Jueves, 19 de mayo de 2022 Iniciar Sesión Suscríbase

Bajos costes y plan industrial en Alemania. Las bazas de Boeing para vender el Super Hornet y el Growler

El gran programa de adquisición de aviones de combate y de apoyo electrónico para la Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe) no se ha decidido todavía, estando prevista la adquisición de un gran número de aviones con los que reemplazar las versiones iniciales del Eurofighter Typhoon y al Panavia Tornado. Algunas informaciones sugerían la compra de 93 nuevos Typhoon y 43 Super Hornets de Boeing, incluyendo en este lote 15 aviones de guerra electrónica Growler.

Precisamente en este sentido, la multinacional estadounidense Boeing informó recientemente de la expansión de su estrategia de asociación industrial en Alemania en relación a la oferta de aviones de combate al Bundeswehr. Para el fabricante estadounidense los socios industriales alemanes desempeñarán un papel importante en el suministro de equipos de apoyo, logística y mantenimiento general, repuestos, programas locales de mantenimiento, capacitación y otras soluciones relevantes de reparación y reacondicionamiento para la flota potencial de Super Hornet y Growler de Alemania. La industria alemana podría también participar en el Next Generation Jammer para el EA-18G.

Se emitió una Solicitud de Información (RFI) a más de 10 empresas alemanas para solicitar ofertas. El fabricante estadounidense considera que estas son el primer paso para un programa valorado en 3.500 millones de euros durante el ciclo de vida que contribuirá con oportunidades económicas adicionales y creará valor en la economía alemana.

Para Michael Haidinger, presidente de Boeing Alemania, Centro y Este. Europa, Benelux y los países nórdicos, "Alemania es el hogar de una experiencia e innovación aeroespacial sobresalientes y esperamos expandir nuestras asociaciones a nivel local para la flota de F/A-18 Super Hornet y EA-18G Growler de Alemania". “Con esta estrategia de expansión de socios, estamos sentando las bases para nuevas oportunidades comerciales para los campeones de la industria alemana, nuevos puestos de trabajo altamente calificados y crecimiento económico a largo plazo”.

Frente a otras propuestas, Boeing defiende que el F/A-18 Super Hornet Block III proporciona capacidades avanzadas y comprobadas, así como bajos costes de ciclo de vida y adquisición, ideales para cumplir con los requisitos de caza de Alemania, incluidos los compromisos de doble capacidad con la OTAN. De hecho afirma que según el Departamento de Defensa estadounidense se trata del avión con los costes operativos más bajos de todos los aviones tácticos en servicio en Estados Unidos (19.500 dólares por hora de vuelo). Este coste de operación junto a uno de adquisición contenido supondrían un coste del programa reducido, teniendo en cuenta las más de 10.000 horas de vuelo previstas para los aviones durante su vida útil en la Luftwaffe.

En el caso del  EA-18G Growler, este brinda protección en todo el espectro electromagnético, bloqueando radares e interrumpiendo las comunicaciones. La operación conjunta de ambos aviones otorgará a la Luftwaffe una capacidad inigualable tanto en misiones aire-aire como tierra-aire. Esto se ha demostrado en los últimos quince años, ya que el Growler se ha extendido por todo el mundo en apoyo de todas las acciones de reacción rápidas e importantes. Cinco escuadrones de EA-18G brindan apoyo exclusivo a las operaciones de la Fuerza Aérea y la Marina de los EE. UU.  (José Mª Navarro García)

Fotografía: Los dos contendientes de Boeing en Alemania (Boeing)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.