Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

La tensión en Mali promueve encuentro de ministros de Defensa de los países integrantes de la Coalición para el Sahel

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha participado en una videoconferencia con sus homólogos de Francia, Bélgica, República Checa, Canadá, Estonia, Grecia, Italia, Noruega, Portugal y Suecia. También han asistido, de manera virtual, representantes de Naciones Unidas y de la Unión Europea.

La reunión, que ha contado con una introducción por parte de la ministra de Defensa francesa, Florence Parly, ha tenido como objetivo principal la evaluación de la crisis política en Mali. Durante el encuentro, se han recopilado las previsiones de los países participantes, las Naciones Unidas y la Unión Europea, en vistas a establecer una posición común. En su intervención, refiriéndose en los recientes acontecimientos ocurridos en Mali, Margarita Robles ha destacado “la importancia de que la comunidad internacional mande un mensaje de unidad en defensa de la democracia”, manifestando “la necesidad de que se produzca una rápida trasferencia de poder a un gobierno civil a través de unas elecciones”.

Asimismo, la titular de Defensa ha recalcado “el peligro de que las organizaciones terroristas que operan en la zona aprovechen la situación, amenazando la paz y estabilidad”. Finalmente, Margarita Robles ha concluido su intervención poniendo en valor “el compromiso de España con el pueblo de Mali, que de manera concreta, se materializa en nuestra contribución a la misión de adiestramiento que la Unión Europea desarrolla en ese país”. La Coalición para el Sahel, tiene por objeto facilitar la coordinación y la interacción entre los diferentes componentes de la acción internacional en apoyo de los países del G5 (Chad, Mali, Mauritania, Níger y Burkina Faso), abarcando todos los recursos y los agentes que intervienen en el Sahel, ya sea en lo que respecta a las cuestiones de seguridad, políticas o de desarrollo.

Como avanzamos el pasado mes de julio, para España potenciar la presencia de las Fuerzas Armadas en el cada vez más problemático Mali y una importante reducción de los efectivos en Irak son los dos puntos clave de la reestructuración programada por el Ministerio de Defensa para los despliegues en misiones exteriores. La reestructuración estaría en línea con la actual política de seguridad del Gobierno que quiere dar la máxima prioridad a la actuación en el Sahel, extensa región africana en la que al terrorismo islámico se suma el tráfico de drogas y de seres humanos que presionan las fronteras de Ceuta y Melilla y se trasladan en embarcaciones a Canarias y al sureste de la Península. Ante estos retos, el Ministerio de Defensa responderá con el refuerzo de la presencia de las Fuerzas Armadas (FAS) en la región, principalmente en favor del dispositivo de la UE, European Union Training Mission in Mali (EUTM Mali), al que se aportarán unos 300 efectivos adicionales, para reforzar lo que se define como Presencia Avanzada. Esos eran los planes antes de los últimos acontecimientos en el país.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.