Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El blindado español VCR 8x8 Dragón y el británico Boxer: Difícil comparación

Tras declarar el Ministerio de Defensa desierto el contrato de producción del Vehículo de Combate de Ruedas (VCR) 8x8 “Dragón” para el Ejército de Tierra a finales del pasado año, se ha abierto la posibilidad de que se tengan en cuenta nuevos vehículos a través de una nueva licitación.

Entre las propuestas que más titulares han ocupado destaca el Boxer Germano-holandés, fabricado por el consorcio ARTEC, liderado por Krauss-Maffei Wegman y Rheinmetall. Esta posibilidad se ha visto reforzada por la visita que la Dirección General de Armamento y Material estaría realizando a la OCCAR, la Organización Conjunta de Cooperación en Materia de Armamento, que gestiona, entre otros el programa Boxer en Alemania, Holanda, Lituania y Reino Unido.

Del contrato que tenemos más datos es el firmado en noviembre del año pasado entre la OCCAR y el Ministerio de Defensa británico para el suministro de 528 vehículos Boxer valorados en 2.800 millones de libras (3.250 millones de euros al cambio). A partir de aquí podemos realizar un análisis numérico de ambos programas para comprobar si resulta, o no, adecuada la comparación como han hecho algunos medios no especializados.

En lo que se refiere al precio unitario de cada vehículo, recordemos que el programa VCR del Ministerio de Defensa contempla la fabricación de 348 vehículos por un valor de 2.083 millones de euros, lo que arrojaría un precio unitario de 5,9 millones de euros frente a los 6,15 millones del Boxer. Sin embargo, si este programa se gestionara a través de OCCAR como se ha planteado, España no recaudaría IVA, al ser una transacción internacional, en este caso, al descontar el 21 %, la cifra quedaría en 1.721 millones de euros, con lo que el coste unitario en este caso se reduciría hasta los 4,9 millones de euros, lo que supone más de 1 millón de euros de diferencia a favor del Dragón.

En lo que se refiere a las economías de escala hay también diferencias, puesto que el Ejército de Tierra británico ha encargado 180 vehículos más que el Ejército de Tierra, nada menos que un pedido un 50 % mayor, con lo que hay un ahorro significativo en costes no recurrentes.

Respecto a las variantes hay dificultad también para comparar los programas, ya que el pedido británico contempla 4 variantes (Infantry Carrier, Specialist Carrier, Command Post and Ambulance) frente a las 13 del VCR Dragón, lo que también se traduciría en reducción de costes, ahorro en ingeniería derivada de las diferentes versiones y sus sistemas embarcados, por ejemplo.

En lo que se refiere al armamento hay también diferencias notables puesto que el pedido británico contempla solo el suministro de afustes para ametralladoras ligeras y torres de empleo remoto dotadas de ametralladoras de 12,70 mm. y 7,62 mm. Sin embargo el programa Dragón contempla que de los 348 vehículos 346 estén armados con torres. Concretamente según las cifras que adelantamos en exclusiva en 2016 y que hemos podido actualizar ahora: Habrá 114 vehículos dotados de estaciones de empleo remoto ligeras (suministro por el que compiten Escribano Mechanical & Engineering con la Guardian 2.0 y Rafael a través de su filial Pap Tecnos con la mini Samson), 56 vehículos para la Caballería contarán con torres tripuladas, dotadas de cañones de 30 mm, previsiblemente la Hitfist 30 de Oto Melara Ibérica (ahora Leonardo Hispania).

Nada menos  que 176 vehículos contarán con torres de empleo remoto dotadas de cañones de 30 mm. (suministro por el que compiten de nuevo Rafael a través de Pap Tecnos y Navantia con Elbit Sytems y Expal con la Samson Mk2 y la UT30Mk2 respectivamente). Además,  40 de estas torres contarán con lanzadores dobles de misiles Spike LR, por lo que las diferencias en sistemas de armas hace muy difícil  tratar de equiparar los precios unitarios de cada programa. El programa lituano valorado en 385,6 millones de euros sí contempla la instalación de torres Samson dotadas de cañón Mk44 de 30 mm. y lanzado doble de misiles Spike en una configuración similar a la del Dragón del Ejército de Tierra. 84 de los 88 vehículos lituanos tendrán esta configuración.

Además el Boxer es uno de los vehículos más pesados de su categoría. Frente a las aproximadamente 30 toneladas que pesa el Dragón, un peso ya considerable para este tipo de plataforma, el Boxer puede alcanzar las 36,5 toneladas a plena carga (25,2 toneladas más 11,3 de carga máxima), con lo que la posibilidad de embarcarlo en el avión de transporte A400M del Ejército del Aire se complica, sino es desmontando equipos. Ya en 2016 General Dynamics European Land Systems y Airbus Defence and Space evaluaron esta capacidad en el Piraña 5.

Por último, el grado de nacionalización de los programas no tiene nada que ver, puesto que como hemos venido analizando, el Dragón es el resultado de la adaptación a las necesidades del Ejército de Tierra del Piraña 5, habiéndose adquirido además la tecnología, de tal manera que se trata de un producto nacional con autoridad de diseño nacional, manteniéndose de esta manera la capacidad para modificar y exportar de forma independiente. Además se han incluido una serie de capacidades desarrolladas por empresas nacionales, para las que se han financiado una serie de programas tecnológicos que se están materializando en forma de cinco demostradores que serán entregados antes de que acabe el próximo mes de mayo.

Por el contrario, el programa británico no ha contemplado la incorporación de tecnologías locales en el desarrollo, que no han incrementado el precio del producto de mercado, por lo que la comparativa no resulta homogénea aunque sí se ha contemplado la fabricación en Reino Unido de parte del pedido. (José Mª Navarro García)

Fotografía: Los cinco demostradores del programa VCR en un estado reciente. (GDELS-SBS)

·Uno de los Boxer lituanos (Ministerio de Defensa de LItuania)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.