Jueves, 19 de mayo de 2022 Iniciar Sesión Suscríbase

Smash Dragon: UAVs asesinos de UAVs

La compañía israelí Smart Shooter ha dado una nueva vuelta de tuerca a su visor avanzado para armas de fuego SMASH. Se trata de un sistema de control de tiro compacto que aumenta la precisión de armas de fuego del que venimos hablando desde hace años y que la compañía está también ofreciendo como sistema contra UAVs instalado en un fusil de asalto.

Ahora, el fabricante da un paso más allá presentando el Smash Dragon que no es más que montar ese fusil de asalto optimizado contra UAVs gracias al visor SMASH montado a su vez en una aeronave no tripulada. En concreto se ha presentado junto a un fusil de asalto tipo M-16 / M-4 instalado a su vez en un multicóptero que volaría buscando y derribando aeronaves no tripuladas adversarias o no autorizadas.

Smash Dragon se ofrece como una carga de pago para su instalación en UAVs de diversos tipos e incluso con diferentes “efectores”, bien fusiles de asalto como el de la fotografía, fusiles de precisión o incluso lanzagranadas de 40 mm. Recordemos que existen municiones de este calibre con aplicaciones específicas contra UAVs, como la HEDP-RF de 40x53 desarrollada por Nammo e integrada en la torre Guardian de la firma española Escribano Mechanical & Engineering que analizamos recientemente.

El sistema de estabilización del visor SMASH permite abatir objetivos fijos o en movimiento ahora a su vez desde una plataforma en vuelo. Según nos informa la compañía, el sistema está en fase de desarrollo después de haber completado las primeras pruebas.

Cómo funciona

Con motivo del interés despertado entre los tiradores de precisión de las Fuerzas Armadas españolas analizamos de nuevo el funcionamiento de este sistema el pasado mes de abril. Se trata de un sistema que el autor tuvo la posibilidad de probar durante la feria LAAD en 2019. Se trata de un visor de un tamaño compacto que permite su instalación en un fusil de asalto empleando un rail estandarizado Picatiny. Su tamaño no es mucho mayor que un visor medio pero combina la tecnología holográfica de presentación de datos con sensores electroópticos y algoritmos de tal manera que se trata de una suerte de dirección de tiro compacta.

Se trata de un sistema muy intuitivo, que cuenta con un pulsador que se adosa próximo al gatillo, de tal manera que si se “marca” un objetivo en movimiento, el calculador va presentando en una retícula parecida al HUD de un avión el punto al que hay que dirigir el arma en función de la distancia y movimiento del objetivo. El fabricante ha elegido el lema “one shot, one hit”, propio de los francotiradores para ilustrar la precisión del sistema. El visor detecta, resalta y rastrea automáticamente los objetivos potenciales, incluidos drones, mostrando la información en una pantalla. El control de tiro integrado calcula continuamente el momento idóneo de disparo, ofreciendo al tirador la mejor posibilidad de neutralizar el objetivo, ofreciendo capacidades de impacto al primer disparo. El funcionamiento del SMASH ha sido adaptado para adquirir y abatir objetivos en vuelo, lo que ha requerido modificar los algoritmos con los que trabaja.

Diseñado inicialmente para ofrecer a los tiradores un sistema de visión con el que aumentar la precisión del arma y reducir los daños colaterales, SMASH es ahora capaz de seguir e interceptar UAVs a distancias de hasta 120 metros al primer disparo. El sistema además cuenta con la capacidad para grabar en vídeo la secuencia del disparo, permitiendo el análisis posterior de las acciones tanto para tareas de formación como de validación de la efectividad.

Hay otros casos de UAVs empleados contra UAVs, por ejemplo la también israelí Skylock ofrece un sistema denominado Dronelock que se basa en el empleo a su vez de UAVs interceptores de pequeño tamaño pero elevada velocidad y robustez. De esta manera se asegura la neutralización cuando las medidas de perturbación electrónica (jamming) o de engaño (spoofing) no resultan efectivas o cuando la ruta del UAV amenazante está programada y no se lo puede redirigir mediante los citados métodos.

Una vez que el radar ha informado de la presencia y posición de la amenaza se envía un UAV interceptor que sigue a su objetivo mediante guiado electróptico hasta impactar contra él. Se trata de una tecnología que puede ser empleada tanto en aplicaciones civiles como militares o de seguridad siendo apta para la protección de instalaciones militares, aeropuertos, infraestructuras críticas, zonas fronterizas, áreas costeras o instalaciones portuarias. Además de desde emplazamiento fijos, los UAVs pueden desplegarse desde vehículos en movimiento, tanto de día como de noche con una cobertura de 360 grados, pudiendo monitorizar hasta 200 objetivos simultáneamente. (José Mª Navarro García)

Fotografia: El multicóptero dotado de un fusil de asalto con el visor SMASH (Smart Shooter)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.