Lunes, 6 de febrero de 2023 Iniciar Sesión Suscríbase

9,6 millones para el sostenimiento de los torpedos del S-80 a cargo de Atlas Elektronik

La Dirección de Gestión Económica de la Jefatura de Apoyo Logístico de la Armada ha adjudicado a la compañía alemana Atlas Elektronik el acuerdo marco de sostenimiento de los torpedos DM2A4 y de los equipos auxiliares de estos, por un valor estimado de 9,6 millones de euros.

Del contrato, negociado sin publicidad, sabemos que tendrá una duración de dos años, probablemente prorrogable a otros dos, dada la diferencia entre el presupuesto base de licitación (4,8 millones de euros) y el valor estimado, el doble.

Se trata de los torpedos con que contarán los submarinos S-80 Plus de la Armada española, arma elegida en 2005 por el Ministerio de Defensa, formalizándose un contrato entonces de valor superior a los 75 millones de euros.

El torpedo DM2A4

Entre los sistemas de armas con que contará el submarino S-80 Plus para la Armada española está el torpedo pesado DM2A4, que se lanza desde los tubos lanzatorpedos de 533 mm. con que cuenta el sumergible (seis de ellos en total), empleándose un sistema de gestión de torpedos de la estadounidense Lockheed Martin.

El DM2A4 (por Deutsches Modell) es un torpedo diseñado por la compañía Atlas Elektronik para la Marina Alemana, que lo seleccionó para sus submarinos de la clase 212. Destaca por ser el primero en emplear un cable de fibra óptica como elemento de unión con el submarino para la transmisión de la información del sistema de guiado.

El torpedo tiene un alcance de 50 km. empleando para ello hasta cuatro baterías eléctricas cuya configuración permite que solo comiencen a generar electricidad en el momento que se requiere. Así tienen un plazo de almacenamiento prolongado sin que se agoten y resultan más seguras de operar. Las del torpedo tienen un corto período de activación, tienen un diseño encapsulado que las aísla del exterior protegiéndolas del entorno salino y cualquier activación accidental por contacto con el agua. Las baterías de ejercicio pueden ser bien de iones de litio o de plata-zinc.

El S-81 durante la visita de la ministra de Defensa el pasado enero (Ministerio de Defensa)

El problema de las baterías

Recordemos que el pasado mes de febrero, la Armada española adjudicó a la compañía alemana Atlas Elektronik el suministro de las baterías para los torpedos de ejercicio DM2A4 para los submarinos S80. Sin embargo según informamos en septiembre no podrá hacer frente al suministro y la Armada busca de nuevo baterías para poder realizar los primeros lanzamientos de prueba en 2023.

Como analizamos el pasado mes de febrero, Atlas Elektronik fue seleccionada para suministrar las baterías para los torpedos de ejercicio con los que contarán los submarinos S-80 de la Armada. No se especificó el número de baterías a suministrar pero sí el importe, 453.600 euros por unas baterías que se suministrarían en nueve meses.

Sin embargo la Jefatura de Apoyo Logístico de la Armada tubo que poner en marcha una licitación para el suministro de “552 elementos para baterías de los torpedos de ejercicio DM2A4 de los submarinos S-80”. Con un importe de 670.000 euros a repartir en tres anualidades y un plazo de ejecución de escasamente dos meses (hasta el 15 de diciembre).

Es de destacar la información incluida en la Memoria Justificativa de Necesidad Pública del pasado mes de julio que acompaña al expediente de adquisición. Este detalla los antecedentes de la licitación al recordar que en 2005 se encargó a Atlas Elektronik la compra de los torpedos DM2A4 para los submarinos S-80, torpedos que ya han sido entregados.

Dentro de ese contrato se encontraba la adquisición de torpedos de ejercicio, una versión del de combate dotada de sistemas de telemetría y carente de cabeza de combate. En su lugar emplea un depósito de gas que permite su recuperación, pudiendo además configurarse como torpedo de combate en los talleres, cambiando entre otros elementos, la batería que emplea para la propulsión.

En julio de 2015 se firma una enmienda al contrato que incluye, entre otras modificaciones, la eliminación del suministro de “baterías de ejercicio” derivada de los retrasos acumulados en el programa S-80 y la incompatibilidad con la caducidad de las baterías de ejercicio, de dos años.

El año pasado se puso en marcha otra licitación para adquisición de baterías de ejercicio para los torpedos de cuya resolución informamos en febrero, siendo elegida  Atlas Elektronik. Estas baterías de ejercicio se deberían entregar para permitir la realización de las campañas de lanzamiento de torpedos en los submarinos S-80 que llegarán entre 2023 y 2028. (José Mª Navarro García)

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.