Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Los destructores australianos clase Hobart basados en las fragatas F-100 españolas tendrán misiles de crucero Tomahawk

Hace algo más de un mes Australia decidió cancelar el programa de submarinos iniciado con Francia y firmar un acuerdo estratégico con Estados Unidos y Reino Unido para la adquisición de submarinos de propulsión nuclear, acuerdo AUKUS cuyas claves analizamos entonces.

Sin embargo este acuerdo tiene más elementos que no han recibido tanta atención, ya que entre otras cosas se anunció oficialmente que se adquirirán misiles de crucero Tomahawk para equipar los destructores clase Hobart de la Royal Australian Navy.

Y es que la adquisición de los submarinos de propulsión nuclear es solo la primera de las iniciativas de este “acuerdo mejorado de seguridad trilateral” bautizado AUKUS. En el comunicado conjunto del Primer Ministro australiano, Scott Morrison y la ministra de Asuntos Exteriores Marise Payne se incluían otras capacidades a desarrollar, concretamente sistemas de ataque de largo alcance para las Fuerzas de Defensa de Australia, siendo el primero de los sistemas mencionados el misil de crucero Tomahawk. Según el comunicado, estos serán integrados en los destructores clase Hobart, “permitiendo a nuestros activos marítimos atacar objetivos terrestres a grandes distancias con mejor precisión”.

Recodemos que el Misil de Ataque a Tierra Tomahawk (Tomahawk Land Attack Missile o TLAM) es un misil de crucero de largo alcance, con capacidad todo tiempo de velocidad subsónica fabricado por Raytheon empleado por los otros dos miembros de AUKUS como son Estados Unidos y Reino Unido desde sus buques y submarinos. Con un alcance estimado de hasta 2.500 km. porta una cabeza de combate de 450 kg. que puede ser de alto explosivo o incluso nuclear.

Los tres destructores clase Hobart fabricados en Australia bajo el programa SEA 4000 siguiendo diseño de las fragatas F-100 de Navantia (Álvaro de Bazán de la Armada española) integrarán esta capacidad de combate en su sistema de lanzamiento vertical (Vertical Launch System o VLS) MK-41 con el que cuentan ambos tipos de buques.

Recordemos que en el caso de la Armada española, la adquisición del misil de crucero Tomahawk ha sido largamente debatida, no tanto para las fragatas sino para el submarino S-80 Plus si bien parece que por el momento no es una de las prioridades de la Armada aunque en anteriores ocasiones si se ha manifestado al respecto dado su rol disuasorio(José Mª Navarro García)

Fotografia: El HMAS Hobart (Royal Australian Navy)

Un destructor estadounidense lanza un Tomahawk durante la operación Odissey Dawn en Libia en marzo de 2011 (US Navy)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.