Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Solo República Checa y Turquía responden a la petición de ayuda a través de la OTAN

10 días después de que el Gobierno español solicitara la ayuda de los países miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en forma de equipos para combatir la crisis del coronavirus, tan solo dos países han respondido a este llamamiento de emergencia, caso de Turquía y República Checa.

La petición que realizó el Ministerio de Defensa español a través del Centro Euroatlántico de Coordinación de Repuestas a Desastres el pasado día 23 ha tenido por ahora escaso éxito si tenemos en cuenta la pobre respuesta obtenida, hasta cierto punto comprensible puesto que la mayoría de los países que forman la OTAN ha puesto en marcha sus propios mecanismos para la adquisición de equipos en el mercado internacional y hacen acopio de ellos en previsión de un endurecimiento de la situación dentro de sus propias fronteras.

Este miércoles llegaba a España un avión de transporte A400M de la Fuerza Aérea Turca cargado con 25 toneladas de material sanitario entre mascarillas, Equipos de Protección Individual (EPIs), protectores oculares o líquido antibacteriano.

Antes, el pasado 29 de marzo aterrizaba en la base aérea de Torrejón de Ardoz un avión de transporte C-130 Hércules del Ala 31 del Ejército del Aire procedente del aeropuerto checo de Pardubice donde recogió material donado por la República Checa para luchar contra el coronavirus en España. Concretamente se trata de 10.000 equipos de protección individual según informamos recientemente.

Esta ayuda, aunque muy importante, se antoja insuficiente si tenemos en cuenta los países que forman la Alianza Atlántica, en la línea de la colaboración que el Gobierno español ha obtenido en la Unión Europea, más preocupada por ahora de los efectos económicos de la pandemia que de la crisis humanitaria que se extiende por el Viejo Continente. Parece claro que la salida a esta crisis vendrá principalmente de la gestión interna que se haga de ella, como ha podido comprobar también Italia, que sigue esperando medidas de ayuda de la Unión Europea.

Más efectivas que las peticiones exteriores están resultando las múltiples iniciativas individuales, que parten de todas partes de la sociedad, desde voluntarios individuales, empresas pequeñas, medianas y grandes que ceden sus existencias de EPIs, así como productos y materias primas desinteresadamente a hospitales, Fuerzas Armadas y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, o las múltiples impresoras 3D repartidas desde hogares particulares, fábricas o centros de formación que se están empleando para imprimir desde pantallas protectoras para personal médico a piezas para fabricar nuevos respiradores o adaptar otros en uso, una red colaborativa que deberá ser puesta en valor una vez se pueda dar por controlada esta pandemia. (José Mª Navarro García)

Fotografía: El A400M turco llegado a España hace escasas horas (Ejército del Aire)

La ayuda suministrada por Turquía tras la petición a la OTAN (Ejército del Aire)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.