Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Luz verde a la construcción del BAM-IS para la Armada

La ministra de Defensa Margarita Robles habría comunicado telefónicamente al comité de empresa de Navantia en Puerto Real la inminencia de la firma de la orden de ejecución del Buque de Acción Marítima de Intervención Subacuática (BAM-IS), el buque que deberá dar apoyo en tareas de rescate a la flota de submarinos S-80 Plus de la Armada. Medios locales afirman que la Secretaria de Estado de Defensa (SEDEF) Esperanza Casteleiro habría firmado este jueves la orden de ejecución del (BAM-IS), buque que se construirá en las instalaciones de Navantia en Puerto Real.

Después de que el Consejo de Ministros aprobara la construcción el pasado 20 de noviembre, se esperaba la orden de ejecución para el primer trimestre de este año. Se inicia así un programa de construcción que la Armada puso en marcha en 2017 y que lamentablemente no estará listo para acompañar al S-81 “Isaac Peral” durante las pruebas de mar que tendrán previsiblemente lugar en abril del próximo año, ya que la entada en servicio no se prevé hasta 2024. Esta falta de medios obligará a emplear el “Neptuno” o contratar medios privados durante las pruebas.

Los medios locales se han hecho eco de la información suministrada por el comité de empresa, que incide únicamente en la carga de trabajo del programa que asciende a 1,3 millones de horas durante tres años y medio, generando 1.115 empleos anuales entre directos e indirectos. 160 serán empleos directos de Navantia, 290 de la industria auxiliar y 665 de suministradores.

A finales de julio del año pasado el Ministerio de Haciendo aprobó una partida de 167 millones de euros para la construcción del BAM-IS, partida a la que hay que sumar otros 20 millones para la compra de equipos específicos de exploración submarina y apoyo al buceo. La construcción de este buque forma parte del Plan Estratégico de Navantia y resultaba clave para la viabilidad del astillero de Puerto Real y de la Bahía de Cádiz en su conjunto.

La llegada de los nuevos submarinos S-80 Plus requería la adquisición de un buque de última generación de apoyo para operaciones de buceo y para el salvamento y rescate de submarinos. Sustituirá al veterano Buque de Salvamento y Rescate (BSR) “Neptuno” (A-20), único de su clase en la Armada, especializado en intervención subacuática. Pertenece a la Fuerza de Acción Marítima (FAM) dependiendo orgánicamente del Comandante del Centro de Buceo de la Armada (CBA). Construido como remolcador de altura fue botado en 1975 pero en 1988 entró en servicio en la Armada tras un proceso de transformación en el marco del proyecto BENTICO-200 como “Mar Rojo”. En 1999 cambia su denominación por la de “Neptuno” y en 2010 se modifica el sistema de buceo instalando un nuevo sistema más moderno y portátil.

Características generales

La Subdirección General de Adquisiciones de Armamento y Material (DGAM) adjudicó en 2016  a la empresa SEAPLACE el apoyo técnico para la obtención de este buque de intervención subacuática.  SEAPLACE se encargó del servicio de apoyo técnico en el estudio de las alternativas de obtención del buque de intervención subacuática de la Armada (BAM-IS). Esta empresa, con experiencia en el sector de la ingeniería naval, estudió las alternativas de obtención del Buque de Intervención Subacuática de acuerdo con los Requisitos de Estado Mayor (REM) firmados por el entonces Almirante Jefe del Estado Mayor de la Armada (AJEMA) el 9 de julio de 2015 y validados por el Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD).

La plataforma deberá tener la estabilidad adecuada para efectuar con seguridad operaciones de salvamento y rescate de submarinos y apoyo a operaciones de buceo. Buena maniobrabilidad para operar en espacios restringidos, velocidad sostenida adecuada, para reducir los períodos de tránsito y dar respuesta rápida a los accidentes de submarinos y otras emergencias, contará con un sistema de posicionamiento dinámico clase 2 del IMO (International Maritime Organization).

Contará con un sistema de referencia hidroacústico submarino para seguimiento y posicionamiento de los buzos, vehículos submarinos y otros objetos sumergidos y fondo con respecto a la plataforma. Dispondrá de instalaciones para apoyo y mantenimiento de equipos y sistemas de buceo, medios adecuados de carga y descarga, orgánicos y modulares para recuperación de objetos y lanzamiento y recogida de vehículos submarinos y sistemas de buceo.

La planta eléctrica tendrá la potencia necesaria y redundante que permita llevar a cabo simultáneamente la navegación segura, el funcionamiento normal del buque y el trabajo de todos los equipos de salvamento, rescate y buceo. Contará con una alta automatización de los sistemas que permita su empleo con seguridad a una dotación reducida. Su sistema de propulsión deberá ser silencioso.

Tendrá una amplia cubierta de trabajo, que permita el despliegue y operación de los sistemas que debe montar el buque. Dispondrá de una cubierta de vuelo que permita la toma, incluso con el Sistema de Rescate de Submarinos embarcado, de un helicóptero medio en condiciones VMC, caso de no ser posible deberá contar con capacidad VERTREP (reaprovisionamiento vertical mediante helicóptero). Tendrá la capacidad para embarcar y operar medios modulares de lucha contra la contaminación por hidrocarburos y capacidad deseable para de almacenamiento y descarga de residuos de hidrocarburos en tanques propios.

Las características operativas se refieren a seis tipos de misiones

En lo que se refiere a salvamento y apoyo al rescate de submarinos, contará con los medios adecuados para la coordinación de operaciones de búsqueda, salvamento y apoyo al rescate de submarinos u otros buques o artefactos hundidos. Sistemas de exploración, búsqueda, detección, localización e identificación, así como para efectuar levantamientos fisiográficos del relieve submarino. Contará con sistemas para proporcionar capacidad de ventilación, despresurización controlada, monitorización de la atmósfera interna del submarino y reflotamiento de un submarino hundido (Distressed Submarine o DISSUB). Tendrán configuración modular y serán fácilmente desplegables para su empleo en otras plataformas. Deberá poder suministrar provisiones de emergencia (Emergency Life Support Stores o ELSS) a un submarino hundido mediante contenedores estancos cilíndricos (pods) normalizados. Los pods y sus sistemas de transporte serán también desplegables.

En lo que se refiere al rescate de submarinos, el buque estará preparado para ser certificado como buque de Rescate de Submarinos (Mother Ship o MOSHIP) y operar un Sistema de Rescate de Submarinos (NATO Submarine Rescue System o NSRS o Submarine Rescue Diving Recompression System SRDRS).

Para tareas de apoyo a operaciones de buceo, contará con sistemas de buceo automático con aire o mezcla de gases hasta 50 y 120 metros de profundidad respectivamente, sistema para intervención con buzos de hasta 120 metros con mezclas de helio y oxígeno. Estos sistemas serán modulares, y posibilitarán su empleo en otras plataformas si fuera necesario. Por último el buque estará capacitado para embarcar un sistema de buceo de saturación o un sistema ADS (Atmospheric Diving System) ajeno a la Armada.

Para misiones de intervención y rescate en accidentes y naufragios, además de sistemas de detección submarina, el buque deberá estar dotado de dos ROV, preferentemente modulares y desplegables, uno de ellos de observación y el otro de trabajo que le permita realizar intervenciones hasta la profundidad que se defina y con al menos las funcionalidades de brazo de fuerza y de precisión, transporte de pods, herramienta de corte y cizalla, video, sonar y transpondedor de localización y seguimiento. El buque estará equipado con al menos una grúa de gran capacidad que permita la recuperación de objetos sumergidos hasta la máxima profundidad de trabajo de los ROV.

Para misiones de vigilancia y monitorización del Patrimonio Subacuático, el ROV y los equipos de buceo, así como los sistemas de exploración, búsqueda, detección, localización e identificación, permitirán la intervención para trabajos de monitorización, control y protección del patrimonio subacuático.

Por último para tareas de apoyo médico, para sus misiones tanto en salvamento y rescate de submarinos como en el de apoyo a las operaciones de buceo, el buque contará con instalaciones hiperbáricas y medios de sanidad adecuados a la entidad del buque y para tratamiento de los accidentes propios de las actividades de buceo. Instalaciones hiperbáricas y medios de sanidad propios y orgánicos del Sistema Internacional de Rescate adecuados en número y capacidad para la asistencia inicial y el tratamiento hiperbárico progresivo de la dotación de un submarino siniestrado.

En lo que se refiere  su logística e inmovilización, tendrá una autonomía que le permita una permanencia continuada en la mar de  25 días sin necesitar reaprovisionamiento, autonomía de gases respirables (helio y oxígeno) para sostener operaciones de buceo de forma autónoma, capacidad de almacenamiento adicional de contenedores de gases para operaciones de mayor duración. Podrá alojar a 30-34 personas de la dotación para el manejo del buque y de sus sistemas orgánicos y entre 26 y 30 personas de transporte para llevar a cabo los cometidos asignados en los diferentes perfiles de misión. Inmovilización después de 10 meses de navegación por un período no superior a 20 meses. Inmovilización programada (PIP) cada tres años por un período no superior a 8 semanas. PIP y varada cada cinco años, deseable seis, por un período no superior a once semanas. (José Mª Navarro García)

Fotografía: Infografía del BAM (Navantia)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.