Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Israel vuelve a cancelar la compra de convertiplanos V-22 por motivos presupuestarios

Por segunda vez en pocos años el Ministerio de Defensa de Israel se ha visto obligado a cancelar la compra prevista de convertiplanos Bell Boeing V-22 Osprey a los Estados Unidos por motivos presupuestarios.

Si en 2014 se canceló la compra de seis aparatos, ahora el Ministerio de Defensa israelí no dispone de los fondos para adquirir los entre 12 y 14 aparatos que la Fuerza Aérea quiere para reemplazar a los helicópteros pesados CH-53 Yas’ur empleados para apoyar las acciones de largo alcance de unidades de operaciones especiales.

Así lo recoge el diario israelí The Jerusalem Post, haciéndose eco de la decisión del Ministerio de Defensa israelí. Igual que sucedió en 2014, entre las prioridades presupuestarías están la compra de aviones de combate, decidiéndose por la adquisición de un escuadrón de aviones de combate F-15IA (Israel Advanced) de Boeing o un tercer escuadrón de aviones F-35 de Lockheed Martin (precisamente en 2014 se favoreció la compra de un segundo escuadrón de estos aviones).

En estos momentos las prioridades de la Fuerza Aérea de Israel pasan por la renovación de los aviones de combate combate y la de los helicópteros de transporte pesado CH-53 citados. Para sustituir a estos Israel también contempla la adquisición del CH-53K de Sikorsky (del grupo Lockheed Martin) o del CH-47F de Boeing. Como Israel, Japón es otro de los pocos operadores actuales del CH-53, que se convirtió en 2015 el primer cliente de exportación del Osprey.

Una venta largamente demorada

Israel expresó su interés por el Osprey por primera vez en 2012 y un año después comenzó a formalizarse por la implicación del entonces Secretario de Defensa estadounidense Chuck Hagel. Aunque no llegó a firmarse el contrato, se daba por hecha la compra, incluso el fabricante había anunciado que se destinarían a Israel algunos Osprey que se estaban construyendo ya para los marines estadounidenses. En 2014 el Departamento de Defensa estadounidense notificó al Congreso la intención de vender seis aparatos por valor de 1.130 millones de dólares. Esto permitiría que la entrega de los Osprey israelíes comenzara en 2016.

Sin embargo cambios en el gobierno israelí y otras prioridades hicieron que la Fuerza Aérea israelí “perdiera el turno” y el precio acordado, que incluía una reducción de casi 400 millones de dólares ya que la Letter of Offer and Acceptance (LOA) del Pentágono tenía validez hasta el 10 de diciembre. Tras participar en un ejercicio el año pasado con la infantería de marina estadounidense, operadora del Osprey, la Fuerza Aérea de Israel, emitió una solicitud de precio el pasado mes de agosto a la Oficina de Programas Internacionales de la U.S. Navy, intento que de nuevo no ha fructificado.

Con más de 2.000 km. de alcance sin necesidad de reabastecerse, el Osprey resultaría de gran interés para Israel, al facilitar sus operaciones de largo alcance en países limítrofes, beneficiándose además de la capacidad para despegar y aterrizar como un helicóptero y de la velocidad y radio de acción de un aeronave de ala fija. (José Mª Navarro García)

Fotografía: Varios MV-22B de los marines estadounidenses en Camp Pendelton, California el pasado mes de diciembre (USMC)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.