Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Primera prueba del cohete guiado de BAE Systems sobre un vehículo ligero

Los sistemas de cohetes guiados se han posicionado en el mercado los últimos años como una solución intermedia entre los cohetes guiados y los misiles, ofreciendo un sistema de alta precisión pero con un coste contenido idóneo para entornos asimétricos y donde existe riesgo de daños colaterales. Los hemos visto instalados sobre todo en helicópteros y también aeronaves de ala fija, desde aviones ligeros para misiones contrainsurgencia y de apoyo próximo a aviones de combate de última generación.

Hasta ahora se habían presentado no muchas aplicaciones terrestres de este tipo de armas, pero ha sido la multinacional BAE Systems la que ha realizado en fechas recientes las primeras pruebas sobre un vehículo ligero en el polígono de pruebas de Yuma, Arizona. El Advanced Precision Kill Weapon System (APKWS) de guiado láser de BAE Systems ha sido integrado en el lanzador cuádruple Fletcher de la compañía estadounidense Arnold Defence.

BAE Systems ha realizado con éxito la primera prueba de concepto del APKWS sobre una plataforma “táctica” lo que sugiere efectivamente el uso de un vehículo ligero.  Durante las pruebas se empleó el lanzador cuádruple Fletcher diseñado para cohetes de 70 mm. para lanzar varios cohetes que alcanzaron su objetivo de forma precisa.

El APKWS está en servicio en los Estados Unidos en el Ejército de Tierra, la Marina, la Fuerza Aérea y la Infantería de Marina. Según la publicidad del fabricante, el cohete ha alcanzado sus objetivos con un 93 % de precisión lanzado desde aeronaves de ala fija y rotatoria de la Marina y la Infantería de Marina estadounidenses. Estos últimos lo vienen usando desde su entrada en servicio en 2012.

El APKWS emplea un sistema de guiado por láser semiactivo (SAL) y tiene un alcance de entre 1,1 y 5 km. lanzado desde helicópteros que se incrementa hasta los 11 km. en el caso de lanzarlo desde aviones, sin embargo no existen datos públicos sobre el alcance empleado desde un vehículo terrestre, siendo este probablemente de 4 a 5 km.. Emplea el mismo motor y la cabeza de guerra del cohete Hydra 70 original y destaca por su precisión de 0,5 metros de error circular (CEP). Tiene un precio estimado de 22.500 dólares, lo que ofrece un coste por lanzamiento menor que los misiles anticarro y multipropósito actuales.

Desvelado por Arnold Defense en 2017, el lanzador Fletcher (también denominado LGR-4 por Laser Guided Rocket -4) estuvo presente en la feria especializada SOFEX que tuvo lugar en Jordania el año pasado y en la edición del mismo año del evento estadounidense Association of the United States Army (AUSA) montado sobre un vehículo S-ATV (Special Purpose All Terrain Vehicle) de Navistar. Posteriormente Arnold Defence anunció que integraría su lanzador Fletcher en un vehículo más pequeño como es el Dagor de Polaris, plataforma en que habría sido ahora evaluado el cohete APKWS según las ilustraciones ofrecidas ahora por BAE Systems. Arnold Defense ha desarrollado una versión con 23 alveolos del lanzador Fletcher denominada Multple Launch Hydra System o MLHS.

También hemos visto adaptar el lanzador cuádruple Fletcher en plataformas más pequeñas como el MRZR de Polaris, empleado por ejemplo por el Mando de Operaciones Especiales estadounidense (USSOCOM). Sobre esta plataforma se ha configurado incluso un vehículo no tripulado (Unmanned Ground Vehicle o UGV) dotado del lanzador de cohetes y un sensor electroóptico para adquisición de objetivos además del lanzador de micro-UAVs Black Hornet VRS (Vehicle Reconnainsance System) de Flir Systems.

Se trata de una solución que tanto el fabricante del arma como del lanzador consideran idónea para dotar de armamento superficie-superficie de precisión a unidades convencionales o de operaciones especiales, de ahí que se haya visto instalado en varios de estos vehículos de diferentes fabricantes. Estos consideran que disponer de un arma de este tipo sobre plataformas terrestres reduciría la necesidad de contar con apoyo aéreo y les brinda mayor alcance y precisión que sus armas ligeras. Para ello además del lanzador de cohetes, la plataforma debe contar con un dispositivo electróptico para vigilancia y designación precisa de los objetivos que puede estar a bordo del vehículo lanzador o emplearse los datos procedentes de otros sensores como aeronaves no tripuladas (UAVs) o designadores portátiles en manos de la infantería o unidades de operaciones especiales.

En España las compañías nacionales Instalaza y Escribano colaboran en el desarrollo de un cohete guiado combinando el Alcotan 100 de la primera con el kit de guiado preciso mediante láser semiactivo (SALK) de la segunda. Con un alcance de entre 1 y 4 kilómetros se trata de una alternativa nacional diseñada desde el principio para su empleo desde plataformas terrestres, estando en proceso de integración en varias de las torres de la compañía con sede en Alcalá de Henares según hemos informado en varias ocasiones. (José Mª Navarro García)

Fotografía: Ilustración del APKWS lanzado desde un Dagor de Polaris (BAE Systems)

Lanzador Fletcher sobre Dagor (Arnold Defence)

El Dagor sobre el que se habrían realizado las pruebas (Polaris)

Lanzador presentado en AUSA el año pasado (Arnold Defense)

El lanzador de cuatro alveolos Fletcher (Arnold Defense)

El MLHS con 23 alveolos (Arnold Defence)

Pruebas de lanzamiento realizadas en marzo de este año (BAE Systems)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.