Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Sorprendente compra de ocho convertiplanos MV-22 Osprey por Indonesia

La Agencia de Cooperación en Defensa y Seguridad (DSCA) estadounidense publicó varios comunicados sorprendentes el pasado 6 de julio. Por un lado se informó del visto bueno para vender tres aviones de alerta aérea embarcada E-2D Advanced Hawkeye a Francia por 2.000 millones de dólares. Pero el mismo día se publicaba la autorización del Departamento de Estado para la venta de ocho convertiplanos Bell-Boeing MV-22 Osprey a Indonesia por el mismo importe, otros 2.000 millones de dólares.

Si la adquisición por parte francesa de aviones de alerta temprana era previsible por la adquisición de uno o dos nuevos portaviones para su Marine Nationale, la compra por parte de Indonesia de los ocho convertiplanos MV-22 Osprey Block C es más sorprendente y merece la pena ser analizada con mayor detalle. De esta forma Indonesia se convertiría en el segundo cliente de exportación del Osprey tras Japón, ya que no se ha materializado, ni se espera, la adquisición por parte de Israel.

En primer lugar se detallan en la publicación de la DSCA los artículos que se venderán. Además de las ocho aeronaves, se incluyen bastantes repuestos. En concreto, el Gobierno de Indonesia habría pedido precio por 24 motores AE 1107C Rolls Royce, previsiblemente 16 montados y cuatro de repuesto, proporción que veremos se repetirá en muchos de los equipos como los 20 sistemas de visión del tipo FLIR (Forward Looking InfraRed) AN/AAQ-27, 20 sistemas de alerta contra misiles AN/AAR-47, 20 receptores de alerta radar AN/APR-39, 20 sistemas de contramedidas AN-ALE-47, 20 sistemas de identificación amigo-enemigo (IFF) AN/APX-117, 20 altímetros radar AN/APN-194, 20 sistemas de aterrizaje instrumental AN/ARN-147 VHF ILS, 40 radios multibanda ARC-210 629-23, 20 sistemas de posicionamiento GPS AN/ASN-163, 20 sistemas aerotrnasportandos de navegación táctica AN/ARN-153, 20 sistemas de alerta contra colisiones (Traffic Collision Avoidance Systems o TCAS II) AN/ARN-153, 20 ametralladoras de 7,62 mm. M-240D, 20 ametralladoras de 12,70 mm. GAU-21, sistemas de planificación de misión, publicaciones, material técnico, repuestos y formación.

Que el Osprey en cualquier de sus versiones es una aeronave tremendamente eficaz y también muy cara es conocido. Sin embargo a pesar del abundante equipamiento incluido, con un coste unitario estimado de 73 millones de dólares, su coste de adquisición, que podríamos cuantificar en torno a los 600 millones de dólares, queda muy por debajo de los 2.000 millones anunciados.

Asia y el interés de los Estados Unidos

Con más de 17.000 islas, el Osprey puede resultar una herramienta muy valiosa para las Fuerzas Armadas de Indonesia, facilitando la movilidad de sus tropas entre islas que no siempre cuentan con las instalaciones necesarias para operar aeronaves de ala fija y que se encuentran demasiado lejos para emplear helicópteros. Puede resultar un importante activo para luchar contra el grupo terrorista islamista Jemaah Islamiyah, relacionado con Al Qaeda ya que la capacidad para recorrer largas distancias a elevadas velocidades como un avión y poder aterrizar y despegar verticalmente como un helicóptero, lo hacen perfecto para las misiones antiterroristas.

Sin embargo en la publicación de la DSCA se incluyen algunas afirmaciones que podrían dar alguna pista sobre esta operación. Y es que se afirma que Indonesia es un “importante aliado regional”, que proyecta estabilidad política y progreso económico en la región de Asia-Pacífico. Con esta venta se mejora la seguridad y se mejorar la capacidad para responder a desastres naturales y crisis humanitaria, baste recordar el impacto de los repetidos tsunamis en la región.

También se cita que esta venta “promoverá el reparto de carga y la interoperabilidad con las fuerzas estadounidenses”. Esto podría suponer que la llegada del Osprey a Indonesia permitiría a Estados Unidos y a las unidades que operan el Osprey, como las de operaciones especiales, operar en una región como es la del Pacífico de importancia máxima para el Pentágono. Sería el caso de la unidad táctica de respuesta a crisis de los marines estadounidenses en Asia o Special Purpose Marine Air-Ground Task Force – Crisis Response – Central Command (SP-MAGTF-CR-CC) que tiene su base “en una localización no desvelada” en el sudeste asiático y a la que se le asignan escuadrones que operan el Osprey.

La versión MV-22 es la versión adaptada a las misiones de la infantería de marina estadounidense, principal valedor de este aparato. Lo emplea en operaciones de asalto, transportando tropas y equipos, desde buques o aeródromos improvisados. El Block C incorpora las últimas mejoras en aviónica como sistemas de navegación, sistemas de autodefensa contra misiles y pantallas de cabina mejoradas.

Por último, la compañía Bell, del grupo Textron, uno de los socios fabricantes del Osprey junto a Boeing, ha publicado en su web, sin incluir mayor información, una imagen digital de un Osprey con los colores y anagramas de la Fuerza Aérea del Ejército Nacional (Tentara Nasional Indonesian Angkatan Udara) o TNI-AU como se aprecia en la parte posterior del fuselaje. (José Mª Navarro García)

Fotografía: Bell ha publicado unas imágenes del Osprey con los colores de la TNI-AU (Bellflight)

MV-22 operando con la unidad (SPMAGTF-CR-CC) en la embajada de Bagdad el 31 de diciembre de 2019 en el marco de la operación Inherent Resolve (USMC)

MV-22 de la infantería de marina estadounidense (USMC)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.