Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Defensa defiende la acción del BAM Tornado de la Armada española en un nuevo incidente en Gibraltar

El Gobierno de Gibraltar denunciaba el pasado domingo la “incursión” del BAM (Buque de Acción Marítima) “Tornado” de la Armada en lo que consideran sus aguas jurisdiccionales, durante la cual intentó sacar un par de las contaminantes gasolineras flotantes que suelen fondear en dichas  aguas. Aunque estamos ante uno de los habituales incidentes entre los navíos de la Armada y el Servicio Marítimo de la Guardia Civil y las fuerzas de la Royal Navy basadas en la última Colonia de Europa, está vez ha tenido la defensa del Ministerio de Exterior español, que en demasiadas ocasiones guarda silencio ante hechos similares.

Según Gibraltar, el patrullero español intentó ordenar a dos barcos comerciales que levaran anclas de las aguas británicas cercanas al territorio el domingo por la tarde.  La acción del BAM fue respondida por la denominado RNGS (Royal Navy Gibraltar Squadron), que intervino con una de sus pequeñas patrulleras de la clase “Scimitar” y una lancha semirrígida. Los audios de la conversación por radio entre el “Tornado” (P-44), publicadas por el diario Gibraltar Chronicle,  afirman que el BAM  "sugiere" a los dos buques,  que según el medio serian el  “Ivor Accord” y el “Great Victor”, que "aumenten la velocidad y abandonen aguas territoriales españolas", cuando se supone que estaban fondeadas.

El “Ivor Accord” es uno de los habituales petroleros que fondeados en las cercanías de Gibraltar trasvasan combustible en pleno mar a otros buques, acción que según los ecologistas contamina gravemente las aguas de la Bahía de Algeciras y de la cara mediterránea (Este) del peñón de Gibraltar, que es donde se ha producido el incidente.

Estos habituales enfrentamientos entre la Armada y la Royal Navy no suelen transcender normalmente, no así en este caso. Incluso, el Ministerio de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación ha salido dando la cara por la actuación del “Tornado”, en pleno clima de ambiente electoral en España, reafirmando la territorialidad española de dichas aguas. El Gobernador de Gibraltar difundía un comunicado informando que “Estamos investigando este incidente y nos preocupan los informes, aparentemente  confirmados por el Ministerio de Exteriores español, acerca de que el buque español ordenó apartarse a embarcaciones situadas en Aguas Territoriales británicas. Nuestro  Embajador ha planteado estas cuestiones ante el Gobierno español”.

Desde Londres, un portavoz de la premier Theresa May afirmó que no ha habido ninguna incursión por parte de la Armada española durante el incidente ocurrido cerca de Gibraltar durante el fin de semana. Aunque añade: “Estamos seguros de nuestra soberanía en todo el conjunto de Gibraltar, incluidas las aguas del territorio británico de Gibraltar, y toda incursión es una violación de la soberanía, pero no una amenaza para la misma”. El Gobierno británico, en plena crisis del Brexit, lo último que quiere es problemas con el tema de las aguas jurisdiccionales de Gibraltar, cuando habitualmente hasta llamaba a consultas al embajador español en Reino Unido ante casos similares.

Según fuentes castrenses españolas, el BAM Intentó que los petroleros saliesen de la parte oriental del Peñón, en lo que Madrid considera aguas “nacionales”, por lo que el BAM actuó según la ley, sustentada en el Tratado de Utrecht de 1713, que determina que España no cedió las aguas jurisdiccionales, por lo que sólo reconoce como británicas las del puerto de la última Colonia de Europa. (Julio Maíz Sanz)

Fotografía: El BAM “Tornado” (P-44) construido por la empresa Navantia. (foto: Navantia)

Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.