Jueves, 19 de mayo de 2022 Iniciar Sesión Suscríbase

Ucrania lo tendría difícil para frenar una invasión terrestre de Rusia

Las formaciones de carros de combate rusas podrían penetrar varias decenas o cientos de kilómetros en territorio ucraniano para ejercer presión real. Un análisis general de las actuales capacidades militares de Rusia y Ucrania inclina con claridad, si tenemos en cuenta los números oficiales de publicaciones como el Balance Militar, la balanza hacia la primera.

El despliegue de un gran número de tropas, que algunos medios sitúan en unos cien mil efectivos o más, cerca de las fronteras ucranianas hace prever que se trata de un movimiento claro de intimidación.

Esa aseveración se sustenta en las imágenes obtenidas de distintos satélites en las que pueden verse varias ubicaciones en las que los rusos han almacenado distintos tipos de vehículos, muchos de ellos camiones, pero también cientos de blindados y carros de combate. La presión ejercida por los hipotéticos invasores sobre aquellos que pueden ser su objetivo está clara, más si tenemos en cuenta la superioridad aérea clara de los atacantes si se empeñan en ello.

En el momento de escribir esta noticia, y dejando claro que por lo que parece hay más convoyes militares terrestres en movimiento hacia la zona -las imágenes de los trenes cargados con carros de combate difundidas pueden ser más mediáticas que reales, pues la presión se busca ejercer en distintos frentes-, lo que buscarían los rusos es que se llegue a un acuerdo por el que Ucrania no se acabaría integrando en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Esta última, de la mano tanto de Estados Unidos como por parte de la Unión Europea, ya ha manifestado su más severa queja respecto a lo que está aconteciendo y que habrá represalias si se produjese la invasión. El precio que los rusos pagarían se inscribiría más en la parte económica, pues no es probable que haya una intervención militar directa de la Alianza. No obstante, sí se han visto imágenes de envíos de material militar y sobre todo de misiles y municiones a Ucrania, equipamiento aportado por Occidente.

Los rusos no lo tendrían, pese a contar con apoyos como derivación de la invasión de unos años o de la situación en la región de Donbás, nada fácil. Se sabe, por ejemplo, que los ucranianos estarían apoyados por Inteligencia en tiempo real, por medios aéreos controlados a distancia de última generación, por capacidades cibernéticas sin definir y hasta con lanzadores de los efectivos misiles contracarro Javelin que pueden hacer mucho daño, al ser del tipo dispara y olvida, a las formaciones mecanizadas y acorazadas rusas.

En todo caso, lo que parece más evidente, en el caso de que un ataque se concrete, es que se trate de una penetración limitada de los rusos en territorio ucraniano para establecer fuerzas y derivar en una presión real que lleve a unos y a otros a aproximar posiciones y a llegar a algún tipo de acuerdo que, de una forma u otra, satisfaga los respectivos intereses.

En situaciones como la que se vive, que pueden ser críticas o meramente de muestra de fuerza, puede acontecer algo no previsible que haga que, finalmente la escalada de enfrentamientos militares sea mucho mayor de lo que ambos contendientes pudiesen prever. (Octavio Díez Cámara)

Fotografías:

- Carros de combate rusos. (MD Rusia)

-El material militar de los ucranianos es en buena medida soviético, aunque han recibido refuerzos de sistemas occidentales en fechas recientes. (MD Ucrania)

-La precisión actual es que las tropas rusas no lo tengan especialmente fácil para avanzar en el territorio que buscan ocupar. (MD Rusia)

-Los ucranianos llevan ya casi dos décadas siendo instruidos por efectivos de Estados Unidos, un apoyo que va más allá y se centraría en otros ámbitos. (Department of Defense)

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.