Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La industria española de Defensa abandona Brasil

Entre el 2 y el 5 de este mes tuvo lugar en Rio de Janeiro una nueva edición de la feria de Defensa y Seguridad LAAD, que desgraciadamente entre las 450 empresas presentes no contó con participación de compañías ni organismos españoles salvo los medios de comunicación acreditados.

Algunas de las multinacionales más importantes del sector en las que hay participación española o que están presentes en España si acudieron, véase Airbus, Thales, MBDA o General Dynamics. Si que coincidimos con representantes y directivos de compañías españolas que visitaron la feria para mantener reuniones con empresas presentes o iniciar nuevos contactos comerciales.

La presencia de empresas españolas en la edición anterior de LAAD tampoco fue especialmente destacada pero sí acudieron reconocidas empresas como EXPAL o Navantia pero en esta ocasión ninguna empresa española estaba presente con stand propio, tampoco la patronal TEDAE que aglutina en otros eventos la presencia de gran número de empresas españolas. Destacable fue este año el gran número de pabellones institucionales nacionales presentes, desde Italia, Sudáfrica, Turquía, Israel o Reino Unido por citar algunos.

La representación institucional sí estuvo a la altura, con el Secretario de Estado de Defensa (SEDEF) Ángel Olivares y el jefe de la Oficina de Apoyo Exterior (OFICAEX) general Luis Manuel López y los generales del MALE García de Las Hijas y Pardo de Santayana que visitaron algunas empresas como ya informamos.

Ciertamente la crisis económica que ha sufrido Brasil en los últimos años ha podido desalentar a las empresas españolas, que también han visto como la nueva feria española FEINDEF irrumpía en el calendario quizá demasiado cerca del evento brasileño y les ha obligado a elegir. Sin embargo las previsiones económicas del gigante sudamericano no son malas, se augura cierta recuperación en la economía y el nuevo gobierno tiene intención de potenciar las Fuerzas Armadas y poner en marcha importantes programas. De ahí que las principales empresas del sector, apoyadas por sus respectivos gobiernos, estén presentando sus credenciales.

Contrasta con este vacío la feria IDEX que tuvo lugar en Abu Dabi el pasado mes de febrero, donde más de diez empresas españolas tenían stand propio, además del institucional de TEDAE. Sin embargo no es del todo conocido que durante este evento, que se ha convertido en el más importante para la industria española en el extranjero, las licencias de exportación de material de Defensa a Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos estaban suspendidas por el actual Gobierno, lo que  constituye un contrasentido y se explica únicamente por el revuelo mediático provocado por el asunto de las 400 bombas inteligentes para Arabia Saudí.

Los datos económicos que arrojan las estadísticas oficiales nos hablan de 52 licencias de exportación autorizadas de material de defensa a Brasil en 2016 por valor de 6 millones de euros, principalmente aeronaves. Puede parecer poco pero en la categoría de productos y tecnologías de doble uso, esta cifra se elevaba a 203 millones de euros en solo 22 licencias autorizadas. El ejercicio 2017 mejoró al convertirse en el quinto destino de las exportaciones de defensa españolas, con 10,6 millones (un 4,3 % del total) de nuevo con los aviones de Airbus como principal referente. En 2017 se autorizaron 121 licencias por valor de 276 millones de las que 258 era aviones. Tan solo en ese ejercicio se autorizaron exportaciones de material y tecnología de doble uso a Brasil por valor de 158 millones de euros. El primer semestre de 2018 se autorizaron 86 licencias por valor de 5,2 millones de los que nuevamente la mayoría (4,8) correspondían a aeronaves.

Realmente, estas contradicciones no son fáciles de explicar y se basan una vez más en la ausencia de una política industrial para el sector de la Defensa a largo plazo y sin vaivenes políticos. Se abandonan aparentemente mercados con síntomas de recuperación en los que se estaba presente y se dificulta por parte de la Administración la actuación de las empresas en un mercado como el de Oriente Medio en franca expansión y a pesar de ello, las empresas acuden como seguro volverán a hacer en la edición de 2021. Mercado en el que incluso terceros países quieren entrar a través de las empresas españolas, sólidamente implantadas, como quedó claro en el evento organizado por la DGAM y el SIBAT en el Instituto Tecnológico de la Marañosa recientemente, donde empresas israelíes del sector establecieron o intentaron establecer acuerdos con compañías españolas. (José Mª Navarro García)

Fotografía: Pabellones sudafricano y británico (autor)

·Portugal contaba con pabellón propio (autor)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.