Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Autorizada la construcción del Buque de Intervención Subacuática para la Armada por 166,4 millones de euros

El Consejo de Ministros del pasado 11 de octubre, autorizó al Ministerio de Defensa la celebración de un contrato de construcción de un buque de intervención subacuática (BAM-IS) por un valor estimado de 166.460.000 euros. El contrato comprende tanto la construcción del buque, como la adquisición e integración de los equipos de intervención subacuática.

Se formaliza así el encargo de este necesario buque cuya orden de ejecución fue anunciada con cierta antelación el pasado mes de junio y que tendrá entre sus misiones operaciones de buceo, salvamento, apoyo al rescate y rescate de submarinos siniestrados, intervención y rescate en accidentes y naufragios y vigilancia y monitorización del patrimonio subacuático.

Como recoge la referencia del Consejo de Ministros, el nuevo buque cubrirá las necesidades futuras que se puedan derivar de nuevos escenarios operativos en los que se requiera el empleo de los sistemas de rescate de submarinos de la OTAN y las nuevas misiones que se le asignen como contribución de la Estrategia de Seguridad Marítima.

Actualmente las operaciones más complejas de intervención subacuática, tanto en el ámbito específico de la Armada (guerra de minas, reparaciones, rescate y salvamento de submarinos, entre otras), como en colaboración de ésta con otros organismos del Estado (operaciones de buceo de cierta entidad o dificultad, conservación del patrimonio arqueológico subacuático, recuperación de pecios, etc.), las realiza principalmente el buque de Salvamento y Rescate de la Armada "Neptuno". El buque "Neptuno" está llegando al final de su vida operativa por lo que es imprescindible iniciar la construcción de un nuevo buque que lo sustituya para dar respuesta a este tipo de operaciones.

La construcción del Buque de Acción Marítima (BAM) de Intervención Subacuática (IS) supondrá 1,3 millones de horas de trabajo y se llevará a cabo en el astillero de Navantia en Puerto Real, especializado en buques de gran tamaño. Según desglosa Navantia, la obra del BAM-IS, incluidos los trabajos de ingeniería, generará alrededor de 1.100 empleos durante tres años y medio, sumando empleo directo, indirecto e inducido. Casi 160 serán empleados directos de Navantia, unos 300 corresponderán a industria colaboradora y otros 660 se generarán en suministradores y otras empresas.

Todo ello supondrá que, durante tres años y medio, se generará un valor añadido directo e indirecto para la economía de aproximadamente 54 millones de euros anuales, y una demanda agregada de 159 millones de euros anuales.

Para Navantia la construcción de este buque supone un desafío desde el punto de vista de la integración de los sistemas, sensores y equipos que debe llevar para abordar su amplio rango de misiones. Supondrá, por lo tanto, un nuevo avance tecnológico para Navantia, que atesora ya una experiencia reconocida como integrador de sistemas,  y le permitirá ampliar su catálogo de productos y sus mercados potenciales. Además se espera que los buques con capacidad de intervención subacuática sean un producto con una demanda internacional creciente dado el aumento previsto en el número de submarinos. (José Mª Navarro García)

Fotografía: Infografía del BAM-IS con la cubierta despejada (Navantia)

El buque con la cubierta dotada de equipos de misión (Navantia)

El BAM-IS podrá desplegar un sumergible de rescate (Navantia)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.