llama la atención los módulos que mejoran la protección de barcaza y torre, y el tono marrón general del Leclerc XLR. Foto: Octavio Díez Cámara

En Leclerc XLR se mantienen algunos aspectos del vehículo original, como el motor y la caja de cambios, y tampoco, que sepamos, hay alguna mejora que afecte al tren de rodaje. Desde fuentes industriales de KNDS postulan que, como la llegada del futuro sistema MGCS (Main Ground Combat System), que no hemos de olvidar incluirá un novedoso carro de combate acompañado de otros medios con los que trabajará en colaboración, no se producirá hasta 2040-2045, sería necesario apostar ya por alguna mejora conceptual que vaya más allá de la actual previsión del Ejército de Tierra francés.

De ahí que apuesten por el Leclerc Evolution en el que sí se aplican ya notables mejoras que afectan entre otras áreas a una torre con un cañón ASCALON 120 que podría ser incluso no tripulada; no sería mala idea avanzar hacia ese carro de combate de forma que en la primera década de vida del MGCS en activo, o algo más, coexistan ambos modelos potenciando las capacidades de las fuerzas terrestres francesas.

Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.