Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Rusia quiere dotar al bombardero Tu-160 con misiles hipersónicos Kinzhal

El Ministerio de Defensa ruso planea dotar a los bombarderos estratégicos supersónicos Tupolev Tu-160 con los nuevos misiles balísticos hiperveloces Kinzhal. Así lo aseguran medios especializados rusos que se hacen eco de los altos mandos militares. Los estudios previos a la integración se completarán este año según las mismas fuentes.

No se especifica si se trata de los Tu-160 actualmente en servicio o si se trata de una prestación con que contarán los aviones Tu-160M modernizados en los que se está trabajando actualmente. El Tupolev Tu-160 es un bombardero supersónico de geometría variable dotado de una bodega interna con dos lanzadores múltiples para hasta doce misiles de crucero. Actualmente se están modernizando estas aeronaves en la planta de Kazan Aircrafft según el plan anunciado en 2015. El pasado día 2 uno de estos bombarderos mejorados realizó su primer vuelo, dotado de nuevos sistemas de comunicaciones, de navegación, radar y equipos de guerra electrónica.

El Kh-47M2 Kinzhal (Puñal) es una de las seis nuevas armas estratégicas rusas presentadas por el presidente Vladimir Putin en su discurso del Estado de la Nación a la Asamblea Federal del 1 de marzo de 2018. Se trata de un misil balístico lanzado desde el aire (Air Launched Balistic Missile o ALBM) destinado a destruir objetivos de superficie fijos o móviles de entidad, tanto navales como terrestres, empleando cabezas de explosivo convencional o nuclear. Entre estos se incluyen instalaciones terrestres de defensa contra misiles balísticos o buques empleados en esta.

Diseñado a partir del cuerpo del misil balístico Iskander, su principal características es que es capaz de alcanzar Mach 10, es decir, 10 veces la velocidad del sonido. De hecho antes de su lanzamiento, el avión portador debe alcanzar una elevada velocidad para que el misil pueda activar su motor de combustible sólido una vez lanzado. Entró en servicio en diciembre de 2017 a bordo de los Mig-31K y posteriormente en los bombarderos Tu-22M3. Actualmente hay diez interceptores dotados de este sistema de armas listos para ser desplegados en el Distrito Militar del Sur, en Ajtúbinsk.

Según informaciones rusas, en el primer aparato su “radio de combate” sería de 2.000 kilómetros mientras que usado desde el bombardero este se extendería hasta los 3.000 kilómetros, aunque en esta valoración se incluiría el alcance del avión portador y del misil. Técnicamente el “radio de combate” sería la distancia máxima a la que el avión puede alcanzar con el misil y volver a su base de ahí que el alcance exacto del Kinzhal sea aún incierto. En este sentido hay que recordar que el alcance máximo del misil balístico Iskander es de 500 km.

A su largo alcance y su elevada velocidad se suma la capacidad para realizar maniobras evasivas durante todo el vuelo, lo que dificulta notablemente su interceptación por parte de sistemas de defensa aérea. Desde Rusia se afirma que es inmune a sistemas de defensa como el Patriot, el THAAD (Terminal High Altitude Area Defense) o el sistema naval Aegis.

En el caso de desplegarse sobre los Tu-160M su “radio de combate” sería previsiblemente mayor que los 3.000 anunciados puesto que el alcance de este avión (12.300 km.) supera notablemente al del Tu-22M3 (5.100 km.).  (José Mª Navarro García)

Fotografía: Un Tu-160 durante la visita que realizaron a Venezuela en 2018 (Ministerio de Defensa de Rusia)

Kinzhal en Mig-31K (Mil.ru)

Mig-31k y Tu-22M3 con misiles Kinzhal. Se han borrado las numeraciones de los aparatos. (Ministerio de Defensa de Rusia)

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.